Home > Mascotas > Perros > ¿Cómo mejorar el pH del perro?

¿Cómo mejorar el pH del perro?

Perro de raza Beagle en la bañera con un bebé que le pone espuma en la cabeza.
5 Min de lectura
A la hora de bañar a nuestro perro debemos tener en cuenta que su pH es diferente al nuestro, por eso, tenemos que tener claro cómo es su piel, para evitar cualquier tipo de reacción, o si es posible bañarle con cualquier champú. Resolvemos tus dudas.
Veterinaria Gema Garcia La Mota
Gema García Quintero
Veterinaria Cofundadora de Clínica Veterinaria La Mota

Licenciada en Veterinaria desde 2009 y especializada en pequeños animales, perros, gatos y roedores. Cuenta con su propia clínica veterinaria, donde dan servicio de consulta, pruebas de laboratorio y diagnóstico, hospitalización y cirugía.

La piel es el órgano más grande que existe y el más importante. Además de proteger al perro frente a agresiones externas, también nos da mucha información sobre su estado de salud. Cuando existe alguna enfermedad o patología, podemos encontrar este órgano alterado, con diferentes síntomas:

  • Piel seca.
  • Caspa.
  • Alopecias.
  • Pelaje muy mate y sin brillo.

Partes de la piel del perro

Empezaremos definiendo las 3 partes principales de la piel en un perro:

Epidermis

Es la capa más superficial, la que vemos por fuera y está en contacto con el exterior.

Dermis

Está situada debajo de la epidermis, es más gruesa. En ella, encontraremos los vasos sanguíneos, vasos linfáticos, nervios y los folículos pilosos de donde nacerá el pelo.

Hipodermis

Es la capa más profunda, compuesta principalmente por tejido graso.

¿Qué es el pH y para qué sirve?

A diferencia de las personas, los perros tienen un pH distinto. El humano es ácido y tiene un margen de 4´5 a 5´8, mientras que el de los perros varía de 6´3 a 7´5.

Mientras el pH se mantenga estable, la superficie de la epidermis podrá protegerlos de microorganismos y evitará la aparición de infecciones como dermatitis o piodermas superficiales o profundas en la piel (infecciones).

¿Cómo?

Mantendremos este pH bañando al animal con productos adecuados, es decir, no debemos utilizar para el perro un champú de personas… puede que no pase nada, pero ¿sabemos realmente el daño que estamos haciendo a la piel de nuestro mejor amigo variando el pH?

¿Cuándo?

La frecuencia también es importante; debemos bañar a nuestro perro una vez al mes como mucho o incluso esperar a las 5 semanas en función de la suciedad o de si desprenden más o menos olor.

Dejaremos siempre actuar el champú un buen rato y después, lo aclararemos bien para evitar que queden restos en la piel y aparezca picor, caspa o problemas los días posteriores el baño.

Perro de raza Labrador en la bañera con un chorro de agua sobre la cabeza.

También es importante secar muy bien al animal (con mucho cuidado de no quemarle con el secador), ya que la piel puede permanecer húmeda, aunque el pelo ya esté seco.

Tenemos que tener en cuenta que los perros no transpiran ni sudan igual que nosotros, por eso, es importante intentar que la piel esté lo más aireada posible evitando nudos, o lesiones que puedan provocar que no traspire bien.

Existen muchas enfermedades que afectan a la piel, y alguna de ellas puede ser simplemente por una mala elección del champú a la hora del baño, al haber variado el pH.

¿Puede influir la alimentación en el pH del perro?

Cuando un perro está alimentado con dietas de baja calidad, podemos ver que tanto la piel como el pelaje tienen un aspecto seco, mate e incluso el pelo se cae más de lo normal.

Un desequilibrio en la alimentación puede afectar a este órgano tan extenso; las proteínas de los piensos son nutrientes esenciales para la piel y en función de su digestibilidad y su calidad podremos ver unos resultados u otros.

¿Qué preguntas debemos hacernos si vemos que nuestro perro tiene mal la piel o el pelaje?

Si nuestro perro ha tenido una variación en el pelaje o en la piel, por ejemplo, si ha aparecido caspa, si se rasca o incluso si se le cae el pelo de manera más frecuente, debemos preguntarnos:

  • ¿Hemos cambiado la marca de su alimentación?
  • ¿Cuándo ha sido su último baño y qué champú hemos utilizado?
  • Hemos notado una presencia de ectoparásitos como pulgas, garrapatas…
  • ¿Tiene alguna enfermedad metabólica conocida que se haya podido descompensar? ¿O que no esté diagnosticada, pero haya sospechas? Algunas de las más frecuentes son: Leishmaniosis, Hipotiroidismo, Cushing o

Como decíamos, la piel es el órgano más grande que existe y también de los más complicados, pero a la vez es el que puede darnos más información de cara a una patología.

Por eso, siempre que se observe algún cambio o alteración, debemos preguntar al veterinario para que haga una valoración y vea que es lo que está pasando en nuestro perro. MAPFRE cuenta con un Seguro para Mascotas, que incluye entre otras coberturas, daños al animal por accidente, robo o extravío, asistencia veterinaria por enfermedad o accidente y muchas más.

 

Calcula tu seguro ahora

Elige otro seguro a calcular

Publicado por Gema García Quintero
- 15 Abr, 2021

Comentarios (0)

Te puede interesar

Suscríbete a nuestro boletín

Consigue tu recetario

0