Inicio  /  Jardinería  /  Plantas y flores de exterior  /  La aralia o fatsia, un arbusto de interior

La aralia o fatsia, un arbusto de interior

La aralia es un arbusto perteneciente a la familia de las araliáceas que procede de Japón y China.

LO QUE DEBES SABER…
  • Aralia japónica: es un arbusto originario de Japón que se puede cultivar en interior o exterior.
  • Características: hojas palmeadas, grandes y gruesas. Flores pequeñas y blancas con frutos negros. Puede medir hasta 4 metros si está en exterior.
  • Cuidados: no requiere nada especial, solo protegerla del frío en invierno y fumigarla una vez al mes contra la cochinilla.

 

Dado su origen, su nombre científico es fatsia japónica, aunque todo el mundo la conoce como aralia o fatsia a secas.

Características de este arbusto de interior

La aralia japónica puede alcanzar hasta el metro de altura si la tienes cultivada en una maceta. Si tu propósito es tenerla en jardín, podría llegar a medir entre 2 y 4 metros de altura. Aunque habrá que tener cuidado, ya que la aralia crece muy rápido, así que en un año puede llegar a doblar su altura fácilmente.

La fatsia japónica es un arbusto que tiene las hojas bastantes grandes, gruesas, palmeadas y de un verde vivo y brillante. Sus flores son pequeñas y blancas con frutos negros. Se puede tener en el interior pero cabe recordar que es un arbusto y con la ventaja además de que es una planta muy resistente. Así que da un poco igual si la quieres tener dentro de casa o en el exterior.

Cuidados de la fatsia o aralia

Al ser la aralia una planta resistente y de fácil cultivo, no es de extrañar que en muchos portales y patios encuentres ejemplares de este arbusto. Si la cultivas en el exterior, procura que esté en zonas de sombra, ya que el sol puede llegar a dañar sus hojas.

Si prefieres tenerla en el interior, colócala en un lugar luminoso pero en semisombra. La tierra que utilizarás es un sustrato normal, sin más. Para el riego, con un par de veces a la semana en verano y una a la semana en invierno, será más que suficiente. El objetivo es mantener el sustrato húmedo. Puedes abonarla con fertilizante líquido una vez al mes.

Cuando llegue el frío prueba a ponerle acolchado alrededor de los tallos para que las raíces estén protegidas del mal tiempo. Si no quieres ponerle acolchado, también puedes optar por colocarle una cubierta de plástico y algo de turba en la base.

A la fatsia no hace falta que le practiques ninguna poda, solo tendrás que fumigar el arbusto contra la cochinilla al menos una vez al mes.

2019-06-13T10:46:35+02:0028 enero, 2013|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.