///5 recetas para cocineros novatos

5 recetas para cocineros novatos

6 minutos | Si estás harto de comer ensaladas o platos precocinados porque tus dotes en la cocina son nulas, no te preocupes, porque te traemos 5 recetas de cocina para novatos con las que elaborar los platos más tradicionales y de la forma más sencilla.


Para muchos, los precocinados suponen su principal fuente de alimentación. Solo hay que echarlos en la freidora, meterlos al horno o calentarnos en el microondas para disponer de un menú suculento y sabroso, eso sí, lleno de calorías innecesarias. Sin embargo, el primer paso hacia una cocina más elaborada no es tan difícil como para sucumbir a un tipo de dieta repleta de platos preparados y pocos nutrientes.

Para empezar con buen pie en el maravilloso mundo de la cocina solo hay que tener ganas de comer sano y perder el miedo escénico que supone enfrentarse por primera vez a los fogones o al horno. Al fin y al cabo, todos hemos tenido en esto una primera vez. Si este es tu caso, para comenzar solo necesitas un consejo: debes tener muy claro qué es lo que vas a cocinar y disponer de todos los ingredientes necesarios. Parece una perogrullada, pero es algo con lo que no se cuenta cuando se es totalmente novato.

Para que te sirva de guía, te presentamos cinco recetas de cocina para novatos. Una vez superadas estas cinco pruebas, serás capaz de preparar cualquier cosa. ¿Te atreves?

5 recetas de cocina para novatos

POLLO ASADO

El horno es el gran aliado para todos aquellos que se adentran por primera vez en la cocina. Y es que, por muy elaborado que parezca un plato cocinado de este modo, en realidad es de lo más sencillo. Solo hay que reunir todos los ingredientes, pulsar el botón adecuado y dejarlo el tiempo exacto que figure en la receta. Para muestra, este pollo asado, que no tiene nada que envidiar a los que se encuentran en los cada vez más proliferados asadores de pollos.

Necesitas un pollo pequeño (de unos dos o tres kilos) que haya estado a temperatura ambiente durante unas horas.

  • Pon la rejilla en la penúltima ranura y precalienta el horno al máximo.
  • Limpia el pollo: quita toda la capa de grasa, la casquería, los extremos de las alas y el cuello.
  • Mete dentro del pollo un limón cortado por la mitad, cuatro dientes de ajo y cuatro cucharadas soperas de mantequilla.
  • Ponlo en la bandeja del horno y deja que se ase durante una hora aproximadamente. Tras los primeros minutos de cocción, debes mover el pollo con una cuchara de madera para que no se quede pegado a la bandeja.

También hay que revisar de vez en cuando que no se quede seco, es decir, a medida que vaya soltando jugo, recógelo con una cuchara y viértelo por encima. Intenta que la puerta del horno esté poco tiempo abierta para que no pierda la temperatura ideal.

LENTEJAS ESTOFADAS

Aprender a cocinar legumbres es uno de los pasos más básicos y más gratificantes, ya que es uno de los platos más sencillos, pero con resultados que te harán creer que eres todo un experto.

Debes tener en cuenta que antes de cocinar lentejas o cualquier tipo de legumbres debes tenerlas en remojo al menos cuatro horas. Lo ideal es dejarlas en agua la noche anterior, pero si eres de lo que se olvida de este paso, no está de más que valores la posibilidad de usar los tarros de legumbres ya cocidas, aunque tendrás que renunciar al sabor original.

  • Después de haber tenido las lentejas a remojo, cuélalas y échalas en una olla. Añade agua fría hasta que las cubra y sobrepase al menos unos diez centímetros.
  • Echa en la olla el resto de los ingredientes: una cebolla pelada y partida por la mitad, una cabeza de ajos entera y con la piel (lavada), un ramo de tomillo fresco, un par de hojas de laurel, una pastilla de caldo de pollo y una pizca de sal. Tapa la olla y ponla en el fuego al máximo.
  • Cuando la válvula empiece a girar, cuenta quince minutos y retira la olla del fuego.

PURÉ DE VERDURAS

Saber hacer un puré te permitirá aprovechar al máximo todas las verduras que pasan por tu nevera y es que para elaborarlo se puede usar cualquier vegetal. Además, es tan sencillo que te pasarás a la dieta sana sin mucho esfuerzo.

  • Vierte un chorro de aceite en una cacerola y, cuando esté caliente, añade cebolla y puerro picados.
  • Cuando estén translúcidos, añade el resto de verduras que tengas pensado incorporar, como patata, calabacín, zanahoria, brócoli, judías verdes, tomate, etc. Eso sí, que toda la verdura esté pelada, lavada y partida en trozos medianos.
  • Añade de una piza de sal y de pimienta y deja que se sofrían un rato para que cojan sabor. Pasados unos minutos, vierte agua hasta que cubra las verduras y añade una pastilla de caldo de pollo.
  • Cuando las verduras estén blandas, llega el momento de retirar la cacerola del fuego.
  •  Pasa la batidora hasta que quede una crema suave.

CROQUETAS DE JAMÓN

Sí, sabemos que las croquetas parecen complicadas, pero nada más lejos de la realidad. Sólo hace falta buena disposición, paciencia y destreza con las manos. Y lo mejor es que puedes hacerlas por centenares y congelarlas para salir airoso de cualquier apuro. Las que te enseñamos son de jamón, pero también puedes usar sobras, como el pollo asado de la primera opción.

  • Pon cuatro cucharadas de aceite de oliva en una sartén mediana a fuego medio y añade media cebolla muy picada.
  • Cuando veas que la cebolla cambia de color, es el momento de añadir cuatro cucharadas soperas de harina y una pizca de sal. Remueve continuamente para que no queden grumos.
  • Corta el jamón en trozos muy pequeños, añádelo a la masa anterior y remueve. Cuando esté todo bien mezclado, retira la masa de la sartén y resérvala en un recipiente hasta que se enfríe.
  • Antes de hacer la forma de las croquetas, conviene meter la masa en el frigorífico para que ésta sea más manejable y para que las croquetas no se deshagan al freírlas.
  • Mientras, bate un huevo y en otro plato hondo echa un poco de pan rallado.
  • Saca la masa del frigorífico y haz la forma de las croquetas. Puedes hacerlas con las manos como si fuera plastilina, o con ayuda de dos cucharas.
  • Después, mójalas en el huevo, embadúrnalas en el pan rallado y échalas en una sartén mediana con abundante aceite caliente.
  • Cuando estén doradas, retíralas del fuego y ponlas sobre un papel de cocina para que eliminen el exceso de aceite.

TORTILLA DE PATATAS CON CEBOLLA

Otra receta resultona y con pocas complicaciones si además sigues estos trucos para hacer tortilla. Si no te gusta la cebolla, puedes suprimirla, pero también es cierto que ésta le da mucho más sabor al plato.

  • Pela y lava una patata grande y córtala en láminas finas. Corta media cebolla mediana en juliana y mezcla ambos ingredientes en un recipiente.
  • Vierte los ingredientes en una sartén con abundante aceite caliente (que cubra las patatas) y deja que se hagan a fuego medio removiendo de vez en cuando.
  • Pasados unos diez minutos (o cuando veas que las patatas ya se han hecho), quita el fuego y pasa las patatas y la cebolla a un plato con un escurridor para eliminar el aceite.
  • Bate un huevo con una pizca de sal y viértelo en el recipiente de las patatas.
  • Pon un chorrito de aceite en una sartén y cuando esté caliente, incorpora la mezcla anterior.
  • Para que el huevo se cuaje, debes tenerlo a fuego bajo durante unos minutos. Pon un plato sobre la sartén y dale la vuelta. Ahora deja que la tortilla se escurra de nuevo hacia la sartén por el lado que está sin hacer y déjalo otros minutos. Ten cuidado con los tiempos para que no se queme.

Estas recetas son el comienzo de tu nueva dieta en la que los precocinados darán paso a unos platos más saludables, perfectos para gozar de una gran calidad de vida. Además, el Seguro de MAPFRE Salud te ofrece coberturas y servicios encaminados a garantizar tu salud y todo lo que la rodea.

2019-03-22T13:06:29+00:006 marzo, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.