Cómo hacer farolillos voladores

Publicado por Víctor Canales, 02 Abr 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Fabrica tus propios farolillos voladores

Los farolillos voladores provienen del lejano oriente. Las tropas asiáticas los utilizaban para avisarse, pero en tiempos de paz comenzaron a usarse en muchas celebraciones para pedir deseos. Actualmente, esta práctica se ha extendido por todo el mundo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Materiales: papel de seda; caña de bambú, palitos de madera o alambre; y pegamento.
  • Fabricación: crea una bolsa de papel del tamaño que desees.
  • Resultado: el farolillo volará gracias a la combustión.

Los farolillos voladores pueden comprarse hechos, pero si te gustan las manualidades, no puedes dejar de fabricar el tuyo. Aprender a hacerlos es muy sencillo y el resultado es espectacular.

 

Paso a paso para hacer farolillos voladores

Los materiales necesarios son: papel de seda del color que más te guste; caña de bambú, palitos de madera o alambre para hacer la estructura; y pegamento.

Lo primero que tienes que hacer es fabricar la estructura del farolillo. Con un material que pese poco (alambre, madera…) tendrás que hacer un cuadrado que tenga un aspa en su interior. De esta manera, las esquinas del cuadrado quedarán unidas y en el centro de la cruz colocaremos al final el mecanismo para que vuele. La medida podrá ser la que elijas: cuanto más grande sea tu cuadrado, mayor será tu farolillo.

Para realizar el exterior, tendrás que coger el papel de seda y pegar los extremos, de modo que quede un cilindro con una abertura en cada extremo. Con el mismo papel, corta un cuadrado de la misma medida que el de la estructura y pégalo en uno de los extremos a modo de tapa. El resultado deberá parecerse al de una bolsa de papel.

En el extremo abierto de la bolsa, pega la estructura que has creado al principio. Obtendrás un rectángulo en tres dimensiones que será tu farolillo. En este punto puedes decorarlo a tu gusto: pegatinas, pinturas…

Haz volar tu farolillo chino

En la intersección del aspa de la estructura, coloca algodón impregnado en alcohol y una vela o alguna fuente de calor bien sujeta, del tamaño adecuado para que el papel no se queme.

Al encenderlo, el aire del interior del farolillo se calentará y este cogerá altura. En este paso hay que tener cuidado para no tener ningún accidente.

El farolillo volará con tu deseo en su interior. ¿Qué te parece la idea?



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios