///Instalar focos con sensor en el jardín: cómo los configuro

Instalar focos con sensor en el jardín: cómo los configuro

3 minutos | Tras instalar un foco con sensor de movimiento, llega el momento de regular su distancia, la intensidad de la luz, la sensibilidad al movimiento, etc. Te contamos cómo hacerlo.

Los focos con sensor de movimiento son ideales para zonas de paso donde no es necesario tener una iluminación permanente. Este tipo de luces se activan cuando detectan variaciones de temperatura dentro de su campo de acción, es decir, cuando el sensor capta la energía que emite el cuerpo humano. Económicamente, instalar un foco con sensor es un acierto, ya que reduce de forma considerable el gasto energético y, por tanto, la factura de la luz.

Además, son un buen método de seguridad contra ladrones: si se colocan estratégicamente, servirán como medida disuasoria para evitar que los intrusos lleguen a la vivienda al ser sorprendidos por la luz.

No hay que confundir el sensor de movimiento con el de presencia. Mientras el primero detecta el calor que desprenden las personas u objetos móviles a través de infrarrojos, activándose o desactivándose en función de esta imagen térmica; el segundo funciona captando la luz o el calor de forma continuada, lo que le hace tener mayor sensibilidad al movimiento.

Si te parece interesante la idea de instalar un foco con sensor de movimiento en el jardín de tu casa, te contamos las opciones que existen para configurarlo.

Instalar un foco con sensor: ¿cómo configurarlo?

Focos con sensor de movimiento

Fuente: https://bit.ly/2YlgPbQ

Regulación por distancia

Esta opción permite regular el alcance que tiene el sensor para detectar movimiento. Para ello, solo tienes que accionar un mango similar a una bola articulada y elegir qué área quieres que cubra el sensor. El área de cobertura crece a medida que lo separas del aparato.

Regulación temporal

La regulación temporal permite programar el periodo de tiempo que las luces se mantendrán encendidas cuando detecten una presencia.

En la base del sensor verás un interruptor a través del cuál puedes determinar cuánto tiempo quieres que la luz esté encendida. Para ello, debes elegir un determinado número de minutos, que en la mayoría de los casos suelen estar entre 1 hasta 10 minutos.

Regular la intensidad de la luz

También se puede configurar la intensidad de la luz, ya que no todos los espacios del jardín tienen las mismas necesidades. De esta manera, se puede iluminar con mayor intensidad las zonas de paso, y dejar una iluminación de ambiente en los focos repartidos entre las plantas del jardín.

Regulación del nivel de sensibilidad

El problema de instalar un foco con sensor es que cualquier movimiento puede hacer que se encienda, y algo tan simple como una polilla revoloteando frente a él puede hacer que las luces se activen constantemente. Por suerte, este problema se puede evitar configurando su nivel de sensibilidad.

Todos los sensores de movimiento incorporan un jumper de sensibilidad con tres o cuatro pines en la placa, siendo 1 el pin más sensible a los movimientos y 4, el menos sensible. Además, también hay una regleta de altura que sirve para regular la altura del haz del infrarrojo, lo que evita que se active por la presencia de mascotas.

2020-08-26T10:44:36+02:0028 agosto, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.