Falta de apetito en los gatos: anorexia felina

Inicio  /  Mascotas  /  Gatos  /  Falta de apetito en los gatos: anorexia felina

Falta de apetito en los gatos: anorexia felina

La anorexia felina puede ser causada por distintos factores. Debes tener cuidado si tu gato no quiere comer y conocer las causas que lo han provocado.

Aunque la comida para gatos está pensada para satisfacer las necesidades de tu mascota, en muchas ocasiones, es posible que tu mejor amigo no quiera comerla. En estos casos, es necesario averiguar cuál es la causa que le está llevando a esta falta de apetito denominado como anorexia felina para poder solventarla lo antes posible.

¿Qué es la anorexia felina?

Gracias a su naturaleza, los gatos pueden pasarse varios días sin ingerir ningún alimento. No te preocupes es una situación muy normal, pero debes tener en cuenta que si tu gato se pasa varios días sin probar su comida podría estar teniendo un problema de apetito que podría desembocar una enfermedad muy grave llamada lipidosis hepática felina.

Lo primero que debes hacer es comprobar por qué tu gato no quiere comer, debes hacer una labor de investigación para poder dar con la causa que está llevando a tu gato a desarrollar esta falta de apetito y qué puede estar ocasionándola.

Las causas son muy variadas, desde que sufra alguna enfermedad hasta que la comida para gatos que le estés dando no sea de su gusto. Lo primero es descartar las causas que le pueden llevar a no querer comer.

¿Sabes qué come tu gato?

Es posible que debido a que ha comido alguna sustancia o alimento se haya intoxicado. La intoxicación se da cuando el gato ingiere un alimento que no es bueno para su salud o cuando no puede digerirse debido a que se trata de una pieza de pequeño tamaño. Comprueba, si tienes plantas en tu casa que no haya comido ninguna de sus hojas, ya que algunas variedades pueden ser tóxicas para ellos. También debes tener especial cuidado con los productos de limpieza ya que si son ingeridos pueden provocarles quemaduras importantes en el tracto digestivo que les impida comer con normalidad. Si se trata de una cría de gato pequeña, asegúrate que esté tomando leche apta para gatos recién nacidos.

Gatos sin apetito

Los gatos son muy exigentes en cuanto a la elección de la comida, no todos los alimentos les valen y muchos de ellos pueden dejar de comer tan solo porque la comida que les estas ofreciendo no es de su agrado.

Así que si has cambiado recientemente de marca o has intentado introducir en su dieta nuevos ingredientes o alimentos, deberás comprobar que esta no sea la causa. Es decir, si ves que tras el cambio de comida, tu gato no come, dale un poco de tiempo para que se acostumbre, si no lo hace, vuelve de nuevo a la comida que solías darle antes. Asegúrate además de que los componentes que tiene la comida sean siempre proteínas animales, ya que los gatos son carnívoros y no toleran bien otro tipo de alimentos.

En el caso de que hayas decidido cambiar de pienso, será necesario que la adaptación a este no se haga de forma brusca. Mezcla la nueva comida con la anterior para que tu gato se vaya acostumbrando al nuevo sabor. De esta forma, será más probable que acabe aceptando la nueva comida por voluntad propia.

El estrés felino

Como los humanos, los gatos también pueden sufrir periodos de estrés que pueden manifestarse con una falta de apetito. Para saber si tu gato está pasando por un episodio de estrés párate a pensar si recientemente ha habido algún cambio importante en la rutina diaria como puede ser la llegada de un bebé, visitas, mudanzas o cambios en los horarios de trabajo, obras…etc. Si sospechas que tu gato está sufriendo estrés, lo más recomendable es que acudas a tu veterinario para que pueda ayudarle a superarlo.

Bolas de pelo en el estómago del gato

Es habitual que los gatos tengan bolas de pelo en el estómago, pero hay algunos que acumulan bastantes y son incapaces de expulsarlas al exterior. Esto hace que el estómago de tu gato esté lleno de pelo y que por tanto no tenga ganas de comer. Para evitar este problema, cepilla con regularidad a tu mascota para conseguir librarte del pelo muerto y evitar que se lo trague cuando se lama.

Dónde situar el cuenco de tu gato

Aunque parezca algo puramente estructural, el lugar en el que se encuentra situado el plato de comida de tu gato es muy importante. A los gatos no les gusta que su comida se encuentre en un lugar que les resulta inapropiado, es decir, a ninguno le gusta que este se encuentre junto a su arenero. Tampoco suele gustarles que este esté junto a electrodomésticos que realicen mucho ruido como suelen ser los lavavajillas o las lavadoras ya que se asustan fácilmente y esto puede dificultar su alimentación. Así que coloca el cuenco de tu gato en un lugar tranquilo y alejado de ruidos y de su caja de arena.

Enfermedades felinas

Algunos gatos presentan enfermedades que le pueden causar una pérdida de apetito. Esta se debe a que el animal puede estar padeciendo una enfermedad que se manifiesta de esta forma, es decir, es posible que tenga algún problema en sus órganos internos o en el aparato digestivo que le causen dolor y le quiten las ganas de ingerir cualquier alimento. En estos casos, debes acudir inmediatamente a tu veterinario.

Cómo debes actuar

Si tu gato no quiere comer y no localizas la causa, debes acudir cuanto antes a tu veterinario. De esta forma podrás descartar cualquier problema o enfermedad en tu mascota. Si el veterinario no ha localizado ningún problema puedes probar con otros trucos:

  • Mezclar con alimentos húmedos: es importante mantener la hidratación de tu gato, por ello, mezcla su pienso seco con otros que vengan en lata para estimular su apetito de nuevo.
  • Servir la comida tibia: los gatos son cazadores y por ello les gusta comer alimentos que simulen sus condiciones naturales, por ello, prueba a servirle la comida más tibia en vez de fría.

¿Qué es la lipidosis hepática felina?

Debes tener cuidado si tu gato no come adecuadamente ya que esto puede desembocar en una enfermedad muy grave para tu mascota. La lipidosis hepática felina consiste en la acumulación de lípidos en el hígado, lo que hace que se retenga más bilis de la habitual y se produzca una insuficiencia hepática que puede provocar la muerte de tu gato. Se produce cuando el animal ha sufrido periodos de ayuno prolongados o cuando es obeso. Por este motivo, es tremendamente importante cuidar su alimentación día a día.

2019-10-28T13:51:10+02:0012 junio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.