Extraer semillas de tomate para plantarlas

Publicado por canalHOGAR, 10 May 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Semillas de tomate para plantar

Si has encontrado una especie de tomate que te encanta y quieres obtener tus propias semillas para cultivar su fruto, te contamos cómo extraer semillas de tomate para plantarlo en tu huerto o jardín. 

Para empezar selecciona la mejor planta de tomate que tengas, la más resistente, con el fin de que la cosecha tenga precisamente lo que buscas, un sabor de gran intensidad. Es importante que, aunque el tomate es una planta autopolinizante, mantengas las distintas variedades de tomates a una distancia de unos 250 metros.

Semillas cerca de la luz y el calor

No importa donde vayas a plantar los tomates -en un jardín, un huerto o en una jardinera de la terraza-, el secreto está en hacerlo correctamente. Eso sí, decídete por las zonas más soleadas y con largas horas de luz para plantar las semillas.  

Te damos los trucos para que extraigas las semillas del tomate de una forma correcta, sin que te quede una dichosa bola de semillas que te imposibilite esta labor. 

 

 

Lo primero que debes hacer es cortar el tomate por la mitad, de manera transversal, para tener un fácil acceso a los lóculos y conseguir sacar las semillas de su propio líquido. Seguidamente, exprime el tomate del mismo modo que si lo hicieras con una naranja. De esta manera, conseguirás tener el líquido por un lado y las semillas con su propio gel por otro. Coge un recipiente con un poco de agua, coloca las semillas en su interior y mézclalo todo bien.

Seguidamente, coloca el recipiente con la mezcla cerca de una ventana con luz, para que con el efecto del calor se forme una espuma espesa, un gel fermentado que encajona la semilla.

Un mes para conseguir una extracción óptima de las semillas 

Extraer semillas del tomarte para plantarlas es un proceso que requiere de paciencia. Este proceso suele tardar aproximadamente unos diez días, hasta que la mezcla fermenta y se cubre de moho.

Una vez tengamos las semillas fermentadas, las pasaremos por un colador hasta eliminar completamente el agua. Coge unas semillas y déjalas encima de un papel en una zona con ventilación para que éstas se sequen. Este proceso de secado puede demorarse hasta un total de dos semanas. Una vez tengas las semillas listas, guárdalas en un frasco seco y limpio para conservarlas en buenas condiciones hasta el momento de plantación.

Un proceso que puedes practicar de una manera sencilla en tu hogar y que te permitirá disfrutar del auténtico sabor de los tomates de temporada. Los mini huertos en las terrazas de las viviendas, e incluso en algunas zonas comunes de las comunidades de vecinos, son una opción muy sostenible que cada vez tiene más adeptos en las grandes ciudades. Si quieres disfrutar de los mejores frutos de temporada en tu hogar, antes cuídala y protégela con un Seguro de Hogar MAPFRE para que ningún imprevisto eche por la borda tu pequeño huerto urbano. 


LO QUE DEBES SABER...
  • Extracción: deberemos sacar las semillas de su propio líquido, es decir, habrá que exprimir el tomate cortado por la mitad.
  • Luz: para preparar bien las semillas, debemos ponerlas cerca de la luz del sol donde puedan recibir calor.
  • Sabor: conseguiremos cosechas propias de tomate con un sabor intenso.


Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios