Home > Jardinería > Jardines > La delicada labor de injertar rosales

La delicada labor de injertar rosales

Rosal
3 Min de lectura
El otoño, junto con la primavera, es la mejor época para injertar rosales, una labor que requiere delicadeza. Sin duda es una de las mejores técnicas para multiplicar el rosal y además, puedes optar por diferentes técnicas.
Logo Canal Hogar Mapfre
Blog hogar MAPFRE
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avala como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias sobre temas como bricolaje, limpieza del hogar y animales de compañía. | Web

El equipo de redacción de MAPFRE lleva más de diez años investigando y publicando artículos relacionados con el mundo del hogar, con temáticas como bricolaje, recetas de cocina y limpieza del hogar, entre otras. No te pierdas todos nuestros consejos y guías para hacer de tu casa el hogar con el que siempre has soñado.
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias.

En el artículo de hoy te contamos, paso a paso, cómo hacer injertos en los rosales, una labor que requiere delicadeza. Junto con una correcta plantación y poda, te permitirá tener un esplendoroso jardín de rosas.  Solo ten presente que el otoño y la primavera son buenas épocas del año para realizar esta tarea debido a que no hay heladas. Así podremos conseguir que las rosas crezcan sin ningún problema

La técnica del escudete para los injertos rosales

Para comenzar necesitas un rosal silvestre (patrón) y una yema de un rosal (injerto). La yema debe medir aproximadamente dos centímetros de largo. Una vez que lo tienes debes seguir estos pasos:

  1. Realiza un corte en forma de T en el tallo donde se va a realizar el injerto.
  2. Levanta con sumo cuidado la corteza para que quede al descubierto la parte blanca.
  3. Con una navaja específica para podar introduce la yema en el interior del tallo, justo en la zona donde hemos realizado el corte.
  4.  Cuando ya esté dentro, adhiere la yema al tallo con cinta aislante teniendo en cuenta que la yema debe quedar visible para que pueda crecer sin obstáculos.

Además de seguir este procedimiento también debes saber que cuanto más cerca del suelo se haga el injerto, mejor resultado obtendremos. Una buena señal de que el injerto prospera es cuando se mantiene de color verde.

Habrá que esperar 10 días aproximadamente para retirar la cinta aislante y dejar que crezca sin ninguna atadura. Cuando hayan pasado tres meses verás brotar los primeros botones de las flores. Recuerda no trasplantar este rosal hasta que al menos haya pasado un año desde el día del injerto.

En lo sucesivo, puedes seguir con tu rosal los cuidados idóneos para este tipo de arbustos.

Otras formas de injertar rosales

Aunque este tipo de injerto de yema es el más utilizado para los rosales, también existen otras técnicas como la de parche o la de astilla (también conocida como chip), solo que tienen menos prédica, pues resultan más compleja o no tienen la misma graantía de éxito si no las practica alguien experto. Es por eso que la mayoría de tutoriales se centran en el injerto de escudete, también llamado de yema en T.

En cualquier caso, la tarea de injertar rosales es una labor que requiere cierta maña y, si no se tiene en cuenta este detalle, puede convertirse en un auténtico estropicio. Si es la primera vez que lo realizas, te animamos a armarte de paciencia y ponerte manos a la obra. Del mismo modo, también te aconsejamos contratar un Seguro de Hogar MAPFRE para conseguir que tu casa luzca tan impecable como tus plantas. Infórmate de las coberturas que puedes contratar y que se adaptan perfectamente a cada situación.

 

Calcula tu seguro ahora

Elige otro seguro a calcular

Publicado por Blog hogar MAPFRE
- 18 May, 2021

Comentarios (0)

Te puede interesar

Suscríbete a nuestro boletín

Consigue tu recetario

0