El color de las paredes de una habitación infantil

Publicado por Covadonga Carrasco, 07 Nov 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Colores para una habitación infantil

El color de las paredes a la hora de decorar una habitación infantil es básico para elegir después los muebles y los accesorios. Hoy queremos que sepas cuáles son los colores que están más de moda y cuáles son las combinaciones más modernas.

LO QUE DEBES SABER...
  • Bebés: necesitarán colores cálidos y acogedores de la gama de los beis, los blancos o los tonos pastel.
  • Colores llamativos: resultan perfectos para la estimulación de los sentidos de los más pequeños de la casa.
  • Luminosidad: es necesario tenerla en cuenta para no pintar la habitación de colores que la hagan parecer más oscura.

 

Lo primero antes de elegir el color de las paredes de la habitación de los más pequeños de la casa, es pensar que este será el cuarto más usado por nuestros hijos y por tanto no podemos pretender que lo cuiden de la misma manera que lo haríamos nosotros, por lo que debemos buscar la practicidad y elegir los revestimientos y los colores que sean más “sufridos”.

 

Colores suaves para la habitación del bebé

No es lo mismo decorar una habitación para un bebé que para un niño algo más mayor. Los bebés necesitan colores cálidos, suaves y tranquilos, nada estresantes ni para el pequeño ni para los padres, ya que pasarán todos demasiado tiempo en este lugar y debe ser confortable.

Lo ideal en este caso es decantarse por los tonos blancos, los beis o para los más tradicionales los rosas y los azules dependiendo del sexo del bebé, eso sí, siempre en su versión pastel. Estos tonos conseguirán que el ambiente resulte higiénico y acogedor.

Cuando los niños vayan creciendo podemos comenzar a cambiar los tonos de la habitación. Necesitarán estimular cada uno de sus sentidos y el color es una buena forma de hacerlo. 

Combinar tonos chillones con tonos más claros

Los colores llamativos como los verdes, los amarillos, los naranjas, los rosas o los azules pueden resultar perfectos si además los combinamos también con muebles de color. Eso sí, no conviene recargar de color o de elementos decorativos para no generar estrés en los pequeños.

A la hora de pintar su habitación también hemos de tener en cuenta el tipo de iluminación, si no es una estancia especialmente luminosa habrá que decantarse por tonos que den esa luminosidad, para ello los blancos y los beis vuelven a ser todo un acierto.

Combinar tonos chillones con algunos más suaves en diferentes paredes dentro de la habitación también puede resultar una opción muy atractiva.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos