Técnicas para vetear puertas

Publicado por Vanesa Sánchez, 07 Mar 2013

La técnica del veteado enriquece el acabado de cualquier superficie. En el caso de las puertas asemejaremos una madera simple con otra mucho más rica y matizada.

LO QUE DEBES SABER...
  • Vetear puertas: es un proceso bastante sencillo pero laborioso.
  • Materiales y herramientas: aceite de linaza, pintura normal, aguarrás, veteador de cerdas, pintura al aceite, brocha especial, peine de goma y peine para vetear.
  • Pasos: preparar la superficie, aplicar la pintura oscura y pasar el veteador para formar las vetas y los nudos.

 

Para vetear las puertas se necesita una serie de materiales que son sencillos de encontrar. Basta con acercarnos a un centro de bricolaje o a uno especializado en pinturas donde encontraremos todo lo que necesitamos.

 

¿Qué se necesita para vetear las puertas?

Los materiales y herramientas que vamos a utilizar son: aceite de linaza, pintura normal, aguarrás, veteador de cerdas, pintura al aceite satinada, brocha especial de pelo de ardilla, peine de goma o de cuero y peine para vetear de acero.

Antes de empezar prepararemos la superficie de la puerta dejándola limpia y seca, sin imperfecciones. Si la madera no tiene manos anteriores de pintura aplicaremos una capa de pintura base mate y encima una de pintura de aceite satinado.

Realizar la técnica para vetear las puertas 

Para imitar la madera lo que haremos será aplicar con una brocha de pelo de ardilla una capa de pintura más oscura que la que hay debajo. El color debe ser lo más similar a la madera que queremos imitar: lo normal es color beis o verde oliva.

Para vetear una gama de colores concreta, se pueden emplear pinturas mates y translúcidas diluidas en una parte de aguarrás y media de aceite de linaza, para hacer un barniz veteado.

Se extiende sobre el fondo el barniz con una brocha. Tras esperar un par minutos y sin de que seque, se pasa el veteador por la superficie de la puerta de forma que se vaya retirando la pintura fresca y sacando a la luz el color anterior. Así, poco a poco verás cómo parecen formarse las características vetas y nudos de la madera. No hace falta seguir con exactitud el trazo del dibujo de forma paralela, puede hacerse algo de ángulo y conseguir así una mayor sensación de naturalidad. Al balancearlo se forman los nudos, pero no debemos abusar para no cargarlo en exceso. 

El veteador debe limpiarse cada vez que lo pases por la madera con un trapo algo húmedo impregnado en el diluyente de la pintura. En cuanto a los colores, podemos utilizar tonos marrones, beis, cremas parecidas a la madera o tonos mucho más originales como los lilas o los amarillos, incluso los azules, con los que obtendremos acabados de fantasía. 



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.

Te recomendamos