¿Cuál es la temperatura recomendada para la calefacción en invierno?

Inicio  /  Hogar  /  Ahorro en el hogar  /  ¿Cuál es la temperatura recomendada para la calefacción en invierno?

¿Cuál es la temperatura recomendada para la calefacción en invierno?

La temperatura para la calefacción recomendada en invierno es aquella que nos proporciona un estado de confort. Las temperaturas demasiado bajas harán que tengas frío y las elevadas provocarán que no puedas dormir correctamente y que el aire se reseque en exceso.

Durante el invierno, en algunas zonas de nuestro país es necesario hacer uso de la calefacción debido a las bajas temperaturas. A la hora de escoger lo ideal para cada persona, esta se verá afectada ya que no todo el mundo tiene las mismas preferencias, ni el mismo nivel de confort. Aunque se trata de una decisión muy personal, los expertos coinciden en que existe una temperatura para la calefacción recomendada, ya que garantiza el bienestar de las personas que se encuentran en la casa.

Sistemas de calefacción

Si dispones de alguno de los sistemas de calefacción central en tu edificio, seguro que has notado que la temperatura no siempre es la que te gustaría. Este tipo de sistemas de calor, ayudan a compartir gastos entre los vecinos y son cómodos ya que no es necesario que estés pendiente de encender y apagar la calefacción.

Pero por otro lado, también pueden ser poco eficientes ya que malgastan mucha energía y la temperatura no es la adecuada. En muchas ocasiones en este tipo de viviendas dotadas con calefacción central hace mucho calor durante el día y sus habitantes se ven obligados a abrir las ventanas, algo que sin duda conlleva una falta de eficiencia energética y un derroche de energía.

Por este motivo, cada vez más personas optan por la instalación en sus hogares de calefacciones individuales para poder ser ellos mismos quienes controlen la temperatura y el consumo de la misma. Además, gracias a los termostatos inteligentes, se puede conseguir que la temperatura sea la adecuada en todo momento y ayudarte a controlar los consumos de tu calefacción.

¿Cuál es la temperatura recomendada?

Cada persona tolera de distinta manera la temperatura, algunas siempre tienen calor y estarán en manga corta aunque sea pleno invierno, otras por el contrario, estarán abrigados con varias capas de ropa y mantas.

    En la percepción de la temperatura influyen muchos factores como puede ser la cantidad de ropa que lleves encima. La grasa corporal es otro de los factores que marcan la temperatura de confort, a más grasa corporal, menos temperatura y viceversa.

    A pesar de que se trata de una sensación que puede ser en parte subjetiva, el organismo se encuentra más cómodo en ciertas temperaturas. Por este motivo, los expertos de IDAE (Instituto para la Diversificación del Ahorro y la Energía) indican que la temperatura recomendada para la calefacción en invierno debe oscilar entre los 19 y los 21 grados. Esta es la denominada temperatura de confort.

    Esta temperatura es la recomendada durante el día, con ella podemos realizar actividades de todo tipo sin morirnos de frío dentro de la casa. Por el contrario, para dormir, es necesario que la temperatura baje. A la hora de conciliar el sueño el cuerpo disminuye su temperatura y es necesario que la temperatura exterior del cuarto en el que estás durmiendo se encuentre entre los 15 y los 17 grados.

    Si la temperatura, tanto diurna como nocturna supera los 23 grados el aire estará más reseco y aumentará la incomodidad, además del consiguiente desembolso de dinero. Mantener una temperatura entre los 17 y los 21 grados de forma constante en tu hogar te puede ayudar ahorrar ya que por cada grado que aumentes la temperatura de la calefacción, el consumo energético de la misma aumentará un 7 por ciento.

    A pesar de estas recomendaciones, las necesidades del uso de la calefacción variarán a lo largo del día ya que durante las primeras horas de la mañana es cuando la temperatura es más baja y es necesario aumentar la temperatura. Por otro lado, aunque por la noche se recomiende bajar la temperatura de la calefacción, no es aconsejable apagarla del todo ya que a la hora de encenderla de nuevo será más difícil recuperar la temperatura y la caldera aumentará su consumo y trabajo para conseguirlo.

    Cómo controlar la temperatura

    Mujer ajustando la temperatura en un termostato digital

    Ahora que ya conoces cuál es la temperatura adecuada para la calefacción, deberás aprender a controlarla para mantener tu casa siempre a la temperatura ideal. Para ello, es importante que cuentes con un termostato, este será tu gran aliado a la hora de conseguir confort en tu casa y de ahorrar energía.

    Existen termostatos de distintos tipos y cualquiera de ellos te permitirá ajustar la temperatura de tu hogar.

    Termostatos analógicos:

    Se componen de una ruleta en la que se establece la temperatura. Están conectados a la caldera, de manera que cuando esta alcanza los grados especificados, se apaga automáticamente.

    Termostatos digitales:

    Además de permitirte establecer la temperatura, disponen de un temporizador para que la caldera se encienda y se apague a la temperatura indicada a la hora que hayas establecido.

    Termostatos inteligentes:

    Son la mejor solución para una calefacción eficiente. Te permiten controlar la temperatura, encender y apagar la calefacción a distancia y controlar los consumos.

    Además del uso de termostatos, puedes seguir algunos consejos que te ayudarán a controlar el consumo y ahorrar en calefacción. Puedes instalar válvulas termostáticas en los radiadores para ajustar la temperatura de cada uno de los radiadores de tu casa, de esta forma adecuarás el calor a la zona en la que te encuentres.

    Por otro lado, el aislamiento de la vivienda es esencial. Para que tu vivienda sea eficiente deberás contar con ventanas que no dejen que el calor se escape, aislamiento en paredes y suelos y persianas.

    ¿Y si no estás en casa?

    Debido al trabajo, muchas personas se pasan el día fuera de casa, por lo que no es necesario que la calefacción esté encendida durante todo el día. Para estos caso, es muy recomendable el uso de termostatos programables que podrás conectar un par de horas antes de llegar a casa para que la temperatura sea la adecuada. A pesar de ello, el termostato no debe bajar nunca de los 15 grados para que no haya consumos excesivos cuando quieras volver a encender la calefacción.

    En el caso de que te vayas varios días, deberás apagar la calefacción y  para evitar que a la vuelta de las mismas la temperatura haya descendido en exceso, antes de irte asegúrate de que las ventanas están bien cerradas y las persianas bajadas, te ayudará a mantener la temperatura.

    2018-11-30T13:50:07+02:004 diciembre, 2018|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.