/Receta: New York cheesecake

Receta: New York cheesecake

3 minutos | Con esta receta rápida y sencilla de New York cheesecake puedes hacer tú mismo la famosa tarta que tiene su origen en la cosmopolita ciudad, pero que hace tiempo conquisto a todo el mundo. Tendrás que hacer base, relleno y cobertura de mermelada de frambuesa.

Trozos de New York cheesecake sobre manteles blancos
Con esta receta rápida y sencilla de New York cheesecake puedes hacer tú mismo la famosa tarta que tiene su origen en la cosmopolita ciudad, pero que hace tiempo conquisto a todo el mundo. Tendrás que hacer base, relleno y cobertura de mermelada de frambuesa.
Dificultad Medio
Temperatura Frío
Cocinado Horno
Bebidas que acompañan Café
Coste Medio (entre 3 y 15 Euros)
Receta para Todos
Fecha señalada Cumpleaños
Tiempo 1hora
Con esta receta rápida y sencilla de New York cheesecake puedes hacer tú mismo la famosa tarta que tiene su origen en la cosmopolita ciudad, pero que hace tiempo conquisto a todo el mundo. Tendrás que hacer base, relleno y cobertura de mermelada de frambuesa.
Dificultad Medio
Temperatura Frío
Cocinado Horno
Bebidas que acompañan Café
Coste Medio (entre 3 y 15 Euros)
Receta para Todos
Fecha señalada Cumpleaños
Tiempo 1hora
Ingredientes
  • 1 paquete Galletas Maria
  • 80 gramos mantequilla o margarina
  • 900 gramos queso blanco de untar
  • 200 mililitros de crème fraîche o yougurt griego
  • 300 gramos de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 Ralladura de limón
  • 3 cucharadas soperas Aceite de oliva suave
  • 1 pizca Vainilla
  • 300 gramos frambuesa
  • 1 hoja gelatina
Elaboración
  1. Base de galleta: machaca las galletas, puedes triturarlas a mano o con robot de cocina, lo que prefieras, el resultado debe ser galleta en polvo. Derrite la mantequilla y añade la galleta machacada para conseguir una pasta de textura similar a la arena mojada.
  2. Prepara el molde. Precalienta el horno a 200 grados. Cubre la base de un molde desmontable para tartas con papel de horno y luego, con la arena de galleta, presiona bien con una cuchara o con las manos porque es importante que quede bien homogénea y del mismo grosor por todas las zonas. Déjalo en el congelador.
  3. El relleno de esta tarta es básicamente crema de queso, la obtendrás batiendo el queso crema con unas varillas, añade azúcar, el yogurt o el otro tipo de crema, la vainilla, el limón y la harina. El resultado debe ser una crema lisa, suave y sin grumos; ligera, pero consistente. Añade los huevos sin batir mucho más y de uno en una, hay que evitar que el relleno coja aire en este paso, no te excedas la batir.
  4. Al horno. Saca del congelador el molde con la base y coloca sobre ella la crema. Introduce en el horno durante uno 10 minutos a 200 grados. Después de este primer horneado, baja la temperatura a 90 y deja dentro el pastel durante una media hora más. ¿Cómo sabrás que está lista? El interior quedara como un plan o gelatina, se mueve al sacarla del horno. Déjala enfriar a temperatura ambiente, antes de ponerla dentro del frigorífico. Se recomienda hacer la tarta incluso un día antes de que vayas a degustarla para que esté perfecta en sabor y textura.
  5. Salsa de frambuesa. Lo más reconocible de la New York cheesecake es su capa superior roja que no es otra cosa que un tipo de mermelada o salsa de frambuesa en su receta más clásica y tradicional. Para prepararla y completar tu pastel, hidrata la hoja de gelatina en agua fría durante unos 5 minutos. En un cazo echa las frambuesas –pueden ser congeladas-, previamente lavadas con zumo de limón y azúcar y caliéntalas, de manera constante remueve y aplasta las frutas rojas para que se vayan deshaciendo. Cuando este caliente, tritura al gusto e incorpora la gelatina –bien escurrida-. Dale vueltas hasta obtener la textura deseada para poder ponerla sobre la parte superior de la tarta sin que se caiga por los lados y en una capa bastante gorda.
  6. Servir y disfrutar. Hasta que vayas a consumir la New York cheescake y si quieres guardar alguna porción, mantenla siempre en el frigorífico. Puedes servirla entera o previamente en platos individuales que puedes adornar con frutas del bosque o una hojas de hierbabuena, por ejemplo. Este bizcocho es perfecto para desayunos, como postre casero o meriendas, tú eliges y siempre acertaras con esta receta.
Elaboración
  1. Base de galleta: machaca las galletas, puedes triturarlas a mano o con robot de cocina, lo que prefieras, el resultado debe ser galleta en polvo. Derrite la mantequilla y añade la galleta machacada para conseguir una pasta de textura similar a la arena mojada.
  2. Prepara el molde. Precalienta el horno a 200 grados. Cubre la base de un molde desmontable para tartas con papel de horno y luego, con la arena de galleta, presiona bien con una cuchara o con las manos porque es importante que quede bien homogénea y del mismo grosor por todas las zonas. Déjalo en el congelador.
  3. El relleno de esta tarta es básicamente crema de queso, la obtendrás batiendo el queso crema con unas varillas, añade azúcar, el yogurt o el otro tipo de crema, la vainilla, el limón y la harina. El resultado debe ser una crema lisa, suave y sin grumos; ligera, pero consistente. Añade los huevos sin batir mucho más y de uno en una, hay que evitar que el relleno coja aire en este paso, no te excedas la batir.
  4. Al horno. Saca del congelador el molde con la base y coloca sobre ella la crema. Introduce en el horno durante uno 10 minutos a 200 grados. Después de este primer horneado, baja la temperatura a 90 y deja dentro el pastel durante una media hora más. ¿Cómo sabrás que está lista? El interior quedara como un plan o gelatina, se mueve al sacarla del horno. Déjala enfriar a temperatura ambiente, antes de ponerla dentro del frigorífico. Se recomienda hacer la tarta incluso un día antes de que vayas a degustarla para que esté perfecta en sabor y textura.
  5. Salsa de frambuesa. Lo más reconocible de la New York cheesecake es su capa superior roja que no es otra cosa que un tipo de mermelada o salsa de frambuesa en su receta más clásica y tradicional. Para prepararla y completar tu pastel, hidrata la hoja de gelatina en agua fría durante unos 5 minutos. En un cazo echa las frambuesas –pueden ser congeladas-, previamente lavadas con zumo de limón y azúcar y caliéntalas, de manera constante remueve y aplasta las frutas rojas para que se vayan deshaciendo. Cuando este caliente, tritura al gusto e incorpora la gelatina –bien escurrida-. Dale vueltas hasta obtener la textura deseada para poder ponerla sobre la parte superior de la tarta sin que se caiga por los lados y en una capa bastante gorda.
  6. Servir y disfrutar. Hasta que vayas a consumir la New York cheescake y si quieres guardar alguna porción, mantenla siempre en el frigorífico. Puedes servirla entera o previamente en platos individuales que puedes adornar con frutas del bosque o una hojas de hierbabuena, por ejemplo. Este bizcocho es perfecto para desayunos, como postre casero o meriendas, tú eliges y siempre acertaras con esta receta.
Ingredientes
  • 1 paquete Galletas Maria
  • 80 gramos mantequilla o margarina
  • 900 gramos queso blanco de untar
  • 200 mililitros de crème fraîche o yougurt griego
  • 300 gramos de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 Ralladura de limón
  • 3 cucharadas soperas Aceite de oliva suave
  • 1 pizca Vainilla
  • 300 gramos frambuesa
  • 1 hoja gelatina
Votos: 0
Valoración: 0
Tú:
¡Puntúa esta receta!
2018-12-20T11:30:57+02:0022 diciembre, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.