Los cuidados que necesita un ficus

Publicado por Virginia, 25 May 2012

El ficus es un árbol pequeño que puede ser una planta de interior o exterior. Cuidar de un ficus no es una tarea fácil, ya que necesita algunos cuidados especiales para que pueda crecer saludable. Una vez que el árbol se ha establecido en un lugar fijo, se deben considerar ciertas cuestiones importantes.

LO QUE DEBES SABER...
  • Cuidado: con el riego y el sol.
  • Hojas: pulverizarlas.
  • Extras: usar fertilizante líquido.

 

Perteneciente a la familia de las Moráceas, el ficus procede de zonas tropicales y subtropicales, por lo que se adapta a la perfección a un clima mediterráneo. Es una planta fundamentalmente adaptada al exterior, pero si vivís en un piso o tenéis inviernos duros, lo mejor es que la coloquéis en el interior. Al ser una planta que requiere una temperatura media, convendrá que la desplacéis a un lugar con más calor.

 

Cuidados básicos del ficus

Regad la planta con moderación, el exceso de agua es muy perjudicial para el ficus. La mejor forma de regar un ficus es colocando un plato con agua debajo de la maceta y que la tierra la vaya absorbiendo poco a poco.

Colocad la planta tanto si es en el exterior como en el interior en una zona donde haya mucha luz solar y donde no reciba muchas corrientes de aire o las hojas se romperán enseguida. Si la planta la colocáis en el interior, cuidado al colocarla cerca de las ventanas. En este caso habrá que tener cuidado con la planta en las horas de máxima exposición solar, pues no es lo mismo que haya una exposición directa que a través de un cristal (recordad que puede hacer el efecto lupa y quemar la planta).

Procurad también no colocar la planta junto a radiadores y mantenedla siempre a una temperatura media de 20 grados, el exceso de frío o calor, puede hacer que se marchite.

Realizad una poda de la planta cuando veáis que alguna rama u hoja esté marchita.

Pulverizad las hojas al menos una o dos veces en el día especialmente en verano. Conviene combinar esto con un riego moderado, ya que es una planta muy delicada en el riego.

En época primaveral añadid al riego un poco de fertilizante líquido, así conseguiréis que crezca sana.

Cómo saber si está sana

Para saber si está en buenas condiciones, comprobad la humedad de la tierra. Este será vuestro primer cometido, ya que es vital la cantidad de agua que tenga el ficus. Para ello primero mirad cómo está la tierra, si está muy seca o no. Un exceso de riego puede acabar con él, por ello nunca dejéis que haya charcos en el plato de la maceta.

Un truco para saber si habéis regado demasiado es mirar cómo están sus hojas: si están muy amarillas es que tendrán exceso de riego.

Si veis que colocáis la planta en otro sitio y se le empiezan a caer mucho las hojas no os preocupéis, pues el ficus cuando está en un lugar nuevo, tiende a renovar sus hojas.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos