Home > Jardinería > Plantas y flores interior > Cómo plantar un mango

Cómo plantar un mango

Mangos en un árbol
5 Min de lectura
Si quieres disfrutar de un fruto lleno de vitaminas y minerales y cultivarlo tú mismo, el mango es el elegido. Te contamos cómo plantarlo y lo que debes hacer para conseguir que la planta se desarrolle.
Logo Canal Hogar Mapfre
Blog hogar MAPFRE
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avala como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias sobre temas como bricolaje, limpieza del hogar y animales de compañía. | Web

El equipo de redacción de MAPFRE lleva más de diez años investigando y publicando artículos relacionados con el mundo del hogar, con temáticas como bricolaje, recetas de cocina y limpieza del hogar, entre otras. No te pierdas todos nuestros consejos y guías para hacer de tu casa el hogar con el que siempre has soñado.
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias.

El mango es una fruta de color anaranjado o amarillo muy consumida e incluida en muchas recetas. Su origen se da en Birmania e India, pero también se adapta bien al clima de nuestro país. Si quieres disfrutar de él en casa, te contamos cómo plantar un hueso de mango y qué cuidados requiere para poder desarrollarse correctamente.

Cómo germinar una semilla de mango

En primer lugar, para poder plantar un mango en una maceta será necesario que este germine. Para ello deberás extraer la semilla. Esta se encuentra en la parte central del fruto y está resguardada por un hueso. Si quieres conseguir buenos resultados debes realizar el proceso justo después de haber consumido el mango para que la semilla no pierda propiedades.

Para acceder a la semilla es necesario partir el hueso del mango, con cuidado usa un chuchillo para introducir la punta en el extremo más ancho de la carcasa. A continuación realiza movimientos arriba y abajo para que se abra.

Tras ello, retira la semilla, envuélvela en papel absorbente y colócala en un recipiente que tenga un tamaño suficiente para albergarla. Posteriormente utiliza un espray para humedecer el papel. Deja que este se empape hasta que no absorba más agua y retira el sobrante. Con este gesto la semilla ya está preparada para germinar ya que dispone de la humedad suficiente para ello y la oscuridad necesaria. Además de estos dos factores, es importante que la temperatura sea cálida, así que colócala en un lugar alejado de corrientes.

Semilla de mango germinada

Comprueba la humedad del papel y apórtale agua siempre que sea necesario, pero evitando encharcarlo. Aproximadamente en unas dos semanas la semilla de mango ya habrá germinado y verás una primera raíz. Cuando esta supere más o menos la mitad de la longitud de la semilla está preparada para plantarse.

Pasos para plantar un hueso de mango

En las primeras etapas de vida de la planta, esta deberá crecer en una maceta. El mejor momento para realizar la plantación son los meses cálidos ya que se trata de una planta tropical.

Lo primero que deberás hacer es preparar una maceta que tenga unos 30 centímetros de profundidad. Añade un sustrato genérico y un poco de humus de lombriz como fertilizante orgánico. Este debe ocupar aproximadamente una cuarta parte de la maceta.

Usa un bastoncito para hacer un pequeño agujero en el centro del sustrato. Este deberá tener la longitud aproximada de la raíz del mango germinado. A continuación y con mucho cuidado coloca la semilla en la maceta de manera que la raíz quede en el interior del agujero que has practicado.

Una vez realizada esta operación cubre la raíz por completo usando tierra para que esté perfectamente protegida. Humedece el sustrato usando un espray y procurando que no se encharque. Coloca la maceta en un lugar en el que reciba luz solar directa, evitando las horas de mayor incidencia en aquellas zonas en la que el clima es muy cálido.

Cuidados del mango

Una vez que la planta haya germinado y el pequeño árbol empiece a surgir, los cuidados que requerirá no serán muchos. Para mantenerlo correctamente será necesario asegurarte de que el sustrato es el adecuado y siempre tiene la humedad suficiente, sin encharcarla. Después de cada riego, si tienes un plato debajo, retira el sobrante. Por otro lado, deberás realizar un abonado una vez al mes con un fertilizante orgánico para proporcionarle los nutrientes necesarios.

El mango puede llegar a alcanzar los 12 metros de altura, por lo que será conveniente trasplantarlo cuando ya no entre en la maceta. Si vas a colocarlo en el exterior, deberás elegir una ubicación en la que pueda crecer sin ningún tipo de restricción.

Cualquier planta demanda atención y cuidado, al igual que tu vivienda, por ello es importante contar con Seguro de Hogar MAPFRE que nos aporte la tranquilidad y los profesionales que sean necesarios para tener nuestra casa siempre como el primer día.
 

CALCULA TU PRECIO

 

Calcula tu seguro ahora

Elige otro seguro a calcular

Publicado por Blog hogar MAPFRE
- 30 Nov, 2022

Comentarios (0)

Te puede interesar

Hojas de senecio

6 Min de lectura

¿Conoces el senecio? Es un género de plantas herbáceas y arbustivas con más de 4.400 especies descritas. Plantas acuáticas, de tallo, perennes, caducas, arbustos, incluso pequeños árboles. Hoy te contamos las que puedes cultivar en casa o en el jardín.

Spathiphyllum sobre una mesa y fondo azul

4 Min de lectura

¿Conoces el Spathiphyllum? Te contamos cuáles son los cuidados que debes aplicarle para que se mantengan en las mejores condiciones durante todo el año.

Suscríbete a nuestro boletín

Consigue tu recetario

0