Inicio  /  Mascotas  /  Perros  /  Parques para perros: normas y consejos

Parques para perros: normas y consejos

5 minutos | Los parques para perros son áreas específicas creadas para el disfrute de los canes, especialmente en las ciudades o zonas urbanas. Solo en Madrid hay más de 150 áreas de estas características, descubre cómo usarlas.

El parque para perros se ha incorporado al paisaje urbano para dar respuesta al creciente número de mascotas que conviven con las personas. Estas zonas públicas están pensadas para ofrecer a los animales áreas propias de juego, diversión, entrenamiento y recreo con la máxima libertad. Para posibilitar el uso conjunto de diferentes perros y favorecer la convivencia, estos espacios están sujetos a normas y reglas de seguridad.

Parques para perros ¿Qué son?

Los espacios de esparcimiento para perros han sido creados para dar respuesta a las necesidades de las mascotas que viven en zonas urbanas principalmente. Se trata de zonas acotadas para uso exclusivo de perros y sus dueños.

Como parte de las instalaciones y servicios municipales a la comunidad, los ayuntamientos han incorporado los parques de recreo caninos. No hay un único modelo y en cada lugar puedes encontrar diferentes medidas, formas, tamaño y equipamiento en estas áreas. Como norma general puedes contar con que en estas zonas los perros no necesitan usar correa ni arnés, disfrutando de total libertad, aunque es esencial siempre consultar la normativa específica del sitio que visites.

Perro negro junto a perro marrón mirando hacia una puerta de vallado.

Como decíamos, no hay un solo tipo de parque para perros, según el espacio, el presupuesto y las posibilidades del lugar, los ayuntamientos diseñan áreas de esparcimiento canino diferentes. No obstante, con pocas variedades puedes encontrar en la mayor parte de los casos:

  • Área vallada para uso exclusivo de perros.
  • Fuente para perros
  • Elementos de entrenamiento y juego, tipo agility.
  • Espacios con diferentes suelos: arena, gravilla e hierba, sobre todo.
  • Los más grandes tienen zonas de uso diferenciada según la edad o condiciones de tu perro. Por ejemplo, los cachorros disfrutan de su propio espacio en compañía de otros iguales.

Normas de convivencia en un parque de perros

La normativa de uso de un área de esparcimiento canino depende de la administración municipal por lo que hay diferentes regulaciones dentro de este marco. No obstante, no hay grandes diferencias entre todas las que existen en España. A la entrada del área para perros encontrarás un panel específico y claro con las normas de convivencia y también de seguridad que deben respetarse en este espacio que nunca debes olvidar que es de uso público.

1. Horario

Los espacios para perros están vallados y cerrados, sin embargo, por lo general, nadie se encarga de controlar su entrada o salida ni se clausuran ni abren a horarios concretos. Esto no significa que no tengan un horario de uso, al menos, recomendado y especialmente si están instalados en zonas residenciales. Por lo general, se marcan horarios permitidos entre las 8 de la mañana y las 10 de la noche.

2. Prohibido entrar con comida

No es nada recomendable que entres con alimentos ni para personas ni para mascotas. Esto incluye golosinas y cualquier tipo de comida. Ten en cuenta que habrá otros animales y no todos reaccionan igual ante olores de comida por ejemplo. La comida se puede convertir en un motivo de disputa o entre perros que estén usando la zona recreativa. Para evitar este tipo de situaciones, como norma general, en los parques para perros no se permite la comida ni para humanos ni para mascotas.

3. Hay que recoger las deposiciones de tu perro

Aunque las áreas para perros son de uso exclusivo para ellos y se mantienen, limpian y cuidan por los servicios municipales; ello no implica que no tengas la obligación de recoger los excrementos que puedan hacer tus perros en el parque. Colaborar de forma activa en la limpieza del espacio público para perros es beneficioso para ti, para tu perro y para todos los usuarios de cara a poder disfrutar de un espacio cuidado y limpio, libre de excrementos que además de generar malos olores, pueden ser fuente de enfermedades también.

4. Collar identificativo

Aunque el perro vaya a estar suelto dentro del área de recreo se obliga al uso de collar. Los canes con collar facilitan que todos los usuarios reconozcan que son perros bajo la responsabilidad de alguien y permite que en el caso de que se cuelen perros callejeros o abandonados se les pueda identificar con mayor facilidad.

5. Prohibida la entrada de perros en celo, sin vacunar o enfermos

Para evitar problemas con otros usuarios del parque no se suele permitir la entrada de perras cuando están en su etapa de celo. Igualmente ocurre con los perros enfermos o que atraviesen procesos contagiosos, consulta con tu veterinario este punto y si es necesario evita durante el tiempo recomendado acudir a estos parques para no contagiar a los amigos de tu perro. Si tu perro tiene síntomas de rabia o cualquier otra enfermedad, también evita visitar estos lugares.

6. Uso de bozal para los perros potencialmente peligrosos (ppp)

De acuerdo con la normativa específica y teniendo en cuenta que el área de perros no deja de ser un espacio público aunque acotado y especial para canes, los perros pertenecientes a razas clasificadas como ppp también deben usar bozal dentro del parque.

7. Prohibida la entrada de juguetes

Aunque se trata de un área recreativa y de ocio, es mejor que evites llevar los juguetes de tu perro o elementos como pelotas, silbatos o similares. Se trata de evitar conflictos o situaciones de tensión con otros canes. Ten en cuenta que un nuevo elemento de juego puede generar demasiada excitación en una zona llena de perros y por otra parte, no todos los animales llevan bien el compartir sus cosas. Mejor evita problemas o utiliza solo este tipo de elementos si el área está vacía.

8. Vigila a tu perro

Los parques de perros se caracterizan por estar vallados lo que significa que en principio los perros no pueden escaparse ni salir del área sin tu colaboración. Sin embargo, otros usuarios entran o salen y tu mascota puede aprovechar esta ocasión por lo que no debes perderle de vista.

La libertad de movimiento es la gran ventaja de este tipo de parques, pero dado que es un espacio compartido con otros usuarios debes enseñar a tu perro el respeto y tienes que estar atento para que su comportamiento no moleste o incomode a otros. La sociabilidad es una característica que depende del carácter del perro y de otros factores, no debes dejar de vigilar para proteger a tu mascota.

9. Cuida el espacio y enseña a tu perro a hacerlo

Recuerda que los principales beneficiados de que el área recreativa esté en el mejor estado posible sois vosotros mismos: tu perro y tú por lo que interesa colaborar de forma activa en su limpieza y mantenimiento. No arrojes basura ni desperdicios, vigila que tu perro use, pero no estropee ni los elementos de juego ni la hierba o la arena.

2019-05-08T11:37:03+00:001 abril, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.