Cómo limpiar el acero inoxidable

Publicado por Lucía Sánchez, 08 May 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Mueblos de acero inoxidable limpios y brillantes

 Uno de los materiales más habituales en la cocina es el acero. A pesar de que su limpieza es muy sencilla, con frecuencia nos encontramos muebles de acero que tienen huellas de dedos o manchas. Por ello, hoy queremos explicaros cómo mantener el acero siempre brillante.

¿Por qué recurrimos al acero para decorar nuestra cocina o baño? La respuesta es sencilla. El acero es uno de los materiales más utilizados en estas zonas porque es muy resistente. Ahora bien, mantenerlo en perfecto estado también es importante a la par que sencillo, si sabemos cómo.

 Limpieza del acero

La primera recomendación que hacemos al respecto es limpiar el acero diariamente. Hay elementos, como el fregadero, que pueden acumular cal o suciedad después de ser usados.

A la hora de limpiar el acero inoxidable debemos tener en cuenta que podemos rayar su superficie. Por este motivo, no es aconsejable utilizar estropajos, bayetas o cepillos de alambre. La elección adecuada es utilizar un trapo suave o un paño húmedo con jabón. De este modo, conseguiremos eliminar las manchas más vistosas. Después de hacer esto, observaremos que se pueden ver las marcas que ha dejado el agua. Para eliminarlas, lo único que tendremos que hacer será pasar un paño seco.

 Dar brillo al acero

A todos nos gusta tener un hogar reluciente. Una nevera de acero lustrosa dará un aspecto mucho más limpio a nuestra cocina. Para ello, podemos dar brillo al acero de nuestros electrodomésticos o muebles e incluso a los tiradores de los cajones, si también los tenemos de acero.

Para dar brillo al acero lo único que debemos hacer es aplicar alcohol de quemar sobre la superficie, aunque también podemos utilizar una mezcla de bicarbonato y agua. Aplicaremos cualquiera de las soluciones con la ayuda de un paño limpio.

Observaremos que nuestros muebles de acero brillan como nunca. Pero además, es aconsejable pulir la superficie para que no queden restos. Para ello, lo que haremos será pasar un trapo seco sin ningún líquido añadido. Esto nos bastará para que nuestro acero quede reluciente.

 

LO QUE DEBES SABER...
  • Limpiar el acero: solo tendremos que usar un paño húmedo con jabón y secar con otro paño seco para eliminar las huellas de agua.
  • Brillo: para dar brillo al acero podemos utilizar alcohol de quemar o una mezcla de bicarbonato y agua.
  • Pulir: será necesario pulir el acero con un trapo seco para eliminar cualquier resto que quede en la superficie.


Comentarios (1)

cristinalpez354 comento el 08/05/2014 a las 13:33

No consigo que mi nevera de acero esté reluciente, probaré con estos consejos. Gracias

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos