Los tejados de chapa: ventajas, desventajas y colocación

Publicado por Redacción, 14 Sep 2011

Si decides colocar placas de chapa en tu tejado, has de tener en cuenta sus características con objeto de conocer sus ventajas y aspectos negativos, y así discernir al cabo si la elección es o no la correcta. Este post va dirigido a este fin.

Los techos de chapa se caracterizan por ser económicos, su rápida y fácil colocación, su buena manejabilidad o la durabilidad de sus materiales, si bien has de seguir correctamente los pasos de su colocación, además de conocer bien sus limitaciones, para que la habitación que cobijan no acabe anegada, “congelada” por el frío y/o “asfixiada” por el calor. Porque los tejados de chapa, si no quedan bien aislados, acumulan el calor en verano y el frío en invierno en el interior del hogar.

Por eso, la primera premisa si decides colocar chapa en tu tejado es aislar térmicamente el área sobre el que van a ir colocadas las placas.

 

 

Continuando con las ventajas, destacar también la durabilidad, la estanqueidad, la versatilidad y la adaptabilidad de los tejados de chapa, que, por el contrario, van acompañados de una serie de inconvenientes. Pero antes de detallar sus desventajas, añadir que las chapas más comunes son las de zinc o galvanizadas, caracterizadas sobre todo por su durabilidad, su resistencia a la corrosión y a las inclemencias del tiempo.

La parte negativa de los tejados de chapa queda minimizada si, como hemos indicado antes, se colocan correctamente las placas. De lo contrario lo peor es que la estancia se inunde por la lluvia. Además, según indican los expertos, la mala colocación de las placas de chapa puede hacer que las rachas fuertes de viento acaben llevándoselas, con el consiguiente susto para ti y el peligro para tus vecinos. Así que volvemos a la misma cuestión: la colocación es esencial. Por tanto, ahí va la explicación de cómo has de colocar un tejado de chapa:

Lo que has de tener en cuenta son: los solapes, los apoyos, los desagües, las terminaciones y la pendiente del tejado.

  1. Los apoyos: vas a tener que colocar varias chapas en el tejado. Por ello, la separación máxima entre los apoyos de las chapas debe ser de entre 105 y 115 cm. En los apoyos deberemos emplear también correas (las hay de diferentes materiales), para sujetar las chapas, ya sea entre paredes o estancias de la casa, para lo cual deberemos instalar incluso vigas.
  2. Los solapes: indisolublemente unidos a la pendiente del tejado. Los solapes entre placas de chapas serán de un mínimo de 30 cm. en caso de que no se pueda cubrir la totalidad del largo (horizontal) del tejado con una (lógico), siendo por ello la pendiente de entre 15 y el 20 cm. por cada 100 cm. Los solapes también pueden ser en vertical.
  3. Los desagües: según la forma de las placas de chapa que hayas colocado en tu techo, el agua de lluvia será canalizada hacia fuera o hacia un canalón que la llevará al embudo para ser desaguada. De no tener canalón, deberás colocarlo tú mismo para hacer que el agua no caiga libre hacia el exterior. También puedes hacer que el agua caiga lejos de la casa haciendo “volar” el tejado, es decir, ampliándolo hacia fuera, separándolo aún más de tejado.
  4. Las terminaciones: son los tramos finales de las chapas, que o bien acaban al aire libre, lo habitual, o contra un muro o pared. La segunda terminación deberá ser sellada con cemento del llamado hidrofugado: repelente del agua, que, como te explicamos en un post sobre tipos de ladrillos, es impermeable e impide que el agua de lluvia se filtre y forme goteras en el interior del hogar.


Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.

Te recomendamos

Clases de morteros

22 Oct 2014