///5 alimentos que no debes darle nunca a tu mascota

5 alimentos que no debes darle nunca a tu mascota

5 minutos | Existen una serie de alimentos que no deben comer ni los perros ni los gatos, ya que su estómago no está preparado para recibirlos y podrían causarles graves problemas. Algunos de ellos ya los conoces, pero seguro que otros te sorprenderán.



Son muchos los dueños de perros y gatos a los que les gusta premiar a sus mascotas con determinados alimentos que se salen de lo habitual, con el fin de mimarles y mostrarles cariño. Sin embargo, a pesar de las buenas intenciones, este hecho no es siempre aconsejable: depende del alimento. Los hay que pueden causar graves problemas y enfermedades a nuestros animales. ¿Quieres saber de cuáles se tratan?

Alimentos que no deben comer los perros y los gatos

Tanto los perros como los gatos viven en nuestras casas como uno más de la familia. Eso hace que tendamos a tratarlos como si de verdad fueran humanos y creer, por eso, que pueden comer nuestra misma comida. A veces, un sentimiento de lástima nos hace ceder y les damos de nuestra comida sin pensar el grave daño que podemos provocar a nuestros fieles amigos.

Reseñamos los alimentos que son más perjudiciales para cada especie, aunque la mayoría de ellos son comunes a ambas, como veremos.

ALIMENTOS PROHIBIDOS PARA PERROS

Primer plano de un perro comiendo en un cuenco

Por lo que respecta a los perros, los alimentos que nunca deberíamos darle, ya que podríamos perjudicar gravemente su salud, son:

  • El chocolate. Este alimento es una de las peores cosas que podemos darle a un perro. Contiene una sustancia, la teobromina, que su organismo difícilmente puede metabolizar. Afecta el sistema nervioso central, ocasiona hiperactividad, taquicardia, vómito y diarrea. En pequeñas cantidades, le puede producir dolores estomacales y mareos, pero si nos excedemos, le podemos provocar espasmos, convulsiones e, incluso, un ataque al corazón. De entre todas las variedades de chocolate, el negro resulta el más perjudicial.
  • Los huesos. A los perros les gusta mucho roer huesos, por eso todo el mundo cree que son un buen alimento para ellos, pero la verdad es que son peligrosos. Los huesos duros pueden dañar el esmalte de sus dientes o rompérselos. Además, si logran romperlos, alguna esquirla se le puede atascar en la tráquea y provocarle ahogamiento. Los peores huesos son los de pollo, porque son fácilmente astillables y si no los mastican bien puede que alguna astilla se les clave en el intestino causándole una hemorragia.
  • El azúcar y los dulces. El azúcar en exceso, lo mismo que en los humanos, puede causarles diabetes, obesidad y problemas dentales. La cosa se agrava en los perros, porque la ingesta de una pequeña cantidad puede ser desastrosa. El organismo de los canes es muy sensible al azúcar y, por tanto, se recomienda no dársela nunca, ni tampoco dulces ni productos azucarados.
  • Los frutos secos. En este apartado, se llevan la palma las nueces. El motivo es que son muy ricas en grasas y en fósforo, dos componentes que consumidos en grandes cantidades les pueden producir fuertes dolencias y la formación de piedras en los riñones, así como espasmos musculares, diarrea, etc. Las nueces de Macadamia, tan sabrosas y beneficiosas para los humanos, son las más tóxicas para los perros por su alto contenido en fósforo.
  • Las bebidas estimulantes, como el café, el té, y todas las bebidas que contienen alcohol, pueden resultar fatales para un perro. Aunque el sentido común nos dicta que no debemos darles este tipo de bebidas, los hay que se  las proporcionan a sus mascotas por diferentes motivos. La cafeína contiene metilxantina, sustancia que estimula el sistema nervioso del animal, provocándole hiperactividad, taquicardia, respiración agitada, temblores, inquietud, deshidratación, vómitos y sangrados, etc.

Esta sustancia está presente en otros alimentos y bebidas, como el chocolate, los refrescos, el té negro y en otros muchos. La teína también es un poderoso estimulante que no debe dársele a un perro. Por su parte, las bebidas alcohólicas causan los mismos efectos en el hígado y en el cerebro de un perro que en el de los humanos, pero con la diferencia de que, en los perros, con cantidades de ingesta mucho menores, el daño causado es considerablemente mayor. Sólo un poco puede causar vómitos, diarrea, desorientación, dificultad para respirar.

ALIMENTOS PROHIBIDOS PARA GATOS

Primer plano de una mano dando un trozo de comida a un gato

Los gatos pueden sufrir también, al igual que los canes, dolencias y enfermedades por culpa de nuestro excesivo cariño y falta de conocimientos en lo que respecta a su alimentación.

    Muchas personas les dan las sobras de la comida sin pensar que esos alimentos muy elaborados y condimentados contienen sustancias que les pueden sentar muy mal, porque su sistema digestivo es diferente del nuestro

    Este tipo de comida no solo no satisfará sus necesidades nutricionales, sino que le proporcionará una cantidad excesiva de calorías. Entre los alimentos que nunca deberás dar a tu gato, tenemos:

    • El pescado. Dicho así, puede parecer una barbaridad porque todos sabemos el gusto de los gatos por el pescado. Lo que no se sabe tanto es que la ingesta excesiva de vísceras de pescado crudo pueden provocarle parálisis o rigidez muscular, debido a la falta de vitamina B1, que es destruida por un componente que tienen dichas vísceras. Otro peligro inherente al pescado son las espinas que pueden producir perforaciones y obstrucciones intestinales. El pescado crudo tiene otro peligro oculto: el anisakis, que también puede causar molestias estomacales. En el caso de darles carne o pescado debe estar siempre cocinado y sin sal.
    • La leche. Otra sorpresa. Después de ver a un gato con qué gusto lame y relame su cuenco de leche ¿cómo pensar que le sienta mal? Pues así es. Como algunos humanos, los gatos adultos son intolerantes a la lactosa, y por eso tienen diarreas, vómitos y problemas digestivos si la ingieren. Si no les sentara mal, se les puede dar leche pero en pequeñas cantidades y de forma esporádica. Lo ideal sería darles leche baja en lactosa o mejor preparados lácteos específicos para ellos.
    • El chocolate tampoco es recomendable, ya que la incapacidad del metabolismo del gato para eliminar la teobromina que contiene puede provocarle la muerte.
    • Los huesos de pollo son peligrosos porque su ingesta le puede provocar daños en el intestino por perforación u obstrucción.
    • La cebolla, el cebollino, los puerros, y sus brotes verdes son alimentos que tampoco debemos dar a nuestro gato, ya que destruyen sus glóbulos rojos provocándole anemia.

    Ya lo sabes, si quieres cuidar la salud de tu mascota empieza por la alimentación y por proporcionarle un estilo de vida saludable. Además, mímale con la mejor de las protecciones: el Seguro para Mascotas de MAPFRE, una póliza flexible que permite contratar una cobertura básica (de daños al animal) o una ampliada que incluye la garantía de asistencia veterinaria. Además, en ambos casos se puede incluir de forma opcional la responsabilidad civil.

    2018-08-28T15:39:15+02:0019 febrero, 2018|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.