Cómo mantener una fuente de jardín

Publicado por Cristina Yáñez, 03 Jul 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cuidados de las fuentes de jardín

Uno de los elementos que sin duda aportará un toque de distinción a un jardín y además refrescará el ambiente, sobre todo en estos meses de verano, es una fuente. Así que si habéis instalado una o estáis pensando en hacerlo, hoy os vamos a enseñar algunas pautas básicas para mantener una fuente de jardín correctamente y evitar diferentes problemas que pueden surgir debido a un mal cuidado de la misma.

LO QUE DEBES SABER...
  • Estructura: ya sea de piedra, de granito o cualquier tipo de material, debemos limpiarla con regularidad.
  • Agua: periódicamente hay que cambiarla, ya que al tratarse de un circuito cerrado siempre será la misma.
  • Bomba: es conveniente limpiarla para evitar posibles atascos que no dejen fluir el agua correctamente.

 

Las fuentes suelen ser un remanso de paz dentro de nuestro jardín, por lo que debemos cuidarlas de la mejor manera posible. 


Limpiar periódicamente 

Una de las cosas más importantes para mantener una fuente de jardín es asegurarnos de la correcta limpieza tanto de la estructura como del agua, para evitar que se formen hongos y aparezcan bacterias que pueden incluso llegar a afectar a las plantas que se encuentren alrededor.

Por ello, es conveniente una vez a la semana vaciar la fuente y limpiarla detenidamente para eliminar cualquier resto de suciedad que pueda tener. Si tenemos una fuente grande, bastará con hacerlo cada 15 días. Es preferible coger la rutina, ya que si dejamos pasar mucho tiempo, aparte de que pueda darse la proliferación de agentes nocivos, nos costará mucho más trabajo que si lo hacemos de forma regular. Una vez que hayamos limpiado la estructura de la fuente, es recomendable también cambiar el agua y sustituirla por una limpia. 

Revisar la bomba de la fuente 

Otro de los elementos que debemos tener controlados es la bomba de la fuente, así que podemos aprovechar cuando limpiemos la estructura externa para desconectar y comprobar si la bomba tiene hojas o pequeñas ramas que dificulten su correcto funcionamiento, y eliminar el polvo que pueda tener con un compresor de aire. De esta manera, la circulación del agua será fluida y no se producirán estancamientos.

Por último, con una pequeña red de las de limpiar piscinas podemos ir retirando a diario aquellos elementos que estén ensuciando el agua para evitar que lleguen a la bomba y puedan bloquearla. También es recomendable usar algún producto químico para el agua que la mantenga limpia durante más tiempo como suele hacerse en las piscinas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios