Qué hacer para que las rejas de tu casa estén como nuevas

Publicado por Vanesa Sánchez, 08 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Rejas de casa

Todos los elementos que están a la intemperie sufren un gran desgaste debido a las inclemencias del tiempo. Las rejas de las ventanas y puertas también.

LO QUE DEBES SABER...
  • Mantenimiento de las rejas de casa: la limpieza es fundamental, quitando los restos de suciedad y pintura.
  • Si las rejas están buen estado: usar disolvente para quitar grasa y suciedad. Lijar suavemente y dar una capa de imprimación y otra de pintura.
  • Si el estado es muy malo: primero habrá que eliminar óxido, restos de pintura, grasa... después dar una capa de minio y otra de pintura.

 

Las rejas acusan el deterioro provocado por las inclemencias del tiempo. Vamos a ver qué podemos hacer para que las rejas de la casa estén como nuevas.

 

Cómo cuidar las rejas de tu casa

En primer lugar y como siempre que comenzamos algún trabajo de recuperación, la limpieza es esencial. Cuando se haga la limpieza se podrá comprobar el estado general de las rejas.

Si el estado de las rejas no es malo, la pintura solo ha perdido brillo pero no presenta zonas descascarilladas, haremos la limpieza a fondo con un trapo mojado en disolvente, que eliminará cualquier tipo de suciedad y grasa que pueda haber, y posteriormente un suave lijado para permitir que la nueva pintura se adhiera bien. Una capa de imprimación y la pintura elegida completarán las operaciones necesarias para renovar el estado de la reja.

Qué hacer cuando las rejas estén en mal estado

Si por el contrario las rejas se encuentran en un grado elevado de deterioro, las actuaciones de preparación habrán de ser más profundas. Para retirar los restos de óxido, la pintura en mal estado o suciedad, habrá que utilizar una espátula para los trozos más grandes que sobresalgan, pasando después un cepillo para limpiar el polvo.

En una superficie muy castigada será necesario utilizar un producto desoxidante, específico para llevar a cabo este trabajo de forma fácil. Suele ser muy tóxico, por lo que es conveniente usar las protecciones adecuadas y seguir al pie de la letra las instrucciones. Cuando haya transcurrido el tiempo indicado, se retira el producto y se procede a lijar las zonas más afectadas con un cepillo de alambre. Retiramos los restos con un trapo húmedo y completamos la limpieza pasando otro paño mojado en aguarrás.

Para proceder a pintar podemos dar una capa de minio, que será el mejor protector contra el óxido, o podemos dar una capa de imprimación. La pintura debe ser para exteriores, anticorrosiva y con selladores para evitar el moho y el óxido. 

Hay que esperar a que cada capa de producto esté bien seca antes de dar la siguiente y proteger la zona próxima de las posibles manchas que podamos provocar.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios