Inicio  /  Manualidades  /  10 ideas fáciles para decorar tus macetas

10 ideas fáciles para decorar tus macetas

6 minutos | Si te has cansado de los tiestos y recipientes de tus plantas, no los tires, porque hoy te traemos 10 ideas para decorar macetas y renovar su aspecto con proyectos originales y muy sencillos que podrás hacer tú mismo en casa.

¿Quieres renovar el aspecto de tus macetas? Con estas ideas para decorar macetas lo tienes fácil. Aquí encontrarás propuestas de todo tipo y, lo mejor de todo, podrás hacerlas tú mismo aunque las manualidades no sean tu punto fuerte. ¿Preparado?

Cómo decorar macetas

1. Papel estraza

¿No quieres complicarte decorando macetas? Entonces empezamos por la versión más sencilla de toda la lista: envolver la planta con papel de estraza.

  • Corta un pliego cuadrado cuyas medidas sean el doble de alto de la maceta más los centímetros que mide la base de la misma.
  • Coloca la maceta en la base y sube cada uno de los cuatro lados del papel.
  • Ata un cordel rústico en el centro, para sujetar el papel a la maceta.
  • Dobla ligeramente las esquinas que sobresalen hacia afuera.

2. Forrar con yute

En vez de papel estraza, puedes usar un trozo de yute siguiendo la misma técnica anterior.

Otra opción más sencilla aún para decorar macetas con yute es la siguiente:

  • Recorta un triángulo obtusángulo isósceles cuya hipotenusa (o lado más largo) mida lo mismo que el diámetro de la maceta más la mitad.
  • Coloca el triángulo detrás de la maceta con su punto superior hacia arriba.
  • Lleva cada uno de los extremos al centro, rodeando la maceta.
  • Fija el yute atando una cuerda.

 

3. Cuerda enrollada

En este caso, solo necesitas bobinas de hilo de colores y una cuerda de fibras naturales (sisal o yute) de color natural. La cantidad depende de la maceta, pero, para que te hagas una idea, se requiere algo menos de un metro por cada centímetro de diámetro.

  • Coloca el extremo de la cuerda en la parte superior de la maceta y llévala en vertical hasta la base.
  • Ahora, empieza a enrollar la cuerda (comenzando por la base), pasando por encima del tramo de cuerda que colocaste en vertical. Así quedará bien sujeta.

Podrías dejar así tu maceta, pero si quieres, puedes añadir pequeñas costuras de color con hilos enrollados sobre la cuerda base de forma intermitente.

  • Mete dos palillos debajo del tramo de cuerda sobre el que quieres colocar los hilos.
  • Enhebra una aguja con el hilo y ve pasando la aguja para que el hilo de vueltas sobre la cuerda.
  • Corta el hilo y saca los palillos. Repite esta misma operación las veces que quieras.

4. Piedras de colores

Puedes decorar macetas pegando pequeñas piedras redondeadas que tengan más o menos el mismo tamaño. Para ello:

  • Pinta la maceta de color blanco.
  • Cuando la pintura se haya secado, pega las piedras de forma alterna usando una pistola termofusible de silicona.
  • Después, pinta cada piedra de un color. No importa si te sales un poco, ya que creará un efecto muy interesante.

5. Pintar con esténcil

Esta opción es tan sencilla como resultona. El proceso es el siguiente:

  • Pinta la maceta con blanco o un color neutro.
  • Cuando la pintura esté seca, coloca sobre la maceta una plantilla de esténcil y fíjala con cinta de pintor. Es importante que quede totalmente fija a la superficie, ya que si no, se podría escapar la pintura por algún hueco y dejar borrones.
  • Después, moja (sin empapar) una esponja en un poco de chalk paint de otro color y da golpecitos sobre la plantilla.
  • Cuando se haya secado, retira la plantilla y listo.

6. Con efecto degradado bicolor

¿No es preciosa esta forma de decorar macetas? Pues, aunque no lo parezca, es muy fácil de hacer. Escoge dos colores de pintura (lo ideal es usar blanco y otro tono, por ejemplo, azul) y sigue estos pasos:

  • Pinta toda la maceta de blanco.
  • Haz una línea imaginaria en algo menos de la mitad de la maceta, y pinta desde ahí hasta la base con el color azul. Espera a que se seque.
  • Llega el momento de hacer el degradado. La idea es fundir ambos colores, para ello, con una brocha bien seca, aplica un poco de pintura blanca en la línea que separa el blanco del azul. Hazlo dando pequeños golpes con la brocha para no arrastrar la pintura.
  • Una vez seca la pintura, puedes dejar así tu maceta, o dar una capa de barniz.

7. Pintura de pizarra

Si eres de los que se aburre rápido de los objetos decorativos, esta idea te encantará, ya que puedes personalizar tus macetas todos los días. Usa una pintura de pizarra y con una tiza, escribe un mensaje, haz un dibujo, o pon el nombre de la planta que hay en la maceta. Si te cansas, borra y escribe de nuevo. Así de fácil.

8. Mosaico de azulejo

¿Tienes azulejos viejos en casa? Pues rómpelos, porque vas a necesitar los trozos para hacer esta maceta.

  • Coloca el azulejo entre dos toallas y da pequeños martillazos para romperlo en pequeños pedazos.
  • Pega los trozos sobre la maceta con una pistola de cola caliente, dejando una pequeña separación entre ellos.
  • Coloca la maceta boca abajo.
  • Mezcla cemento con agua siguiendo las instrucciones del fabricante y vierte la masa sobre la maceta. Extiende el cemento por toda la superficie para que entre bien por todos los huecos.
  • Con una esponja suave, retira el exceso de cemento que hay sobre los azulejos.

9. Transferencias

Las transferencias son una excelente forma de decorar macetas, ya que se puede modificar completamente su apariencia sin grandes complicaciones.

    Una transferencia no es otra cosa que imprimir dibujos, fotografías, etc., sobre muebles, camisetas, o cualquier otra superficie. La clave para conseguirlo es contar con una lámina transfer (impresa con una tinta especial en espejo) y un medium de transferencia, que es un líquido que fija la tinta a la superficie (en este caso la maceta) y la separa del papel. Para entenderlo mejor, veamos cómo se hace:

    • Primero, pinta la maceta de color blanco o de un tono claro y neutro.
    • Cuando se haya secado, utiliza un pincel para extender el medium sobre la lámina, por el lado del dibujo.
    • Después, coloca la lámina con el dibujo pegando a la maceta y deja secar según las instrucciones del fabricante.
    • Pasa una esponja humedecida sobre la lámina y ve frotando el papel con los dedos para ir sacándolo poco a poco.
    • Cuando la superficie esté libre de papel, aplica un barniz de protección.

    10. Diseños con cinta de pintor

    Con unas pinturas y un poco de cinta de carrocero puedes hacer auténticas maravillas.

    Solo tienes que pintar la maceta de un color base y, cuando se haya secado, pegar la cinta de pintor para delimitar las zonas que vas a pintar con otros colores. Después, puedes añadir algunos adornos utilizando un pincel a mano alzada.

    11. Estilo pollock

    ¿Recuerdas el característico estilo desarrollado por Jackson Pollock? Este influyente pintor tenía una técnica particular que consistía en poner un lienzo de gran escala en el suelo, para luego moverse alrededor de él derramando pintura de manera espontánea. Pues bien, eso mismo se puede hacer en una maceta empleando la sencilla técnica del dripping.

    • Para empezar, aplica dos capas con el color base que quieras.
    • Cuando la pintura esté seca, embadurna la punta de un pincel redondo con otro color.
    • Sujeta el pincel con la mano derecha, y coloca la izquierda debajo de ésta. Ahora solo se trata de dar golpecitos con el mango del pincel sobre la mano izquierda para que las gotas de pintura caigan con libertad sobre la maceta.

     

    12. Maceta con efecto marmolado

    Terminamos nuestra lista de ideas para decorar macetas con esta propuesta que consigue imitar el diseño del mármol con un poco de pintura blanca, y unos sprays de colores blanco, negro y gris.

    • Pinta la maceta de color blanco.
    • Llena hasta arriba de agua un recipiente de plástico grande. Del tamaño suficiente como para que quepa la maceta totalmente sumergida dentro.
    • Rocía capas de pintura en aerosol de color negro, gris y blanco. Hazlo rápidamente por toda la superficie del agua hasta que tengas una buena capa de pintura de los tres colores sobre el agua.
    • Justo cuando termines el último rociado de pintura, haz girar la pintura con un palo fino. Te quedarán líneas sinuosas de diferentes grosores muy similares a las vetas del mármol.
    • Sumerge poco a poco la maceta en el recipiente. Es importante no darse prisa en este paso para que la pintura se agarre bien.
    • Cuando la maceta esté completamente sumergida, mueve el brazo para que la película de pintura que hay sobre el agua se rompa. Así evitarás que, al sacar la maceta, se cubra con otra capa de pintura que estropee todo el diseño.

    Con estas propuestas, seguro que encuentras al menos una para poner en práctica con las macetas de tu casa y renovar su estilo. Así que, ¡manos a la obra!

    2020-01-31T12:51:38+00:0028 marzo, 2019|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.