///Jardín perfecto ¿Qué necesitan las plantas para vivir?

Jardín perfecto ¿Qué necesitan las plantas para vivir?

5 minutos | Saber qué necesitan las plantas para vivir a priori es fácil: agua. Pero, también son precisos otros elementos para poder realizar su proceso metabólico y crecer.

Las flores dan a tu jardín o a tu terraza un toque de alegría, aunque en muchas ocasiones sin saber por qué algunas de ellas acaban muriendo. Es posible que no les apliques los cuidados que necesitan  las plantas para vivir y poder crecer de manera sana.

Al igual que los seres humanos estas se alimentan de nutrientes y otros elementos. A la hora de cuidar tu jardín debes tener claro qué necesitan las plantas para vivir y cubrir todas sus necesidades.

Cada especie es un mundo y no todas tendrán las mismas necesidades, también debes tener en cuenta que las plantas no crecen igual en espacios grandes que en maceteros en un balcón. Lo primero que debes hacer es analizar el entorno en el que las vas a plantar y descubrir qué especies son las idóneas para el clima y el espacio con el que cuentas. Existen especies que apenas requieren cuidados y otras de las que debes estar siempre pendiente para garantizarles un crecimiento sano.

A pesar de las especificaciones propias de cada especie todas ellas necesitan los mismos elementos para poder vivir, por tanto, una planta nunca podrá crecer si no cuenta con agua, luz un sustrato adecuado y minerales que permitan desarrollar su proceso metabólico. Con estos elementos, la planta puede realizar la fotosíntesis y alimentarse de manera correcta.

Qué necesitan las plantas para vivir

Como hemos indicado, los elementos que conforman el entorno son esenciales a la hora de mantener viva una planta. A continuación vamos a desglosar algunos de los elementos indispensables para la vida de tus flores y plantas. Ten en cuenta, que estos son unos consejos generales y que algunas plantas necesitan un tratamiento especial para poder crecer y desarrollarse correctamente.

La luz

Es uno de los elementos primordiales para las plantas. Todas ellas, en mayor o menor medida necesitan de la luz para poder realizar el proceso de fotosíntesis. Mediante esta son capaces de transformar las moléculas de CO2 y el agua en hidratos de carbono que funcionarán como alimento. Por ello, una planta en un lugar en el que no recibe luz no podrá realizar el proceso.

Por otro lado, debes tener cuidado con la cantidad de luz que reciben, algunas de ellas necesitan luz directa, pero para otras es perjudicial ya que pierden demasiada agua durante el proceso y sus hojas pueden llegar a quemarse. Existen plantas que crecen mejor a la sombra, antes de ubicarlas, infórmate sobre ello para conseguir el lugar ideal para ellas.

El agua

Las plantas necesitan agua para vivir, es algo esencial para poder alimentarse e hidratarse correctamente. Es indispensable a la hora de poder sintetizar el alimento y poder transportar los minerales. Por dentro de la planta corre la denominada savia bruta que está compuesta de agua, nitrógeno, fósforo y potasio. Además de estos minerales esenciales, la planta necesita otros nutrientes que puede encontrar en el sustrato.

A través de las raíces y por mediación del agua, estos serán succionados por la planta para llegar hasta las hojas. Si la tierra no está húmeda durante este proceso, tus plantas no lograrán alimentarse.

Además de los procesos antes señalados, también transpiran, es decir, pierden humedad. Si no tiene agua suficiente, la planta eliminará más agua de la que puede recuperar e inevitablemente morirá. En el caso contrario, en el del exceso de riego, también hay que tener cuidado ya que si la tierra está demasiado húmeda, las raíces no dispondrán de oxígeno en el suelo.

Algunas plantas como los cactus no necesitan demasiada agua, el exceso de riego podría matarlas, pero otras, en cambio necesitan de una humedad constante para poder crecer. Debes revisar bien qué tipo de estas tienes plantadas o quieres plantar en tu jardín para adecuar los sistemas de riego.

El sustrato

Manos plantado cactus en macetas de pequeño tamaño

El sustrato no es otro que la superficie sobre la que se asienta la planta. En él penetran las raíces para obtener los alimentos y conseguir los nutrientes necesarios para la vida. No todos los suelos son iguales, dependiendo de sus componentes serán beneficiosos para unas u otras especies. La textura es esencial para conocer qué puedes plantar en ellas. Existen varios tipos de suelos según sus texturas:

  • Suelos arenosos: son aquellos que no retienen el agua correctamente, y por consiguiente, tampoco los nutrientes. Si el suelo en el que se asientan tus plantas es de este tipo debes estar pendiente de proporcionar de manera muy constante agua y minerales para poder lograr que las plantas crezcan correctamente en este entorno.
  • Suelos arcillosos: son un tipo de suelo muy común, pero retienen mucho la humedad y se apelmazan con facilidad. Esto hace que las raíces cuenten con menos oxígeno. Para que las plantas puedan desarrollarse el riego en este tipo de sustrato debe ser esporádico y escaso.
  • Sustrato universal: si lo que quieres es garantizar la supervivencia de las especies que viven en tu jardín o en tus macetas, lo mejor que puedes hacer es aportarles este tipo de tierra. Por lo general, es recomendable para todo tipo de plantas. En algunos casos, necesitarás un sustrato especial con nutrientes adaptados para algunas especies.

Además de tener en cuenta el tipo de suelo sobre el que se asientan debes comprender el tipo de PH con el que cuenta la tierra. Lo ideal para cualquier especie es un PH en torno al 7, lo que se denomina PH neutro, de esta manera les asegurarás la correcta asimilación de los nutrientes de la tierra.

Nutrientes

Estos, al igual que el resto de elementos son esenciales para la vida por lo que deberás reponerlos cada cierto tiempo.  Por lo general, las plantas suelen necesidad un total de unos 13 nutrientes, algunos de ellos el mayor medida. Estos se dividen en dos grandes grupos:

  • Macronutrientes: son los más necesarios. Tus plantas deben disponer siempre de nitrógeno, potasio, fósforo, calcio, magnesio y azufre.
  • Micronutrientes: son necesarios en menor medida y su ausencia no causas daños graves en el desarrollo. Estos son hidrógeno, zinc, magnesio, boro, cobre, molibdeno y cloro.
2020-05-20T14:08:26+00:0010 noviembre, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.