Home > Mascotas > Perros > Sarna en perros. Síntomas y tratamiento

Sarna en perros. Síntomas y tratamiento

Cabeza de perro con sarna en la cara y las orejas.
7 Min de lectura
La sarna es una infección de la piel producida por un tipo de ácaro que afecta a los perros, produciéndoles malestar. Te contamos cómo detectarla.
Claudia Jurado de la Fuente, veterinaria
Claudia Jurado De la Fuente
Veterinaria especializada en animales exóticos y salvajes de la Clínica Zarzaquemada

Licenciada en Veterinaria en el 2010 y con titulo de especialización de animales exóticos y salvajes por la UCM. Veterinaria senior en la Clínica Zarzaquemada

La sarna es una enfermedad común en los perros. En ella, los ácaros se alimentan de la sangre y la queratina del animal y producen inflamación e irritación en la piel pudiendo incluso provocar infecciones secundarias y cambios en el comportamiento de nuestra mascota, además de producirle malestar general.

¿Cuáles son los síntomas de la sarna en perros?

Cachorro de perro tumbado, con sarna en las orejas.

La sarna puede producir diversos síntomas en el perro. Los más habituales son:

  • Prurito marcado: es el picor intenso de la piel que puede ser localizado o generalizado.

  • Heridas: producidas principalmente por el rascado excesivo.

  • Descamación de la piel: produciendo sequedad y caspa.

  • Pérdida de pelo y debilitamiento de éste: inicialmente, se pueden producir alopecias localizadas y a medida que avanza la enfermedad ir extendiéndose e incluso ser una pérdida de pelo generalizada.

  • Infecciones secundarias de la piel: ya que las heridas que se generan por rascado dejan la mucosa expuesta para la entrada de otros patógenos como bacterias y hongos. En estos casos lo primero que nota el dueño es mal olor del animal.

Tipos de sarna

Cabeza de perro con sarna en la cara y las orejas.

Hay diversos tipos de sarnas en el perro. En este artículo hablaremos de los más comunes:

Sarna sarcóptica

Es una sarna producida por Sarcoptes scabiei, y es una de las enfermedades que causan un nivel de prurito de mayor intensidad, generando lesiones graves por autotraumatismo, creadas por el paciente debido a no soportar la sensación de picor.

El hospedador principal es el perro. El ácaro adulto puede vivir de 17 a 21 días en el animal y en el ambiente de 24 a 36 horas, por eso antes de morir, prefieren parasitar a otro animal (que puede ser, incluso, el ser humano), aunque su preferencia siempre será otro perro.

Inicialmente, afecta a los márgenes de los pabellones auriculares, los codos, las extremidades y el abdomen, y acaba extendiéndose al resto del cuerpo.

Es un tipo de sarna muy contagiosa, así que, si hay un perro con sarna en casa y tenemos más perros convivientes, se debería tratar a todos, ya que los síntomas en el resto pueden tardar en aparecer. Además, es recomendable desinfectar el entorno.

El diagnóstico se basa en raspados superficiales de las lesiones para observar con un microscopio y revisar la sintomatología del animal.

Sarna por cheyletiella

Es un tipo de sarna muy contagiosa que vive en la superficie de la piel. Estos parásitos se transmiten además de por contacto directo, de forma indirecta, a través de correas, utensilios de aseo o por otros ectoparásitos como pulgas y piojos.

Esta enfermedad es de distribución dorsal y se caracteriza por el picor, eritema (leve enrojecimiento de la piel) y descamación excesiva (se produce lo que se llama la caspa andante).

En ésta, al igual que la anterior sarna, es importante tratar a todos los animales convivientes y su entorno.

Demodicosis

Es la sarna producida por Demodex canis. Este tipo de ácaro se encuentra en los folículos pilosos y, ocasionalmente, en las glándulas sebáceas.

Este tipo de sarna no se considera contagiosa, se presenta en la piel del animal y su desarrollo dependerá mucho del sistema inmunológico del mismo. Puede que sea una enfermedad crónica y hay razas más predispuestas a padecerla que otras.

Se diagnostica además por su sintomatología, con un raspado un poco más profundo que los anteriores para su visualización al microscopio.

Podemos encontrar tres presentaciones diferentes:

Demodicosis localizada

Cachorro de perro con sarna en todo el cuerpo.

Esta es típica en animales jóvenes. Es frecuente la aparición entre los 3 y los 8 meses del animal. Suele presentarse como alopecias en forma de parche en la cara y en las patas delanteras.

Demodicosis generalizada

Ésta también se suele dar en animales jóvenes, pero se puede desarrollar a cualquier edad. La sintomatología más frecuente son las lesiones cutáneas más extendidas, que pueden generar una hiperpigmentación de la piel.

Pododemodicosis

Son lesiones en las patas que pueden llegar a ser muy dolorosas, por lo que el animal afectado presenta un excesivo lamido y cojeras cambiantes. Suelen aparecer inicialmente en las patas delanteras pudiendo ser en una pata o en las dos, y terminar apareciendo en las 4 extremidades. Con este tipo de demodicosis, el raspado para su diagnóstico será más complicado pero más sencillo para realizar en un tricograma.

Sarna otodéctica

Producida por Octodectes cynotis, es más conocida coloquialmente por el ácaro de la oreja. De todas las sarnas que se han mencionado, ésta es la que tiene una menor incidencia en el perro, es más común en gatos.

Este ácaro produce una otitis externa altamente pruriginosa. Es característica la presencia de cerumen marrón-negro tipo posos de café.

Para diagnosticarla, cogeremos con un bastoncillo material del oído y lo observaremos con un microscopio.

¿Qué tratamiento se suministra para curar la sarna en perros?

Piel de perro con sarna.

El tratamiento siempre será pautado por un veterinario, y en general, según el tipo de sarna, se basa en:

Antiparasitarios

Se pueden administrar por vía tópica, oral o inyectable. Éstos se usan para la eliminación del ácaro y sus huevos. Son tratamientos con pautas de repetición para conseguir la eliminación total del parásito.

Antinflamatorios

Los usaremos para quitar las molestias y el dolor producido por el picor intenso.

Antibióticos y/o antifúngicos

Los emplearemos en las infecciones secundarias que puede contraer el animal.

Baños terapéuticos

Dependerá del estado de la piel para usar unos u otros, pero los más habituales son los champús para tratar la pioderma o baños antiparasitarios con permetrinas para ayudar a la eliminación del ácaro.

Cuidados higiénicos del entorno

Como ya hemos comentado, algunos ácaros pueden sobrevivir periodos cortos fuera del perro, por eso, será importante una buena desinfección de las camas del animal, correas, etc. Así como de otros animales con los que conviva, e incluso de nuestras propias prendas, si fuera necesario.

Si tu perro tiene alguno de estos síntomas y tienes dudas, recuerda que MAPFRE cuenta con un seguro para Mascotas, con una amplia red de centros veterinarios que cuidarán de tu mejor amigo en cualquier situación.

CALCULA TU PRECIO

Calcula tu seguro ahora

Elige otro seguro a calcular

Publicado por Claudia Jurado De la Fuente
- 19 Abr, 2024

Comentarios (0)

Te puede interesar

Suscríbete a nuestro boletín

Consigue tu recetario

0