Home > Cocina > Artículos > Cómo montar yemas de huevo

Cómo montar yemas de huevo

Yemas de huevo montadas a punto de cinta
3 Min de lectura
Seguro que sabes como hacer claras al punto de nieve, pero ¿sabes cómo montar las yemas de huevo para que queden con el volumen y la consistencia adecuados? Te lo contamos aquí.
Logo Canal Hogar Mapfre
Blog hogar MAPFRE
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avala como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias sobre temas como bricolaje, limpieza del hogar y animales de compañía. | Web

El equipo de redacción de MAPFRE lleva más de diez años investigando y publicando artículos relacionados con el mundo del hogar, con temáticas como bricolaje, recetas de cocina y limpieza del hogar, entre otras. No te pierdas todos nuestros consejos y guías para hacer de tu casa el hogar con el que siempre has soñado.
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias.

Hay infinidad de postres y repostería para los que se utilizan claras al punto de nieve, pero también existe batir a punto de cinta, si alguna vez lo has visto en un recetario y no sabías a qué se refería, es el momento de aprenderlo: montar las yemas del huevo (en lugar de las claras). No es tan habitual, pero para preparar masas batidas para un bizcocho se emplea esta técnica. Te contamos cómo hacerlo.

¿Cómo montar yemas de huevo?

un bol con yemas de huevo

Las yemas batidas a punto de cinta se usan para diversas recetas de masas batidas, como por ejemplo de bizcochos. Tras batirlas, las yemas se tornan de un color más pálido y adquieren cierto volumen, para saber que están en su punto deben tener una consistencia ligera y homogénea y al levantar las varillas, la mezcla cae como si fuera una cinta, sin cortes. De ahí su nombre.

Para conseguir esta mezcla sigue estos pasos:

Separa las claras de las yemas

Evita valerte de la propia cáscara del huevo, ya que podría estar contaminada por microorganismos como la Salmonella. En su lugar es más recomendable separar la yema de la clara usando la mano, como se muestra en este vídeo:

Añade el azúcar

Sobre el recipiente con yemas vierte un poco de azúcar (una cucharada de azúcar por cada huevo, aproximadamente).

Cabe recordar que el azúcar es una sustancia higroscópica, por lo que, si dejas la mezcla sin batir durante más de cinco minutos, la poca espuma de la yema habrá desaparecido. Por eso la clave está en comenzar a batir nada más incorporar el azúcar.

Bate las yemas

Puedes usar varillas manuales, pero tardarás más, sin contar el esfuerzo físico en el brazo. Lo mejor es usar una batidora eléctrica.

Primero debes girar el batidor manualmente sobre la mezcla, sin encenderlo, hasta que el azúcar se integre bien con las yemas. Acto seguido, enciende la máquina y bate durante 10 o 12 minutos a velocidad alta.

Si tras ese tiempo consigues una mezcla con algo más de volumen, de un tono blanquecino y fluida, habrás conseguido tu objetivo.

¡Tus postres quedarán de 10!

Después de cocinar toca limpiar, puedes poner el lavavajillas para ahorrar agua y tiempo, y si de repente deja de funcionar acuérdate que el Seguro de Hogar MAPFRE repara los electrodomésticos de marca blanca.

Calcula tu seguro ahora

Elige otro seguro a calcular

Publicado por Blog hogar MAPFRE
- 17 Feb, 2022

Comentarios (0)

Te puede interesar

Cuenco de avena cortada en acero servido con fruta fresca y miel

4 Min de lectura

La avena es un cereal nutritivo que sin duda enriquecerá nuestras recetas. Te contamos los tipos de avena que existen, cómo diferenciar unos de otros y cómo preparar cada uno de ellos.

Suscríbete a nuestro boletín

Consigue tu recetario

0