Pintar una pared y reparar los desperfectos con masilla

Publicado por canalHOGAR, 23 Jun 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Reparar y pintar una pared

Cuando pintamos una pared existe una pequeña diferencia entre obtener un acabado aceptable u otro impecable. A continuación te enseñamos cómo pintar una pared y reparar los desperfectos con masilla antes para que quede totalmente lisa.

 

En más de una ocasión seguro que has pintado una habitación tú mismo, pero no consigues que la superficie quede completamente lisa. Para conseguirlo es recomendable seguir una serie de pasos, así como utilizar las herramientas y materiales idóneos. Toma nota sobre cómo pintar una pared y reparar los desperfectos con masilla para conseguir un resultado perfecto.

Recuerda que para realizar este tipo de tareas, el Seguro de Hogar Total MAPFRE te ofrece asistencia en reparaciones y bricolaje del hogar. Con este servicio dispondrás de dos intervenciones al año para arreglar algunas chapuzas como colocar un estor, montar un mueble o arreglar una cisterna, etc.

 

 

¿Qué necesitamos?

Para repasar nuestra pared vamos a necesitar estas herramientas:

- Espátula

- Lija

- Masilla

Asegúrate de elegir una espátula bastante grande, tanto como el mayor desperfecto que tengas en la pared. Sólo de esta forma se podrán repasar todos los defectos que encontremos en la superficie.

Puedes elegir entre una lija de papel o bien una esponja lija con un grano entre 150 y 200. Ésta última es mucho más fácil de utilizar y se llena de partículas con menor dificultad.

Para la masilla es preferible comprar una que ya venga preparada. Si adquirimos una en polvo será más difícil conseguir la textura adecuada.

Reparar los desperfectos

- Lo primero que hay que hacer es identificar cualquier desperfecto, arañazo, marca o agujero que haya en la pared.

- Coge una pequeña cantidad de masilla con la espátula y aprieta sobre la pared para rellenar el desperfecto. No importa si sobra demasiada masilla.

- Hay que pasar varias veces la espátula sobre el roce intentando que quede centrado y que los laterales de la espátula apoyen sobre la pared, lo que nos servirá de guía para que quede plano.

- Con cada pasada iremos quitando el exceso de masilla que haya quedado. Estas sobras no las tiramos, sino que se pueden volver a utilizar.

- Después de realizar esta acción un par de veces, es recomendable humedecer la espátula para que el acabado sea mucho más fino.

- Esperamos 8 horas aproximadamente para que la pared se seque.

- Utilizamos la lija para alisar la superficie.

 

¿Cómo lijamos?

Cuando vayas a realizar el proceso de lijado, no olvides pasar la lija sin apretar demasiado. Asegúrate de que la pared queda completamente lisa y que cualquier marca o roce ha sido reparado.

Después de este paso ya podemos pintar. Cuando se haya secado la pintura, comprobarás que no hay ni rastro de todos los desperfectos que habías visto antes. 

 

Como ves, pintar una pared y reparar los desperfectos con masilla es una labor muy sencilla. En algunas ocasiones podemos olvidarnos de alguna marca que no hayamos visto, pero no hay problema porque podemos repetir el proceso y posteriormente dar una segunda capa de pintura.

 

LO QUE DEBES SABER...
  • Pintar una pared: antes de dar la pintura, debemos reparar los roces y arañazos que encontremos.
  • Tapar desperfectos: es muy fácil hacerlo con la ayuda de masilla y una espátula.
  • Lijar: para dejar lisa la pared y que, al pintarla, quede perfecta, tenemos que lijar las zonas donde hemos aplicado la masilla.


Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios