Paredes de corcho ¿Por qué no?

Publicado por canalHOGAR, 27 Jun 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Paredes de corcho ¿Por qué no?

Quizás nunca te habías planteado forrar una pared con corcho o revestir el suelo con este material natural, pero lo cierto es que puede ser muy buena idea, si por ejemplo, necesitas aislar una habitación tanto térmica como acústicamente.

La naturaleza del corcho explica sus virtudes esenciales, al estar compuesto por células poliédricas unidas entre sí y prácticamente huecas en su interior, hace que el conjunto resulte muy resistente a las lluvias, pero también a las sequías, a las altas y a las bajas temperaturas. Las pequeñas celdas huecas del corcho absorben muy bien el ruido, lo que garantiza también su calidad como aislante sonoro.

Las propiedades más conocidas del corcho son sus capacidades como aislante, sin embargo, no son las únicas, existe un gran número de ventajas, si decides revestir paredes, suelos o interiores de armarios con corcho. Antes de decir que no al corcho es importante que conozcas y explores virtudes y bondades:

   1. Material natural y sostenible

El corcho natural se obtiene de la corteza del alcornoque, una especie que crece principalmente en áreas de clima mediterráneo. La producción del corcho es sostenible, siempre y cuando se controle e, incluso durante la extracción, la generación de residuos puede ser muy baja.

   2. Económico

Como material el corcho no es una materia prima cara, aunque puedes encontrar diferentes precios y calidad en virtud del grosor o la presentación. Como norma general, el corcho se considere un revestimiento asequible.

   3. Fácil de instalar

Tanto en el suelo como en las paredes, e incluso, en el techo. El corcho es un material ligero que puede manipularse e instalarse con suma facilidad, incluso en diferentes capas, una sobre otra. Se pega a cualquier superficie con pegamento adecuado y puede cortarse a medida, para adaptarse a tus necesidades. Encontrarás corcho en planchas, rollos -con autoadhesivo, para facilitar aún más su instalación, e incluso en losetas encerradas o barnizadas, perfectas para el suelo. El trabajo más importante y duro es el previo a la instalación del corcho, ya que es necesario que la zona -suelo o pared- este lisa, lo más nivelada y homogénea que sea posible.

   4. Mantenimiento

Una vez instalado el corcho en las paredes o suelos admite una limpieza habitual y sencilla, y no exige mayores cuidados ni mantenimientos, incluso en caso de necesidades, recuerda que el corcho también es resistente a diversos compuestos químicos. Como es un material flexible, se adaptará perfectamente al espacio, ofreciendo aislamiento térmico y acústico. Especialmente notarás como resiste la humedad sin ningún problema y su duración a largo plazo.

   5. Valor decorativo

El corcho ha ido ganando terreno en la decoración de interiores, por lo que no sólo debes valorar el corcho si necesitas de sus características aislantes, también puedes elegirlo por gusto y decoración. Crea ambientes cálidos y muy confortables, el único detalle es que el corcho ocupa espacio, por lo que en habitaciones demasiado pequeñas, es mejor limitar su uso. Es perfecto para forrar parte de una habitación infantil, por ejemplo.

   6. Tratamiento y acabados

Puedes poner y usar el corcho al natural, pero también puedes barnizarlo o incluso pintarlo, si buscas algún efecto decorativo concreto y original. Con el barniz, lograrás una textura suave y homogénea; si lo dejas al natural, el acabado es ligeramente irregular, pero tampoco resulta problemático ni desagradable, todo depende de tu gusto y el efecto que busques. Se comercializa corcho en losetas ya enceradas o barnizadas, listas para instalar y disfrutar.

Con estas ventajas es muy probable que te animes a usar corcho como revestimiento en algunos lugares de tu casa; no te limites, es perfecto para interiores y exteriores, pero además también puedes colocarlo en el baño o en la cocina.

Suelos y paredes del hogar deben aguantar tanto el uso cotidiano como accidentes o eventualidades, pero no siempre pueden mantener su aspecto original; el agua, por ejemplo, puede dañarlos. El Seguro de Hogar MAPFRE con coberturas siempre adaptadas y prácticas, soluciona y minimiza estas consecuencias, ayudándote a que tanto tus paredes como tus suelos de corcho o de cualquier otro material, luzcan siempre perfectas y sin daños.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos