Cambiar la manguera de la ducha

Publicado por Cristina Yañez, 11 Dic 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Manguera de una ducha

Tal vez, cuando observáis que la manguera de la ducha tiene una fuga de agua os da pereza cambiarla porque pensáis que es difícil. Pero todo lo contrario, cambiarla por una manguera nueva es una tarea muy rápida y sencilla. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Nueva manguera: tendremos que quitar primero las tuercas de ambos extremos con la ayuda de unos alicates.
  • Fugas: habrá que comprar una nueva manguera cuando observemos que hay una fuga o que disminuye la presión del agua.
  • Motivo: las mangueras de ducha se estropean porque se mueven y se doblan constantemente.

 

La manguera de la ducha es un elemento que conecta la salida de agua o grifo con la alcachofa. Con el paso del tiempo se suele desgastar porque está en constante movimiento y doblándose. Por eso se terminan provocando fugas de agua en ella.

 

Instalar una nueva manguera para la ducha

Cambiar la manguera de una ducha es más fácil de lo que pensamos. Antes de realizar cualquier paso debemos asegurarnos de que la llave de paso o de agua se encuentre cerrada para evitar mojarnos. A continuación, aflojaremos las tuercas de ambos extremos, bien con los dedos o bien con la ayuda de unos alicates si están demasiado duras. Para proteger el metal de los alicates podemos envolver sus puntas con cinta aislante o con esparadrapo.

Después quitaremos las tuercas, tanto del grifo como de la alcachofa y colocaremos la manguera nueva de la siguiente manera: el primer paso que tenemos que hacer es mirar las puntas de la manguera, ya que una será más estrecha y otra más ancha. El extremo estrecho corresponderá al que va conectado a la alcachofa, mientras que la parte ancha de la manguera irá conectada al grifo o a la salida del agua. Las enroscaremos fuertemente y ya tendremos instalada nuestra nueva manguera para la ducha.

¿Por qué se estropea la manguera de la ducha?

Con el paso del tiempo, no es de extrañar que los extremos de la manguera de una ducha se rompan. Esto provoca la fuga de agua y por tanto una pérdida de presión.

En el momento en que nos demos cuenta tenemos que cambiarla o al menos intentar arreglarla, ya que estaremos derrochando agua y dinero. Si no tenemos tiempo para comprar una nueva manguera, podemos solucionar el problema mediante una cinta aislante, la cual pegaremos y enrollaremos sobre la fuga. Esto disminuirá la salida de agua hasta que podamos instalar una nueva manguera.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios