Consejos para cuidar bonsáis

Publicado por Cristina Yáñez, 25 Abr 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cuidar correctamente un bonsái

Los bonsáis son árboles pequeños tremendamente bonitos, pero para que luzcan así de bellos es necesario cuidarlos adecuadamente. Xavier Redón, gerente técnico de bonsaiZen, nos da hoy sus mejores consejos para tener un bonsái perfecto durante muchos años.

LO QUE DEBES SABER...
  • Cuidar un bonsái: lo mejor es tenerlo a plena luz, en exterior, pero con cuidado de las temperaturas extremas y regarlo adecuadamente con agua natural.
  • Trasplantar: es necesario trasplantar un bonsái cada dos o tres años dependiendo de la especie. Pero nunca a un jardín, pues dejará de ser un bonsái como tal.
  • Edad: la edad de un bonsái se comienza a calcular desde que el cultivador lo empieza a trabajar. Además es más fácil cuidar un bonsái joven.

 

1. Una de las primeras preguntas que surge a la hora de dar los primeros pasos en el cultivo de bonsáis, es si es posible realizarlo en casa de forma autodidacta. ¿Es una manera correcta de comenzar? ¿Existen cursos destinados a personas completamente inexpertas?

Es posible realizarlo de forma autodidacta, pero difícilmente conseguiremos buenos resultados al principio. Se hace necesario ir a aprender a una escuela cualificada, pues no todo lo plantado en una maceta de bonsái es un bonsái.

Y cuando me refiero a una escuela cualificada, me refiero con un profesor con experiencia y estudios. Yo llevo unos 25 años en el terreno del bonsái, de ellos 13 como docente y 7 como profesional, y no conozco a casi nadie que, empezando de una forma autodidacta, al cabo de 10 años continúe con la afición o tenga buenos bonsáis. Por supuesto que hay cursos a muchos niveles y uno de ellos es el básico para personas inexpertas.

 

2. ¿Pueden realizarse bonsáis de cualquier clase de árbol? ¿Hay alguna modalidad más recomendada para amateurs?

Un bonsái no se puede realizar con cualquier árbol. Lo mejor y lo correcto sería comenzar con las especies autóctonas aptas para hacer bonsáis, del lugar donde vive cada persona.

3. Mucha gente ve en los bonsáis una manera de tener un pequeño trozo de bosque en la ciudad. ¿Es posible su cultivo en un piso? ¿Cuáles son las condiciones idóneas de luz y agua que necesitan?

No es posible cultivarlos en un piso, yo nunca he visto nacer y crecer un árbol en un piso, aunque las empresas que comercializan con lo que ellos llaman bonsáis y que venden en las grandes superficies, se empeñen en decir que son de interior. Pero estos malviven un cierto tiempo y se mueren.

Las mejores condiciones para tener un bonsái son a plena luz, en el exterior, usando agua cuanto más natural y pura mejor, y protegidos de las heladas en la parte norte del país y del intenso calor en los meses más calurosos en la parte sur del país.

La disciplina del bonsái es saber regar a diario con el agua justa, en los meses de verano puede ser que lo tengamos que hacer varias veces al día y en los meses de invierno solo cuando la tierra esté seca.

4. Existen diversas leyendas urbanas sobre los cuidados que requieren los bonsáis, una de ellas es que no es necesario trasplantarlos. ¿Es esto cierto? ¿Pueden trasplantarse a un jardín exterior?

No, hay que trasplantarlos para mejorar su sistema radicular, para que recojan bien la humedad y dejen pasar el aire. El tiempo de un trasplante a otro dependerá de muchos condicionantes, pero bastaría hacerlo con la mayoría de las especies cada dos o tres años.

No se pueden trasplantar a un jardín exterior, porque cuando se plantan en el suelo, en macetones grandes o en parterres, dejan en pocas semanas de ser bonsáis.

5. Uno de los cuidados que más dudas presenta es en lo referente a la época y la forma de la poda. ¿Existe alguna manera concreta de podar un bonsái? ¿Qué herramientas necesitamos? ¿Con qué frecuencia debe realizarse?

Hay que tener en cuenta que las mejores épocas para podar un bonsái son las anteriores a una época de crecimiento, es decir, antes de primavera o antes de otoño. Las buenas herramientas serán las específicas que se utilizan en bonsáis, básicamente que tengan corte en las dos caras de la tijera o podadora. Las podas se deben realizar siempre que sea necesario. Otra cosa es el pinzado en verde, que lo haremos durante todo el año cuando haga falta.

6. Como hemos comentado, existen bonsáis de todo tipo, incluso los hay con frutos. ¿Qué frutas pueden dar estos árboles? ¿Pueden consumirse?

La fruta será la que dé el árbol en cuestión en la naturaleza, algunas de ellas de reducido tamaño, porque serán de especies que llevan muchos años sacadas de patrones de bonsáis. Por lo general son duras, de gusto áspero y desagradable, aunque hay otras que son dulzonas y se pueden comer.

7. Llegada la hora de comprar un bonsái, ¿dónde debemos acudir? ¿Qué características debemos tener en cuenta para elegir el mejor para nosotros?

Lo mejor es ir a un centro especializado. Debemos tener en cuenta que sea autóctono o que esté aclimatado, que sea fuerte y robusto, que tenga vigor y buen color.

8. Otra de las dudas que suelen surgir es sobre la edad de los bonsáis. ¿Cuántos más años tenga el árbol es más fácil de cuidar o la edad no tiene nada que ver?

Es muy difícil saber la edad de los bonsáis, aunque se ha puesto de moda en las grandes superficies poner la edad, porque es así como los viveristas de estos pseudo bonsáis los catalogan. La edad de los buenos bonsáis solo se puede determinar por el tiempo que pasa desde que el cultivador ha empezado a trabajarlo como tal. Además es más fácil cuidar un bonsái joven que uno con una cierta edad.

El tema de los bonsáis que se venden en las grandes superficies, está tan adaptado al comercio de usar tirar y comprar otro, que todo lo que se comercializa bajo el epígrafe "para bonsáis", no es tan bueno para ellos, como la tierra o el abono que se venden como tal en estos centros de consumo.

"UN BONSÁI DEBE SER UNA RÉPLICA SALUDABLE Y NATURAL DE UN ÁRBOL EN LA NATURALEZA"

En definitiva, un bonsái no es un ser extraño y raro, debe ser un árbol natural en tamaño reducido, y ello se logra gracias a unas técnicas que se deben ir aprendiendo en función de la especie de árbol que tengamos delante y de los trabajos que se le puedan ir realizando en las diferentes estaciones del año.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios