Home > Mascotas > Otras mascotas > Consejos para domar a un caballo
Una chica subida a un caballo por el campo

Consejos para domar a un caballo

Gema García Quintero

  5 min 

22 Feb 2022
5 Min Domar un caballo es todo un arte que lleva practicándose casi toda la vida debido a la gran ayuda que nos ha proporcionado este animal en multitud de tareas. Por ello, si posees un equino, es muy probable que te hayas planteado la idea de domarlo y convertirlo en tu fiel compañero. Te mostramos algunos consejos muy generales para poder hacerlo.

Los caballos son animales libres y salvajes en su origen. Cuando adquirimos un caballo, si es para montar lo ideal es que ya haya sido domado. Si no lo está, lo mejor es contratar los servicios de personal cualificado para ello, con el fin de evitar sustos o malas experiencias, pero en este contenido hablaremos de cómo podemos domar a un caballo.

En función de sus orígenes podrá costar más o menos domar a un caballo. Si está acostumbrado a ver personas y a que se acerquen será algo más sencillo que caballos que han estado años libres en el campo.

¿A qué edad empezar a domar un caballo?

La edad para empezar a domar a un caballo variará en función de cada caso, pero lo más recomendable es comenzar con el adiestramiento montado a los 3 años, en adelante. A esta edad ya podemos considerar que su desarrollo físico y formación ósea es adecuada, antes puede generar lesiones, malformaciones y acortar la vida útil del animal.

¿Cómo se debe domar a un caballo?

Un hombre domando a un caballo

Lo más importante es saber que es un ser vivo, por lo que hacerlo de malas maneras, golpes y tratándole mal, aparte de buscarnos problemas legales por maltrato, dará lugar a obtener malos resultados y miedos.

Debemos acercarnos poco a poco y dedicarle muchas horas, pudiendo llegar a tardar hasta 1 año en función del tiempo que empleemos. El personal experimentado puede tenerlo bajo control en 3 o 6 meses.

Si queremos contratar a alguien que lo haga por nosotros, podemos hablar de unos 300 a 500 euros al mes y dependiendo del caballo serán más o menos meses.

Acercamiento

Lo primero que debemos hacer es acercarnos únicamente a acariciar y hablar al caballo, es fundamental que escuche un tono de voz suave y tranquilo. En este punto será demasiado pronto para utilizar embocaduras o cabestros, solamente debe acostumbrarse a caricias, ofrecer forraje y a que esté tranquilo en presencia de los humanos.

Cómo domar un caballo

Es importante permanecer donde pueda vernos para evitar coces ante estados de nerviosismo, puesto que se pueden asustar y reaccionar mal.

Cabestro y embocadura

Una vez seamos capaces de acercarnos a él, podremos empezar a ponerle herramientas para tenerlo más cerca y poder controlarlo. Antes de colocar el cabestro, hay que ser capaces de acariciar la zona de la boca y de las orejas con soltura, puesto que si notase peso podría provocarle agobio y asustarse. Poco a poco, le enseñaremos el cabestro, que lo vea y lo huela. Tras varios días o semanas seremos capaces de abrocharlo y de ponerle la embocadura.

Cuerda o ramal

Podremos ponerla una vez este controlado la parte anterior. Pueden utilizarse cuerdas que nos den una distancia de hasta 20 metros con el caballo y poco a poco nos iremos acercando. Con ella caminaremos con el animal, siempre con las mismas caricias, voz suave y tranquilidad del principio. Los primeros días estas sesiones serán cortas, de unos 10 minutos y paulatinamente iremos alargando el tiempo. En todo momento hay que estar pendientes del animal y tener en cuenta que son animales fuertes y robustos, por lo que, ante cualquier susto todo se pondrá en nuestra contra.

Montura

Es el último paso que nos permitirá poder empezar a montar el caballo.

Antes de ponérsela, debemos ser capaces de que se acostumbre a, por ejemplo, pasarle la cuerda por la espalda, o antes de poner la montura, colocar una capa acolchada de algodón para que, poco a poco, vaya sintiendo peso sin llegar a asustarse. Si esto ocurre daremos un paso atrás e iremos más lentamente.

A continuación, pondremos la montura sin abrocharla y poco a poco, en función de como nos vaya dejando, iremos abrochándola para llegar al momento de montarlo.

Montarle

Una vez decidamos montarle, siempre debemos hacerlo acompañados de una persona con experiencia, puede ser que todo lo anterior haya ido genial, pero que el caballo al sentir peso en el lomo no esté a gusto y tenga una mala reacción.

Por tanto, debemos pensar que, aunque sean animales grandes y robustos debemos tratarles con cariño y amor si queremos ganar su confianza y que nos dejen ser sus guías y cuidadores.

Y como queremos lo mejor para nuestro equino, el Seguro para Caballos MAPFRE es la garantía ideal para ello: cólicos, problemas respiratorios, ortopédicos… estará en buenas manos.

Veterinaria Gema Garcia La Mota
Gema García Quintero
Veterinaria Cofundadora en

Licenciada en Veterinaria desde 2009 y especializada en pequeños animales, perros, gatos y roedores. Cuenta con su propia clínica veterinaria, donde dan servicio de consulta, pruebas de laboratorio y diagnóstico, hospitalización y cirugía.

También te puede interesar

¡Disfruta de tu hogar con tranquilidad!

Con el Seguro de Hogar MAPFRE puedes elegir las coberturas que más se adaptan a tus necesidades y a tu vivienda.

Comentarios (0)

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.