Home > Jardinería > Plantas y flores exterior > Cómo cuidar las rosas trepadoras de tu jardín

Cómo cuidar las rosas trepadoras de tu jardín

Rosas trepadoras en la puerta de una casa
5 Min de lectura
Si quieres decorar tu hogar con plantas enredaderas, una de las mejores soluciones son las rosas trepadoras. Cuentan con multitud de variedades y colores para poder seleccionar las que más te gusten. Te contamos cuáles son sus cuidados y qué tipos existen.
Logo Canal Hogar Mapfre
Blog hogar MAPFRE
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avala como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias sobre temas como bricolaje, limpieza del hogar y animales de compañía. | Web

El equipo de redacción de MAPFRE lleva más de diez años investigando y publicando artículos relacionados con el mundo del hogar, con temáticas como bricolaje, recetas de cocina y limpieza del hogar, entre otras. No te pierdas todos nuestros consejos y guías para hacer de tu casa el hogar con el que siempre has soñado.
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias.

Los rosales trepadores son ideales para jardines, pues le dan un toque alegre muy llamativo y un aroma agradable, si además tenéis vallas o arcos de piedra, podréis hacer que los recorra y asemejarse a una entrada de ensueño. Lo mejor de este tipo de plantas es que apenas ocupan espacio y pueden plantarse tanto en jardines como en terrazas para cubrirlas.

Tipos de rosas trepadoras

Dentro de los rosales trepadores podemos encontrarnos con tres variedades distintas para nuestro jardín. Aunque dentro de cada una de ellas, nos hallaremos multitud de subcategorías con distintos tonos en sus flores:

  • Reflorecientes de flores grandes: también son conocidas como remontantes. Cuentan con flores iguales a las que nos podemos encontrar en los rosales de tipo arbusto. Este tipo de rosales tardan hasta dos años en florecer una vez han sido plantadas.
  • Reflorecientes de flores pequeñas: cuentan con gran cantidad de flores de pequeño tamaño que se agrupan en ramilletes.
  • No reflorecientes: sus flores son muy pequeñas, pero muy abundantes, tanto es así que llegan a tapar la planta por completo. Llevan este nombre porque tan solo florecen una vez al año, en primavera.

Cuidados de la rosa trepadora

Ahora que conocemos las tres variedades que podemos encontrar, vamos a señalar los cuidados que necesitan.

Rosales trepadores en una pérgola

Luz, temperatura y ubicación

Se recomienda plantar este tipo de rosales en un jardín en donde tengan acceso a la luz solar de una manera controlada. Es decir, su exposición directa diaria no debe superar las cuatro horas para conseguir que las flores no se quemen. Como ya hemos señalado son plantas trepadoras, por lo que deberás colocarlas en lugares en los que puedan realizar esta misión como pueden ser paredes, vallas, pérgolas…

Riego

Para mantenerse en óptimas condiciones, los rosales trepadores necesitan cierto grado de humedad. La tierra debe estar húmeda, pero no empapada y debes evitar que se seque en exceso. A la hora de regar, durante el verano, el riego debe ser abundante y deberá realizarse al menos cuatro veces a la semana. En los meses de invierno podrás reducirlo a la mitad.

Abonado

Necesitan nutrientes para poder mantenerse sanos, por ello, deberás añadir un fertilizante natural específico de manera abundante a finales del invierno o inicios de primavera para que la floración sea más plena. En el caso de que hayas elegido la variedad refloreciente deberás repetir la operación a principios de verano.

Guías

Este tipo de rosales requieren de unas guías que nos ayuden a establecer su recorrido y rellenar aquellas superficies que nos interesan.

  • Utiliza un soporte rígido, fijo y resistente para realizar la guía ya que los rosales durante su floración aumentan mucho su peso.
  • Debes plantarlo un poco alejado de la estructura, a unos 30 centímetros de distancia.
  • Atar y ajustar el tallo: cuando estos sean los suficientemente largos, deberás orientarlos hacia la estructura con un cordel fuerte que ayude a fijarlo a la guía. Este no debe estar apretado contra la planta para dejarle libertad de movimiento.
  • A medida que el rosal vaya creciendo iremos ajustando los cordeles a la guía para lograr cubrir la superficie deseada.

Podar rosales trepadores

La poda debe realizarse siempre cuando el rosal alcance la edad adulta, por lo que, si acabas de plantarlo, deberás esperar para realizar esta operación aproximadamente 3 años. Esto se debe a que, transcurrido este tiempo, el rosal ya cuenta con un tallo principal fuerte del que han ido surgiendo otros laterales. Deberás realizar esta operación a finales de invierno o principios de primavera, cuando finaliza la época de floración.

En primer lugar, deberás eliminar los brotes en mal estado y aquellos que sean más antiguos. Procura cortar los brotes siempre por encima de una yema y siempre en posición diagonal para evitar daños en la planta. El corte debe ser de un tercio aproximadamente desde la punta, de esta manera lograrás que la ramificación sea más fuerte.

Plagas y enfermedades

Los rosales trepadores son propensos a sufrir plagas como el oídio y la mancha negra. Por otro lado, también pueden ser atacados por los pulgones o la araña roja. Todas estas plagas suelen darse durante la primavera, por lo que deberemos prestar especial atención al estado de nuestra planta para poder actuar cuanto antes. En el caso de que éstas aparezcan deberás utilizar productos específicos como fungicidas o insecticidas que te ayuden a eliminarlas.

Calcula tu seguro ahora

Elige otro seguro a calcular

Publicado por Blog hogar MAPFRE
- 15 Abr, 2021

Comentarios (2)

  1. Buen día!…quería consultar por un Rosal trepador que ha hecho techo….floreció hermosanente…y de repente ahora se le están cayendo las hojas verdes….pero secas…..que podrá ser?…como salvarlo….es la única sombra que tengo en el patio…Gracias!!!….

    • Hola María Luisa, hay distintos factores que pueden hacer que se caigan las hojas verdes, el más común es que tu rosal tenga falta de hierro o incluso de potasio, prueba a añadir un abono complejo con microlementos. Otra posibilidad es que no estés regando correctamente el rosal, para saber cuándo tienes que hacerlo puedes meter un palito de madera en la tierra y si está húmedo o con tierra pegada puedes esperar, pero si está seco es hora de regar. Un saludo.

Te puede interesar

Suscríbete a nuestro boletín

Consigue tu recetario

2