Mantenimiento de las vigas de madera

Publicado por CanalHOGAR, 04 Feb 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Mantenimiento de las vigas de madera

Las vigas de nuestra casa conforman el esqueleto sobre el que se sustenta nuestro hogar, y de ellas depende el vigor y la dureza que tenga la obra. Sin embargo, muchas veces no solo se trata de una cuestión arquitectónica, sino que al estar a la vista, son también un elemento estético al que hay que cuidar. Por ello, repasamos cómo llevar a cabo el mantenimiento de las vigas de madera.

La apariencia de nuestro hogar depende en gran medida del cuidado con el que lo tratemos. En el caso de la estructura, su función también es la de dar fortaleza a la construcción, por lo que es esencial extremar su conservación para no tener problemas en el futuro. Éste es el caso del mantenimiento de las vigas de madera, una cuestión fundamental si tenemos la suerte de tener este tipo de elemento arquitectónico en casa.

¿Cuáles son los principales enemigos de una viga de madera?

Las vigas de madera son robustas, fuertes y duraderas. Si están bien cuidadas, son además un elemento decorativo precioso del que podemos disfrutar si evitamos:

- la humedad, puesto que las pudre y las destruye.

- las termitas.

- el sol directo puede secarlas, agrietarlas y deteriorarlas, o al menos acelerar su proceso de degeneración.

Material necesario

Para el mantenimiento de las vigas de madera, nos haremos con:

- Papel de lija.

- Espátula de metal.

- Cepillo de cerdas.

Pasos para cuidar la madera

Si la viga está barnizada o pintada, haremos uso de la lija por toda la superficie que la cubre para eliminar cualquier resto. Pasaremos a continuación el cepillo de cerdas para sanear la viga y limpiaremos el polvo que hemos generado. En caso de que la viga muestre signos de ennegrecimiento podremos usar productos derivados del formón para madera, que revitalizarán su apariencia.  Para las irregularidades que pueda presentar, usaremos, con sumo cuidado, pasta especial para madera que rellene los huecos.

Ahora nuestra viga estará saneada, con lo que procederemos a aplicarle los tratamientos pertinentes, como uno fitosanitario contra la carcoma, polillas, etc. Y por último, para conseguir un acabado perfecto, podremos aplicar cera, pintura, aceite o barniz, según la apariencia que deseemos para el ambiente de nuestra casa.

Con estos consejos sobre el mantenimiento de las vigas de madera, nuestra casa ganará en seguridad, fortaleza y también en decoración. Sin embargo, si nuestras vigas han sufrido un daño especial, nos veremos obligados a contar con un técnico especialista que nos asesore y nos dé soluciones en confianza. Para evitar imprevistos y contar siempre con la mayor profesionalidad, los Seguros de Hogar MAPFRE ofrecen una gama de coberturas completa y adaptable a cualquier tipo de casa.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios