Hacer suavizante casero

Publicado por Virginia González, 07 Nov 2012

Si queréis dejar de usar productos para la ropa de los que no sabéis su calidad y de paso ahorraros algo de dinero, aquí tenemos la solución: hacer vuestro propio suavizante casero.

LO QUE DEBES SABER...
  • Ventajas: se evitan los productos químicos y las posibles alergias que pueden aparecer por usarlos. Además supone un ahorro económico.
  • Medio ambiente: es un producto natural que no daña el medio ambiente y además podemos hacerlo a nuestro gusto.
  • Usar: limón o esencia de lavanda para el aroma, bicarbonato y vinagre blanco.

 

Al igual que podéis hacer vuestros propios productos de limpieza, crear un suavizante es mucho más sencillo de lo que parece. Vamos a ver cómo podéis hacerlo.

 

Beneficios de crear vuestro propio suavizante

Uno de los primeros beneficios es que no estáis usando productos químicos, con lo cual no solo os cuidáis a vosotros mismos, sino también al medio ambiente.

Crear vuestros propios suavizantes os puede ahorrar también una gran cantidad de dinero. Evitáis también la exposición continua a productos artificiales y la contaminación que está desembocando en la aparición de alergias, algunas incluso graves.

Nunca tendréis que preocuparos de que se os agote, ya que lo fabricaréis vosotros mismos en poco tiempo. El olor que tendrá será más natural y elegido por vosotros.

Es el mejor producto para usar en caso de que tengáis niños pequeños, de esta forma usaréis productos de limpieza  naturales, evitando la aparición de posibles enfermedades.

Con el uso del vinagre de vino blanco en lugar de suavizante (o usándolo para fabricar uno vosotros mismos), se quitan restos de jabón, se elimina la cal del agua y la ropa queda suave, además luego el olor del vinagre no se nota.

Cómo hacer vuestro propio suavizante

Para hacer un suavizante de ropa casero para la lavadora, vais a necesitar:

- Dos cazos de agua destilada (luego podréis ir añadiendo más poco a poco).

- Dos cazos de vinagre de vino blanco.

- Dos cazos de bicarbonato.

- Dos cazos de zumo de limón o de aceite de lavanda (es lo que le dará un determinado olor a la ropa, así que elegid el que más os guste).

Para hacerlo, mezclad en un bote de plástico (del mismo tamaño que el bote de suavizante) el agua con el vinagre blanco y agitad, después y mediante movimientos circulares, añadid el bicarbonato lentamente, ya que al ser efervescente hay riesgo de que forme demasiada espuma y se salga.

Una vez estén estos tres ingredientes mezclados. Haced el zumo del limón, exprimidlo bien y añadidlo con un colador. Esto lo podéis sustituir por el aceite de lavanda. Removed y estará listo para usar. Eso sí, siempre que vayáis a usarlo removedlo un poco.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos