Gato atigrado debajo del grifo de la ducha

¿Puedo bañar a mi gato?

Gema García Quintero

  6 min 

6 Oct 2020
6 min Mi gato está sucio, pero ¿Puedo bañarle?, ¿Debo hacerlo?, ¿Cómo puedo mantener su higiene correctamente?

La higiene en un gato es distinta a la de un perro, ya que es menos frecuente que salgan a la calle, por lo que:

  • No chupan ni olisquean a otros gatos.
  • No se revuelcan en el césped o tierra.
  • No se mojan las patitas cuando llueve.
  • No suelen tener un fuerte olor corporal, como ocurre con alguna raza de perros.

En el caso de que nuestro felino sí salga al exterior, puede ser lavado siempre y cuando su manejo lo permita. Al ser gatos más “independientes” será aún más complicado hacerlo.

En ambos casos, lo cierto es que los gatos en general se estresan bastante más que los perros con el agua, por lo que no se recomienda, salvo sea necesario, darles un baño. Además, son más higiénicos que otras mascotas y mediante su lengua mantendrán un pelo limpio y aseado que evitará malos olores, grasa o suciedad.

¿Cuándo debo bañarle?

  • Es bueno mantenle aseado siempre: intentar acostumbrarle desde pequeño.
  • Por suciedad puntual: diarreas, vómito o si se ensucia por algo en concreto.
  • Por prescripción veterinaria: por lesiones en la piel u otra patología.

Aun así, hay quien se siente más cómodo bañando a su mascota una vez al mes o cada dos meses y no habría ningún problema siempre y cuando le hayamos acostumbrado desde que es un cachorro, con delicadeza y mucha paciencia.

No tiene ningún sentido bañar por primera vez a un gato adulto, ya que, en su primer contacto con el agua, lo más probable es que ponga resistencia, saque sus uñas para defenderse e incluso pueda mordernos y escaparse.

Hay que tener en cuenta, que esto puede causarle un gran estrés a nuestro gato, por eso, debemos ser cautelosos y no forzarle a nada.

¿Cómo debemos hacerlo?

  • Habrá que buscar el momento del día en que se encuentre más tranquilo para evitarle mayor estrés.
  • No darle de comer antes del baño.
  • No usar agua muy caliente ni bañeras con mucha profundidad.
  • Intentar cortar las uñas antes del baño para evitar arañazos.

¿Cómo podemos acostumbrarle?

  • Desde bien pequeño podemos llenar la bañera solo a la altura de las patitas con agua templada, ni muy fría ni muy caliente y con jabón.
  • Utilizar un jabón adecuado para gatos, no sirve uno infantil o cualquiera de adultos, ya que el PH de su piel es diferente y además, podría hacerle daño a sus ojos.
  • Poco a poco iremos mojando su piel evitando la zona de la cabeza que suele ser la que menos les gusta.
  • Secar con toalla al principio y así evitar ruidos como el secador, que les asustará bastante.

De esta manera, cada vez será menos estresante… pero no debemos desesperar, porque cada gato tiene un carácter, y puede darse el caso en el que no seamos capaces de bañarle con normalidad.

Gato atigrado envuelto en una toalla rosa

 ¿Qué podemos hacer en casa para mantener una buena higiene?

Los gatos son lo suficientemente limpios como para que no necesiten ser bañados a menudo salvo excepciones, por ejemplo, los gatos de pelo largo son más propensos a ensuciarse, en los de color blanco se ve más si se han manchado por ejemplo con alguna salsa, etc.

Para mantener una higiene adecuada e ir acostumbrándoles, podemos fijarnos en tres cosas básicas:

Orejas

Es bueno acostumbrarles a que les limpiemos las orejas una vez a la semana. Existen limpiadores óticos para evitar la formación se cera y con la ayuda de una gasa esterilizada, también podemos limpiar la parte exterior de la oreja, que en el caso de los gatos tiene muchos recovecos en los que se puede almacenar suciedad.

Uñas

Es recomendable que aquellos felinos que viven con nosotros tengan las uñas limpias y cortas, de esta manera evitaremos que nos estropeen los muebles de la casa, ya que no tendrán la necesidad de limárselas constantemente. Para la higiene de sus uñas y dedos podemos utilizar una toallita húmeda sin alcohol.

Ojos

Una de las partes más importantes en la higiene de los gatos, son sus ojos. Ellos suelen limpiarlos a menudo con la ayuda de sus patas delanteras y su saliva, pero aún así, si vemos que tiene, podemos quitarlas con una gasa y agua tibia. En el caso de que las legañas no sean transparentes y esporádicas (que es lo normal), y pasen a ser amarillas o verdosas, debemos acudir al veterinario para que pueda comprobar si hay algún problema y tratarlo.

Un gato es un animal muy limpio y observaremos que desde que son muy pequeños, con unos dos meses, pronto empiezan a usar su arenero y a acicalarse.

Normalmente suelen hacerlo a diario, de hecho, un síntoma de que nuestro felino pueda estar enfermo es que de repente deje de hacerlo o cada vez lo haga menos a menudo.  Si observáramos esto, lo más recomendable es acudir al veterinario, ya que puede tener alguna molestia, dolor o malestar general.

Si tenemos dudas al respecto, MAPFRE cuenta con un seguro para Mascotas que tiene, entre otras coberturas asistencia veterinaria del animal, incluyendo gastos de consulta, pruebas diagnósticas, análisis de laboratorio, intervenciones quirúrgicas, hospitalización y gastos de asistencia veterinaria a domicilio. ¡Descubre todas sus ventajas!

 

Veterinaria Gema Garcia La Mota
Gema García Quintero
Veterinaria Cofundadora en Clínica Veterinaria La Mota

Licenciada en Veterinaria desde 2009 y especializada en pequeños animales, perros, gatos y roedores. Cuenta con su propia clínica veterinaria, donde dan servicio de consulta, pruebas de laboratorio y diagnóstico, hospitalización y cirugía.

¡Disfruta de tu hogar con tranquilidad!

Con el Seguro de Hogar MAPFRE puedes elegir las coberturas que más se adaptan a tus necesidades y a tu vivienda.

También te puede interesar
gato con bebedero
Gema García Quintero
5 min

5 min ¿Alguna vez te has preguntado si tu gato bebe el agua suficiente? Depende mucho de la alimentación que tengan, pero es necesario que estén hidratados. Te contamos cómo hacer para que aumente su ingesta.

31.10.2022
conjunto de 2 gatos callejeros
Gema García Quintero
4 min

4 min Un gato feral o asalvajado es el que no ha estado en contacto con los humanos o, por ciertas circunstancias, ha acabado en la calle. Su esperanza de vida es mucho menor y, en medida de lo posible, hay que ayudarle buscándole un nuevo hogar.

19.07.2022

Comentarios (0)

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.