Ascensor en tu comunidad de vecinos: cómo instalarlo

Inicio  /  Hogar  /  Vivienda  /  Ascensor en tu comunidad de vecinos: cómo instalarlo

Ascensor en tu comunidad de vecinos: cómo instalarlo

Hay ciertas cuestiones, como poner un ascensor en la comunidad de vecinos, que pueden no ser del gusto de todos los propietarios. Sin embargo, ¿sabías que en algunos casos basta con que un solo vecino proponga su instalación para que sea obligatorio hacerlo? Te contamos todos los detalles y las gestiones que hay que llevar a cabo.

¿Cómo poner un ascensor en una comunidad de vecinos? Esta es una de las principales preocupaciones de muchos propietarios de viviendas en edificios antiguos en los que, en su día, no se tuvieron en cuenta los problemas de movilidad que generaría la falta de un elevador. Subir la compra, el carrito de un bebé, acceder a los pisos superiores en una silla de ruedas o las dificultades para los más mayores son algunos de los contratiempos que conlleva la ausencia de este dispositivo y lo que motiva a muchos propietarios a proponer su instalación en las reuniones de vecinos.

Sin embargo, instalar un ascensor no siempre es del gusto de todos, y es uno de los temas que más debates y discusiones suelen generar. Los hay que no están dispuestos a sumir una nueva derrama, los que ven con recelo los gastos de mantenimiento que puede generar el ascensor, o los que consideran que no deben pagarlo porque votaron en contra de su instalación o porque viven en un bajo y, por lo tanto, no lo van a usar. A todo esto, hay que añadir los problemas estructurales del edificio, que pueden hacer casi imposible la instalación de uno de estos dispositivos.

Por suerte, la ley es clara en este sentido, y no deja lugar a interpretaciones en lo que a la instalación de ascensores se refiere.

¿Cómo poner un ascensor en una comunidad de vecinos?

Votos necesarios

La Ley 8/2013, de 26 de junio de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, en su artículo 17.2, establece que la decisión de la instalación de un ascensor debe acordarse por mayoría:

«La realización de obras o el establecimiento de nuevos servicios comunes que tengan por finalidad la supresión de barreras arquitectónicas que dificulten el acceso o movilidad de personas con discapacidad y, en todo caso, el establecimiento de los servicios de ascensor, incluso cuando impliquen la modificación del título constitutivo, o de los estatutos, requerirá el voto favorable de la mayoría de los propietarios, que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación«.

No obstante, hay algunos casos en los que su instalación es obligatoria y, por tanto, no se necesita el acuerdo del resto de vecinos. Esto ocurre cuando los gastos anuales derivados de la obra no superan doce mensualidades ordinarias y siempre que lo solicite:

  • Un vecino o propietario con una discapacidad.
  • Un vecino o propietario mayor de 70 años.
  • El propietario de una vivienda o local en la que habita o trabaja alguna persona mayor de 70 años o con discapacidad.

Si la derrama que debe pagar cada vecino supera las doce mensualidades de gastos comunes, el propietario solicitante puede asumir la diferencia del coste personalmente.

Cabe señalar que, a pesar de reunir alguno de los requisitos anteriores, si el montaje del ascensor altera de forma importante otros elementos comunes o si supone un prejuicio directo para algún propietario, su instalación deja de ser obligatoria.

Reparto de los costes

Instalar un ascensor es, como cabe esperar, un gasto elevado. El precio varía según el acabado tanto interior como exterior del aparato, pero también de las obras que haya que acometer para poder incluirlo en la estructura del edificio.

En líneas generales, para hacernos una idea, la instalación de un ascensor para un edificio de cinco plantas y un nivel de obra medio podría rondar los 100.000 euros de presupuesto. A esta cifra habría que sumar otros gastos fijos mensuales: el mantenimiento (unos 150 euros), la línea del teléfono de emergencia (30 euros) y la electricidad (cerca de 100 euros).

Dada la gran inversión que conlleva instalar un ascensor, suele ser muy habitual que los vecinos de los bajos y de los primeros o los de los locales comerciales se opongan a su implantación o a pagarlo por la falta de uso.

Sin embargo, tal y como señala el artículo 9.1.e) de la Ley de Propiedad Horizontal, cada propietario debe asumir su parte proporcional del coste con arreglo a su cuota de participación. Es decir, no hay que pagarlo a partes iguales ni en proporción a la altura, ya que según la LPH no se paga por su uso, sino por ser propietario. No obstante, cabe la posibilidad de que la comunidad acuerde por unanimidad otra forma de repartir los gastos de su instalación.

Y lo mismo ocurre con los gastos de mantenimiento, que debe ser de cargo de todos los propietarios en proporción a su cuota de participación, admitiéndose también un reparto diferente si así lo deciden todos los propietarios.

Qué gestiones hay que realizar para su instalación

Botones con números en el interior de un ascensor

Fuente: https://bit.ly/2XV5ZYP

En primer lugar, se requiere el voto favorable de los vecinos en acuerdo a lo explicado anteriormente.

Una vez dado el visto bueno, al tratarse de una nueva instalación, hay que encargar a un arquitecto que realice un estudio previo.

Dicho estudio servirá para solicitar los permisos de obra al ayuntamiento, y será el momento de que el Ministerio de Industria compruebe que, efectivamente, se cumplen las normas técnicas y de seguridad.

Una vez hecho esto, conviene informarse de las ayudas que conceden algunas comunidades autónomas y ayuntamientos en cuanto a supresión de barreras arquitectónicas y rehabilitación de edificios, y solicitarlas.

2019-09-13T13:17:33+02:0012 septiembre, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar