Salmorejo de remolacha y tomate

Inicio  /  Cocina  /  Recetas  /  Sopas y Cremas  /  Salmorejo de remolacha y tomate

Salmorejo de remolacha y tomate

El salmorejo de remolacha es una gran opción para tus comidas veraniegas. Las sopas y platos fríos pueden convertirse en tu mejor aliado para los días de calor, por lo que te presentamos este plato con un toque dulce para una comida ligera y saludable.

Salmorejo de remolacha en un vaso con un biscote de pan
El salmorejo de remolacha es una gran opción para tus comidas veraniegas. Las sopas y platos fríos pueden convertirse en tu mejor aliado para los días de calor, por lo que te presentamos este plato con un toque dulce para una comida ligera y saludable.
Dificultad Difícil
Temperatura Frío
Cocinado Hervido
Bebidas que acompañan Agua
Coste Barato (menos de 3 Euros)
Receta para Todos
Fecha señalada Diario, Verano
Tiempo 20minutos
El salmorejo de remolacha es una gran opción para tus comidas veraniegas. Las sopas y platos fríos pueden convertirse en tu mejor aliado para los días de calor, por lo que te presentamos este plato con un toque dulce para una comida ligera y saludable.
Dificultad Difícil
Temperatura Frío
Cocinado Hervido
Bebidas que acompañan Agua
Coste Barato (menos de 3 Euros)
Receta para Todos
Fecha señalada Diario, Verano
Tiempo 20minutos
Ingredientes
  • 1 kilo Tomates maduros
  • 300 gramos remolacha
  • 200 gramos Pan
  • 250 mililítros AOVE
  • 1 diente Ajo
  • 1 pizca sal
  • 1 chorro Vinagre
Elaboración
  1. Se trata de un plato muy sencillo de realizar y, sobre todo, muy sano. Lo primero que debes hacer es conseguir productos frescos y de calidad para lograr el mejor resultado. Una vez que los tengas, lo primero será preparar la remolacha para poder realizar el plato utilizándola como base.
  2. Es importante limpiar bien la remolacha para eliminar cualquier rastro de tierra o suciedad. A continuación, colócala sobre una tabla y utiliza un cuchillo para cortar el tallo. Pero no cortes todo el tallo, conserva unos 10 centímetros para mantener todo el color de la remolacha durante el proceso de cocción, luego deberás retirarlo.
  3. Una vez cortada, coloca un poco de agua con sal en una cazuela lo suficientemente grande para albergar toda la cantidad de esta hortaliza que hemos cortado. Deja que comience a hervir y añade en ella toda la remolacha que has preparado previamente sin pelar. Deja que se cueza durante una hora aproximadamente. Para comprobar si está en su punto, pincha con un cuchillo un trozo hasta que compruebes que está tierno.
  4. Cuando la remolacha esté cocida, retírala del fuego y colócala en un escurridor para eliminar el exceso de agua. Ahora deberás dejarla enfriar para poder continuar con el proceso. Una vez fría podrás empezar a pelarla usando para ello un pelador o un cuchillo afilado. Después, córtala en trozos de tamaño medio y resérvala.
  5. Tras la realización de este proceso, deberás preparar los tomates. Lávalos para que no queden rastros de tierra y córtalos en trozos de tamaño medio. Ahora deberás integrar todos los ingredientes, para ello, usa el vaso de la batidora y añade la remolacha, el tomate, el ajo, el pan, la sal y el aceite de oliva. Deja la mezcla reposar durante unos minutos para que el pan se ablande.
  6. Tritura la mezcla elaborada hasta que se forme una crema. Cuando ya esté, añade un chorrito de aceite de oliva mientras bates a una velocidad baja. De esta forma, lograrás que quede mucho más cremoso. Para eliminar restos de impurezas y lograr una mejor textura utiliza un pasapurés. En el caso de que haya quedado espeso podrás aligerarlo con un poco de agua.
  7. Una vez preparado comprueba que el punto de sal es el correcto y añade un chorrito de vinagre al gusto. A continuación, deberás introducirlo en el frigorífico para que se enfríe antes de consumirlo. A la hora de servirlo, puedes trocear unos pistachos y añadirlos al plato para aportar un toque crujiente.
Elaboración
  1. Se trata de un plato muy sencillo de realizar y, sobre todo, muy sano. Lo primero que debes hacer es conseguir productos frescos y de calidad para lograr el mejor resultado. Una vez que los tengas, lo primero será preparar la remolacha para poder realizar el plato utilizándola como base.
  2. Es importante limpiar bien la remolacha para eliminar cualquier rastro de tierra o suciedad. A continuación, colócala sobre una tabla y utiliza un cuchillo para cortar el tallo. Pero no cortes todo el tallo, conserva unos 10 centímetros para mantener todo el color de la remolacha durante el proceso de cocción, luego deberás retirarlo.
  3. Una vez cortada, coloca un poco de agua con sal en una cazuela lo suficientemente grande para albergar toda la cantidad de esta hortaliza que hemos cortado. Deja que comience a hervir y añade en ella toda la remolacha que has preparado previamente sin pelar. Deja que se cueza durante una hora aproximadamente. Para comprobar si está en su punto, pincha con un cuchillo un trozo hasta que compruebes que está tierno.
  4. Cuando la remolacha esté cocida, retírala del fuego y colócala en un escurridor para eliminar el exceso de agua. Ahora deberás dejarla enfriar para poder continuar con el proceso. Una vez fría podrás empezar a pelarla usando para ello un pelador o un cuchillo afilado. Después, córtala en trozos de tamaño medio y resérvala.
  5. Tras la realización de este proceso, deberás preparar los tomates. Lávalos para que no queden rastros de tierra y córtalos en trozos de tamaño medio. Ahora deberás integrar todos los ingredientes, para ello, usa el vaso de la batidora y añade la remolacha, el tomate, el ajo, el pan, la sal y el aceite de oliva. Deja la mezcla reposar durante unos minutos para que el pan se ablande.
  6. Tritura la mezcla elaborada hasta que se forme una crema. Cuando ya esté, añade un chorrito de aceite de oliva mientras bates a una velocidad baja. De esta forma, lograrás que quede mucho más cremoso. Para eliminar restos de impurezas y lograr una mejor textura utiliza un pasapurés. En el caso de que haya quedado espeso podrás aligerarlo con un poco de agua.
  7. Una vez preparado comprueba que el punto de sal es el correcto y añade un chorrito de vinagre al gusto. A continuación, deberás introducirlo en el frigorífico para que se enfríe antes de consumirlo. A la hora de servirlo, puedes trocear unos pistachos y añadirlos al plato para aportar un toque crujiente.
Ingredientes
  • 1 kilo Tomates maduros
  • 300 gramos remolacha
  • 200 gramos Pan
  • 250 mililítros AOVE
  • 1 diente Ajo
  • 1 pizca sal
  • 1 chorro Vinagre
2019-08-06T12:31:20+02:007 agosto, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar