Cómo prevenir problemas renales en gatos

Inicio  /  Mascotas  /  Gatos  /  Cómo prevenir problemas renales en gatos

Cómo prevenir problemas renales en gatos

Los problemas renales en los gatos son muy comunes durante la etapa adulta. Así es como los puedes detectar y tratar a tiempo en tu mascota.

Los riñones son uno de los órganos más importantes en nuestro organismo, y también en el de nuestras mascotas. Encargados de eliminar las sustancias de desecho a través de la orina, es muy común que, con la edad, en los gatos adultos se puedan producir problemas renales que impidan que estos órganos funcionen correctamente.

Cuando los riñones no hacen bien su trabajo, se producen problemas en la regulación hídrica y de los minerales corporales.

Si un gato tiene algún tipo de problema renal, comienza a desarrollar síntomas muy evidentes, que nos ayudan a hacer una detección precoz antes de que el problema sea demasiado grave.

Descubre en qué consisten los problemas renales más comunes en gatos, cómo detectarlos y cómo tratarlos en tu mascota.

Problemas renales en los gatos

La insuficiencia renal es uno de los problemas relacionados con los riñones que presenta una mayor incidencia en la etapa adulta de los gatos. Este problema disminuye la calidad y la esperanza de vida de las mascotas.

Los felinos más propensos a sufrir este tipo de problema son los más ancianos, aunque un gato joven también puede presentarla en cualquier momento de su vida.

La insuficiencia renal puede ser un síntoma asociado a otras enfermedades graves como la leucemia felina, o ir acompañado de otras dolencias como la enfermedad del tracto urinario inferior (FLUTD).

Existen dos tipos de deficiencia o insuficiencia renal, según las causas de su aparición:

Deficiencia renal aguda

Es un problema renal que se presenta de manera puntual, debido a una infección o por una intoxicación del animal. Los riñones dejan de funcionar correctamente durante un periodo de tiempo, aunque pueden sufrir daños irreversibles si no se tratan correctamente.

Deficiencia renal crónica

Cuando un fallo renal se vuelve crónico, lo hace a través de un proceso más lento. Los riñones se van deteriorando poco a poco, hasta que sus funcionen se ven alteradas.

Es una enfermedad que no suele tener cura, solo se pueden llevar a cabo cuidados para mejorar el estado de salud del animal.

Síntomas de problemas renales

Para poder detectar un problema renal en gatos es preciso prestar atención a algunos síntomas concretos que pueden delatarlo.

Es común que cuando los riñones no funcionan correctamente, el animal comience por producir una mayor cantidad de orina. Podrás ver que tu gato bebe más agua de lo normal, y acude al cajón de arena con más frecuencia.

Cuando la patología va avanzando, el gato puede perder el apetito, perdiendo peso y encontrándose con menos energía.

Los animales con problemas renales duermen más horas al día, se sienten deprimidos, e incluso pueden presentar mal aliento.

En un estado más avanzando de la enfermedad, el gato presentará alteraciones en su pelaje, con un menor brillo, e incluso caída excesiva de pelo con aparición de zonas despobladas.

El gato puede sufrir vómitos, diarreas, y también trastornos nerviosos como temblores o pérdida de conciencia.

Antes de llegar a este punto, cuando los animales presentan complicaciones como deshidratación, anemia, hipertensión, y acidosis, es necesario acudir al veterinario para hacer el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica un problema renal en gatos?

Cuando se sospecha que un animal tiene problemas renales, el veterinario tomará una muestra de orina y de sangre para hacer una analítica. Con estas dos muestras se podrán observar las posibles alteraciones, como un cúmulo de toxinas en sangre o incluso la presencia de infección.

También es posible detectar el grado de enfermedad del animal, de manera que podamos adecuar el tratamiento según sus necesidades.

Tratamiento de los problemas de riñones en gatos

Ante una insuficiencia renal en un gato, es importante tratar los síntomas más urgentes, como pueden ser la anemia, deshidratación o hipertensión. Para ello, el veterinario recetará la medicación más conveniente para controlar estos problemas.

Una vez que el animal está controlado, llega el momento de mejorar su estado de salud a través de una correcta alimentación y pautas sencilla de seguir.

Dieta especial para un problema renal en tu mascota

Para el tratamiento de los problemas renales en gatos, el animal tendrá que seguir una dieta especial recomendada por el veterinario, para reducir el ritmo de avance de la enfermedad y controlar los síntomas.

La dieta del gato se deberá controlar de manera gradual para que no afecte al resto de su salud.

Puedes comenzar a mezclarla con su comida habitual según lo que te indique tu veterinario, aumentando poco a poco la dosis de pienso especial para problemas renales.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Here is Wilfred tucking into his Sunday dinner last night. Wilfred’s warrior lifestyle demands the most complete and natural nutrition 👉 @blinkcatfood is made from premium meat fillets with added vitamins and minerals and absolutely no artificial nasties or fillers. Sign up for a £1 trial box and get £10 off your first monthly subscription box by using the code: WILFREDAUG. Currently only available in the UK 🐾 Cat owners! Wet vs dry food is a divisive topic, and one we have mulled over a lot with Wilfred! Any other fussy eaters out there? . . . . . . . #blinkcatfood #wilfredwarrior #madeinuk #catsoflondon #london #londonlife #uk #british #blink #cats #catfood #healthyfood #catsofinstagram #instacat #petsofinstagram #catstagram #catlover #kitty #catlovers #meow #sponsoredpost

Una publicación compartida de Wilfred Warrior (@wilfredwarrior) el

Además de ello, deberás seguir otras recomendaciones para que tu gato esté siempre controlado:

  • Fomentar su consumo de agua, ofreciéndole agua limpia y fresca a través de una fuente eléctrica para mascotas.
  • Combinar la alimentación húmeda con su pienso habitual.
  • Mezclar al pienso con comida húmeda para que tu gato tenga la hidratación que necesite.

La transición de la comida habitual de tu mascota hasta estas nuevas pautas de alimentación puede durar entre 2 y 6 meses según sus necesidades. Sobre todo, en gatos adultos que tienen una rutina bien establecida.

¿Cómo prevenir los problemas renales en gatos?

Esta enfermedad es común sobre todo en gatos adultos, siendo bastante complicado prevenirla en casos en los que el animal tiene cierta predisposición a padecerla.

La mejor manera de prevenir problemas renales en gatos adultos es hacer las correspondientes revisiones anuales en el veterinario, a partir de los 8 años de edad del animal.

Desde que el animal es joven, es recomendable proporcionarle una comida adecuada a su edad y de calidad. Suministrar suficiente agua fresca que le invite a beber, e incluso combinar pienso seco con comida húmeda.

Si tienes cualquier duda sobre los problemas renales en gatos, consulta con tu veterinario, y sobre todo presta atención al comportamiento de tu mascota para asegurarte de que su salud está al 100%.

2019-10-22T15:54:48+02:0017 octubre, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.