Cómo poner un grifo en el jardín

Publicado por Luis Bermejo, 19 Sep 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Instalar un grifo en el jardín

Si hay un elemento útil en un jardín, ese es el grifo. Nos permitirá enganchar una manguera para regar, limpiar el suelo, recoger agua para otras tareas, etc. Pero si no tenemos un grifo en el exterior de nuestra casa, hoy vamos a ver cómo hacer una instalación fácil y de forma segura.

LO QUE DEBES SABER...
  • Grifos en el jardín: están expuestos a las inclemencias del tiempo y, sobre todo, a las heladas en invierno, así que tomaremos precauciones para que la instalación no se congele. 
  • Toma de agua: nos aseguraremos de cerrar la llave general de agua y eliminaremos la presión acumulada antes de hacer cualquier corte en las tuberías, pues la presión podría provocar un accidente.
  • Tapar la pared: una vez instalado el grifo en el jardín, taparemos el agujero de la pared con cemento o con cualquier otro revestimiento.

Buscaremos la mejor ubicación. Para ello, intentaremos que el grifo quede centrado en el jardín pero no muy lejos de la toma general de agua.

 

¿Dónde instalar el grifo?

Lo mejor es empotrar la tubería, así evitaremos que esté demasiado expuesta a las heladas y al sol, factores que la pueden degradar. Para ello, habrá que hacer una “roza” en la pared para poder empotrar la tubería. Podemos usar un cincel y una maza para picar.

Después, cerraremos la llave general del agua y abriremos un grifo para quitar la presión acumulada. A continuación, ya podremos cortar la tubería general utilizando una sierra de arco o un cortatubos.

 

Colocar la tubería y tapar la pared

Instalaremos una T de compresión que nos permitirá ponerla sin tener que soldar ni enroscar el tubo. Estos accesorios llevan una junta tórica que hace estanqueidad y un anillo dentado que evita que se escape el tubo con la presión del agua. Instalaremos la T en el tramo de la tubería general y apretaremos las conexiones firmemente con una llave inglesa para cerrar el anillo dentado sobre la tubería.

Ya solo nos quedará conectar el tubo de salida y llevarlo al grifo, donde tendremos otro accesorio de compresión que nos facilitará la instalación. Una vez conectado todo, protegeremos la tubería cubriéndola por completo con un aislante especial en forma de forro. Finalmente, taparemos la pared con cemento o con el revestimiento que prefiramos.

Es importante que antes de tapar la tubería abramos la llave general para asegurarnos de que no hay fugas de agua, ya que después serán muy complicadas de reparar.

 

Si quieres recibir consejos como estos y otros muchos más, el boletín de canalHOGAR es para ti. ¿A qué esperas para suscribirte?



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios