Lo último en decoración: el estilo noretnic

Publicado por canalHOGAR, 01 Nov 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Habitación en color blanco con hamaca, alfombra de piel de animal y diversos adornos artesanales o d

Apúntate a la tendencia que está causando furor: el noretnic, que combina a la perfección los colores neutros y líneas puras del estilo nórdico con pinceladas de inspiración étnica.

Que el estilo nórdico es el que más seguidores tiene es una realidad. Pero, además, es el que más combinaciones permite.

Ha brillado con luz propia junto a decoraciones industriales, donde la madera natural, el hierro y el plástico se fundían en una simbiosis perfecta. También lo hemos visto de la mano del vintage, con muebles de líneas puras en decapados de colores pastel.

Ahora le toca el turno al étnico, que ha dado vida a la última tendencia en decoración con ambientes donde los objetos nórdicos y los étnicos conviven en armonía.

El estilo noretnic tiene su razón de ser en la simplicidad del estilo nórdico. Es este último el que debe primar en la estancia, creando un espacio minimalista, libre de objetos de más y con tendencia al blanco donde la luz sea la gran protagonista. Por esto, el noretnic es perfecto para crear sensación de espacio en viviendas pequeñas. Se trata de buscar una base nórdica y, sobre ella, añadir pinceladas de objetos de otras culturas y rincones del mundo.

 

Por dónde empezar

 

Lo primero, será elegir la paleta de colores que reinarán en la casa. A diferencia del estilo étnico puro, el noretnic destaca por los colores neutros predominantes con alguna pincelada de color. Para las paredes, opta por el blanco, el gris claro o el arena. El mobiliario: de líneas puras, acabados naturales y en colores neutros, como la madera y el blanco. Por último, no debe faltar el diseño escandinavo en lámparas, sofás, o sillas.

 

Los básicos

 

Sobre nuestra base neutra añadiremos los elementos básicos para convertir el estilo nórdico en noretnic.

 

  • El pouf morocco es la punta de lanza de este estilo, así que no puede faltar. Y no tienes por qué optar por su versión en cuero marrón. Lo puedes encontrar en distintos colores como el blanco, el gris claro o toda la gama de los pasteles.

 

  • Textiles. Cortinas, cojines, tapizados de sillas, mantas… se visten con telas de tejidos naturales y estampados geométricos inspirados en las tribus amerindias; de diseño batik; de inspiración bogolán; o con tintados tipo Tie-Die. Elígelos de colores vivos o apuesta por el total black para que la habitación adquiera fuerza y carácter.  

 

  • Los flecos y las plumas son un valor en alza, tanto en acabados de cortinas, plaids, manteles, o colchas, como en objetos con valor en sí mismos.

 

  • Muebles auxiliares. Incluye piezas de culturas exóticas, como aparadores, mesillas, mesas bajas de té, sillas, butacas. ¿Un truco? Elige mobiliario de formas sinuosas o con acabados serigrafiados y aplica una pintura blanca o en colores pastel. De esta manera, la artesanía y la magia de las culturas árabe, india, africana o americana, se fundirán con la practicidad y la elegancia discreta del diseño nórdico.

 

  • Láminas de acuarelas de animales o plantas, siempre con el sello nórdico, cuyo mayor éxito es la simplicidad de los mismos: fondos blancos sobre los que destaca el dibujo de un cervatillo, una jirafa, un oso, un cactus... También triunfan las láminas de patrones de inspiración boho, como plumas o flechas.

 

  • Mapas del mundo. Invierte en mapamundis de diferentes estilos y en composiciones de fotos que sean un reflejo de tus mejores viajes a lo largo y ancho del mundo.

 

  • La naturaleza entra en casa. Y lo hace en todas sus versiones: con los colores más vivos e intensos de sus plantas, flores, cactus o suculentas; o con la gran variedad de las texturas y matices de troncos, corteza, cuerda, lino, yute, etc. Cestas tailandesas de dos colores, capazos de paja, baúles de madera, pufs de mimbre, alfombras de yute… todos son elementos básicos para dar calidez en este tipo de ambientes.

 

  • Los trofeos de caza (falsos), de madera, resina o cartón en colores neutros son un plus en cualquier pared de la casa. Para las habitaciones infantiles, apuesta por las cabezas de peluche o de ganchillo. En el salón, la cornamenta de un ciervo en blanco y dorado quedará perfecta.

 

Si has estado acumulando objetos de diferentes viajes y no has sabido cómo usarlos, es el momento de sacarlos a la luz y darles la importancia que merecen. Y no solo por la belleza que desprenden; también por los recuerdos que acumulas fruto de tus peripecias en su país de origen. Si no tienes, es la mejor excusa para viajar. Además, con el Seguro de Viajes MAPFRE tu experiencia contará con todas las garantías.

Todo tiene cabida en este tipo de ambientes. Eso sí, para no traspasar la línea que lo separa del étnico puro, conviene no olvidar que la base debe ser siempre neutra y sin estridencias.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos