Cómo dormir a un bebé: música y más trucos

Publicado por canalHOGAR, 07 Jul 2018

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Bebé y mujer durmiendo

Si lo has probado todo y aun así no sabes cómo dormir a un bebé, no te desesperes ni tires la toalla. Hay trucos infalibles que te harán reconciliarte con la hora del sueño.

Noches en vela meciendo al bebé en los brazos, cantándole nanas, poniéndole el chupete como si fuera el santo grial del sueño. Ofreciéndole agua, un biberón, cambiándole el pañal. Leyéndole cuentos o poniéndole música relajante. Pero nada, no funciona nada. ¿Te suena? Si tú también estás desesperado por saber cómo dormir a un bebé, con los trucos que te contamos lo tendrás más fácil.

Cómo dormir a un bebé

En los primeros meses de vida, los bebés están desorientados, asustadizos, se sienten frágiles. Han pasado los primeros nueve meses de su vida en un lugar confortable, escuchando la voz de su mamá, y sus latidos, con la temperatura siempre perfecta y con suministro de comida a pedir de boca. Aquello era el paraíso. Hasta que se les quedó pequeño y tuvieron que salir al exterior.

En el nuevo mundo hay más voces, más ruido, un aire con diferentes olores. De repente sienten que no están igual de recogidos y acurrucados. ¿Qué ha pasado? Ante este panorama, es natural que los bebés no sepan cómo conciliar el sueño. Necesitan ayuda, mimos y sentirse seguros.

 

La mejor luz para dormir al bebé

 

Bebé tumbado con los ojos cerrados

 

El sueño, como el hablar o el andar, se aprende. Y son los padres los que deben enseñar al bebé a hacerlo. Además, hay que tener en cuenta que los ritmos del recién nacido son diferentes a los de los adultos, y la luz día-noche no está pensada para ellos. No hay que olvidar que, hasta que nació, su ritmo circadiano estaba definido por la melatonina materna.

Antes de ponerse manos a la obra con varios trucos infalibles, hay que tener claro todo lo anterior. Por ejemplo, si queremos crear rutinas del sueño, debemos ayudar con la luz. ¿Cómo? Acomodándola nosotros a cada situación.

Así, dejaremos la habitación totalmente a oscuras solo por la noche, y con unas rendijas de luz el resto del día. De esta manera, el niño aprenderá poco a poco que la oscuridad total es sinónimo de sueño largo, mientras que la claridad son pequeñas siestas. Esto, que puede parecer baladí, es la salvación cuando los niños van cumpliendo años y queremos que duerman del tirón toda la noche.

 

Satisfacer todas sus necesidades ates de dormir

 

Muchos bebés lloran porque tienen necesidades que hay que atender. Un pañal sucio, una etiqueta en el interior del pijama que le causa molestias, etc., pueden hacer que se desvele y no logre conciliar el sueño. De la misma manera, pueden tener sed o hambre (es importante darle una buena cena), o frío y calor, que es personal en cada individuo. Hay que probar a ponerle o quitarle mantas hasta dar con la temperatura óptima.

 

Darle mucho, mucho cariño

 

Otra necesidad que no se suele tener en cuenta, pero que es importante, es el amor. Los niños necesitan los abrazos y los besos tanto como el comer o el dormir. Si durante el día no ha tenido la dosis suficiente de cariño, puede demandarla por la noche.

Hoy en día está más que demostrado que tener al bebé en brazos no es malcriarlo –como creían nuestras abuelas-, sino todo lo contrario. En los primeros meses de vida, el cariño es una necesidad primordial para su supervivencia. Ese contacto físico le transmite seguridad y afecto, y lo busca incluso por encima del alimento.

Hombre con bebé en brazos sentado en la cama

 

Por este mismo motivo, si el niño llora o nos llama por la noche, es importante que vayamos. Los bebés creen que solo existe lo que ven, por lo que si notan nuestra ausencia, creerán que le hemos abandonado. Si llora, hay que ir, todas las veces que sea. No hace falta sacarle de la cuna, pero sí hacerle ver que seguimos estando con él.

Poco a poco irá aprendiendo que no está solo, y cuando tenga tres años más o menos (depende de la madurez del niño) sabrá perfectamente que sus padres están, aunque no los vea. En esas edades, ya no es necesario acudir con cada llanto.

Habrá que discernir si está teniendo un problema real (por ejemplo, pesadillas) o si solo quiere reclamar nuestra atención. Una buena forma de distinguir uno u otro es la intensidad: cuanto más llamativo y escandaloso sea el lloro, menos necesidad tiene de que vayamos a verlo. Si de verdad nos necesita, simplemente llorará.

También puedes usar Cry Translator, la respuesta a las plegarias de muchos padres. Se trata de una aplicación para iOS que registra el llanto del bebé y lo traduce, indicando si tiene sueño, hambre, malestar, aburrimiento, etc. Aunque muchos padres aseguran que no hace efecto, para otros funciona realmente bien. Es cuestión de probar.

 

La importancia de crear rutinas

 

Las rutinas son un auténtico salvavidas para los padres desesperados que tratan de dormir a su bebé por todos los medios. Y no solo ahora, sino durante toda la vida.

Los niños toleran mejor una vida bien organizada en la que saben lo que les espera, que el libertinaje, que solo les crea incertidumbres y miedos. En este sentido, antes de meterlo en la cuna, se puede establecer siempre el mismo esquema: baño-cena-dormir. A medida que se cumpla esta rutina, cuando el niño esté cenando su cuerpo se irá preparando para las horas de sueño.

 

Música para dormir bebés

 Bebé con gorro de lana durmiendo

 

Está demostrado que la música tiene la capacidad de recrear estados de ánimo favorables y apacibles. Existen tonos y secuencias armónicas que ayudan a liberar tensiones y crean un efecto sedante, lo que supone una condición favorable para inducir al sueño. Esta música debe evocar paz, quietud y representar un ambiente de armonía y tranquilidad.

Los ritmos, tempos y armonías deben ser simples y lentos, lo que descarta ciertos estilos como el rock, la salsa y demás géneros con percusiones rápidas e imponentes. Para acertar, lo mejor es decantarse por música clásica, que además tiene el poder de mejorar los procesos cognitivos de los niños.

Otros géneros eficaces para dormir bebés son el jazz, ya que al igual que en la clásica, el acompañamiento en este estilo es bastante suave; la bossa nova, con sus tonalidades suaves y delicadas llenas de sonidos placenteros; y la música de relajación, que puede ser hindú, ambiental, asiática, con mantras, etc.

 

VÍDEO de Música Clásica para Dormir Bebés Profundamente:

 

Lo ideal es ir probando hasta encontrar el estilo que relaje al bebé. Por suerte, hoy en día contamos con numerosos recursos tecnológicos y con Internet, que nos ofrece un abanico de posibilidades ilimitado.

También puedes probar con sonidos. A muchos niños (y adultos) lo que más les relaja es el ruido de la naturaleza: un río, la lluvia, etc.

 

VÍDEO de sonido de lluvia relajante:

 

Trucos rápidos para dormir bebés

 

Bien, ya hemos hecho todo lo anterior y, aun así, el bebé tiene los ojos como un búho y además quiere jugar. Es el momento de poner en práctica una serie de trucos rápidos:

 

  • Pon la uña de tu dedo pulgar sobre la base del dedo gordo del pie derecho del bebé. Presiónalo con suavidad, hacia arriba. Cuando llegues a la punta, continúa el masaje en sentido inverso y con la yema de tu dedo. Hazlo varias veces, hasta que se duerma.

 

  • Con la yema de tu dedo índice acaricia su frente de un lado a otro y presiona suavemente en la zona del entrecejo. Continúa haciéndolo hasta que se quede dormido.

 

  • Ponle cerca un reloj para que oiga el sonido del tic tac, le hará creer que está en el vientre matero y que aún escucha los latidos de su madre.

 

Si nada de esto funciona para dormir a tu bebé, queda un último recurso: dar un paseo en coche. No sabemos si será el ruido del motor, el vaivén en las curvas o las luces tenues de la noche, pero lo cierto es que cuando un bebé viaja en coche tarde o temprano se queda dormido.

Los de Ford lo saben bien, y por ello han patentado una cuna que imita el movimiento, las luces y los sonidos que experimenta un bebé cuando está montado en el coche. Una buena opción para los que no quieran salir de casa.

 

VÍDEO de Max Motor Dreams - FORD:

 

Lo más importante a la hora de dormir a un bebé es no perder la calma, algo que, en muchos casos, es imposible. Después de varios días sin dormir hasta el más paciente puede perder los papeles. Por eso es importante ir turnándose. Si el bebé capta nuestros nervios, él también los tendrá, y necesita una relajación plena para dormir. El Seguro de Hogar MAPFRE (LINK) te ayuda a mantener la tranquilidad, ya que te ofrece las mejores coberturas del mercado para proteger tu casa y a todos los que habitan en ella.

De todas maneras, no hay que desesperarse: esta etapa es breve y llegará el momento en que tú bebé ya no lo sea y pueda dormir por sí mismo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde Facebook nos comprometemos a no publicar nada en su nombre

Su nombre será publicado junto a su comentario

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Te recomendamos