Textiles Tie-Dye para renovar tu hogar este verano

Publicado por canalHOGAR, 18 Jul 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Retales de tela pintados con la técnica Tie-Dye

La técnica que pusieron de moda los hippies en los años sesenta se reinventa y ocupa nuestros hogares para instalarse en cojines, plaids, cortinas y resto de textiles. Sus versiones van desde los estampados más étnicos hasta las transiciones de color más suaves.  

La técnica Tie-Dye que se emplea en el tintado de textiles consiste en fijar varios colores en una prenda de algodón mediante un proceso de anudado que crea un efecto de degradado de colores con un aire desteñido y artístico y un espíritu bohemio y desenfadado.

Los primeros en usar esta técnica para teñir los textiles fueron los pobladores del Asia Oriental, África y Perú allá por la Edad Media. Pero fue en las décadas de los sesenta y setenta cuando gozó de gran popularidad gracias al movimiento hippie, que lo dotó de fama internacional.

Con el paso del tiempo, estos estampados terminaron calando en el sector de la moda y hasta en la decoración de interiores, donde se emplea para crear ambientes relajados y, al mismo tiempo, eclécticos. 

Los textiles Tie-Dye aplicados a la decoración van desde los diseños más agresivos o los motivos tribales hasta las opciones más comerciales que apuestan por los degradados suaves, casi imperceptibles, que parten del blanco hasta llegar a un color. En los hogares, se aplica en fundas de cojines, cortinas, cabeceros, juegos de sábanas, paños de cocina, y en todo aquello que admita estos cromatismos tan peculiares.

Si estás pensando en aprovechar el verano para cambiar la decoración de tu casa, te damos algunas claves para que integres las telas Tie-Dye en el estilo que buscas.

 

Recrear ambientes étnicos

 

La aplicación del Tie-Dye en el marco de una decoración de aire étnico enfatiza y marca carácter al conjunto. Podemos encontrar figuras geométricas o tribales con superposición de colores elaborados con tintes naturales en el lino, la lana el algodón o la seda.

 

Enfatizar el estilo provenzal

 

Muebles antiguos y voluminosos, cestas de mimbre repletas de lavandas, camas de hierro forjado y armarios rústicos se conjugan en este estilo decorativo que combina a la perfección los elementos rústicos con los tradicionales. Los estampados cálidos en sus tejidos son la nota clave. La tapicería de los sofás, los cojines, las cortinas, todos ellos de algodón o lino, admiten sin cortesías la vertiente más suave del Tie-Dye, en degradados de azules, violetas o amarillos, en contraposición con los tonos pálidos y neutros de las paredes.

 

Un imprescindible en decoración nórdica

 

El estilo nórdico, que se caracteriza por los espacios depurados y luminosos, es uno de los más beneficiados de esta tendencia. Esta decoración se basa en las propuestas escandinavas en las que predominan los materiales naturales, los colores claros pero luminosos, los textiles crudos y los accesorios minimalistas. Y ahora, los complementos como cojines, plaids, o alfombras encuentran en la técnica Tie-Dye su mejor baza. Con ella se pueden impregnar de degradados suaves y estampados geométricos o de símbolos orgánicos, en una variedad cromática que engloba el verde menta, el amarillo, el azul pálido o el naranja.

 

¿Qué colores elegir?

 

 Ante la duda de qué colores escoger para los textiles de nuestro hogar, Pantone nos lo pone fácil. Su selección cromática que será tendencia este verano abarca desde colores muy vivos hasta las tonalidades tierra. Destacan varias intensidades de azul, que van desde el más intenso hasta los más suaves, el naranja y el amarillo en sus versiones más atrevidas; el rosa empolvado muy sutil y su versión más intensa; los verdes claros y brillantes; y el avellana como el rey de los neutros.

 

Hazlo tú mismo

 

Esta propuesta ha sido recibida con los brazos abiertos por los amantes del Do It Yourself. Su facilidad para conseguir resultados increíbles, unida a la posibilidad de hacer objetos totalmente personalizados, la convierten en la reina de los proyectos DIY de la temporada.

Si te animas a hacer tus propias creaciones, te contamos cómo es el proceso:

Moja la tela, dóblala en forma de abanico y átale alrededor unos hilos de pabilo. Sumérgela en un barreño con el tinte diluido en agua caliente y remueve según se indique. Desata los nudos y enjuaga la prenda en agua con vinagre hasta que deje de desprender tinte. Escúrrela sin retorcer y ponla a secar en una zona en la que no le dé el sol directamente. Corta el hilo con cuidado y despliega la tela para que termine de secarse completamente.

Esta es sólo una opción, pero hay decenas de modalidades. Si quieres una versión mucho más sencilla para teñir, por ejemplo, tus cortinas blancas, no tienes más que sumergir el bajo de la tela en un barreño con tinta diluida en agua y dejar secar.

Haz todo el proceso en un lugar seguro en el que no corras el riesgo de manchar nada. Ten en cuenta que estás trabajando con tintes y éstos pueden causarte algún estropicio no deseado. Además, con las coberturas especiales del Seguro de Hogar MAPFRE protegerás el mobiliario de tu casa ante incidentes de este tipo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios