/Lomo de cerdo con leche, receta y trucos

Lomo de cerdo con leche, receta y trucos

4 minutos | El lomo de cerdo con leche es la receta definitiva para los que no consiguen que esta pieza de carne les quede jugosa y tierna. La introducción de la leche en el asado permite que la carne mantenga todas sus propiedades, potenciando su sabor y evitando que pierda sus jugos.

La receta de lomo de cerdo con leche más sencilla. Te enseñamos los trucos para conseguir que la carne esté más jugosa.
Dificultad Fácil
Cocinado Olla de presión
Bebidas que acompañan Agua, Vino blanco
Coste Barato (menos de 3 Euros)
Receta para Todos
Tiempo <45Minutos
La receta de lomo de cerdo con leche más sencilla. Te enseñamos los trucos para conseguir que la carne esté más jugosa.
Dificultad Fácil
Cocinado Olla de presión
Bebidas que acompañan Agua, Vino blanco
Coste Barato (menos de 3 Euros)
Receta para Todos
Tiempo <45Minutos
Ingredientes
  • 1 pieza Lomo de cerdo de unos 800 gramos
  • 1 litro Leche entera
  • sal
  • Pimienta
  • Laurel
  • aceite de oliva
Elaboración
  1. Preparar esta pieza de carne que puede ser el perfecto plato principal de cualquier comida o evento, no te va a llevar más de 45 minutos, incluido el tiempo de cocción. Es una preparación de las más sencillas puesto que no exige ni dotes de chef, no herramientas ni cacharos que no estén habitualmente en cualquier cocina.
  2. Prepara la pieza Limpia posibles restos de grasa de la pieza. Adereza completamente la pieza con sal y pimienta, sin dejarte las zonas laterales e insistiendo en los condimentos según el gusto personal. Aunque posteriormente se puede rectificar el punto de sal por lo que lo recomendable es mejor poner menos que más, si tienes dudas.
  3. Sella la carne En una olla de tamaño suficiente para albergar la pieza completa, pon aceite de oliva en el fondo, lo justo para llenar la superficie completa con una capa muy fina. Cuando este caliente, introduce con cuidado el lomo, dale vueltas y dora por completo para que toda la carne quede sellada y no deje escapar jugos durante la cocción posterior. Atención a los extremos del corte que a menudo se olvidan y es una de las razones por las que el asado puede quedar seco.
  4. Cocción en leche Incorpora la leche, junto con una pizca más de sal y pimienta, además de las hojas de laurel. La pieza debe quedar cubierta de leche. Tapa para ser más eficiente en la cocción y ahorrar energía.
  5. Mantén la potencia de la cocina a fuego moderado, evitando la máxima potencia para que la carne quede tierna. Suelen ser suficientes unos 40 minutos, pero se recomienda vigilar cada poco tiempo y dar la vuelta a la pieza, al menos, una vez en la mitad de la preparación. Si la leche se consume, antes de acabar de hacerse, añade, sin problemas, es importante que no quede seca la olla.
  6. Retirar en su punto Dado que el tiempo de cocina es estimado y depende de factores como el tipo de fuego que se emplee o la carne, lo mejor es comprobar que la carne está en su punto antes de retirarla. Lo más fácil es hacer un pequeño corte en el centro de la pieza, por la zona más gruesa y observar el interior. Si ha perdido su color rojo y suelta un líquido transparente, está listo para sacarse. Aparta la pieza en una fuente o bandeja y deja reposar.
  7. La salsa de leche Con la pieza de carne hecha y fuera de la olla, en el recipiente quedará la salsa de leche que es ideal para acompañar esta receta. Es suave y muy ligera por lo que resulta atractiva a la mayor parte de comensales.
  8. Pon la salsa en la misma olla a fuego intenso para que espese. Si es necesario, podrías añadir una cucharada pequeña de harina o maicena, pero no suele ser preciso y la salsa ganaría en densidad, pero también será más pesada en aporte calórico.
  9. En este momento prueba la salsa para añadir si es necesario más sal o pimienta, según las necesidades y el gusto. Después, cuela la salsa y reserva para emplatar o servir en la mesa.
  10. Presentación, conservación y congelación El lomo de cerdo en leche es una receta que va a ser asidua en tu cocina por lo recurrente que resulta. Hay 3 formas de degustar la deliciosa carne tal y como queda con leche.
  11. En el momento Si cocinas la carne para servirla en el momento, tienes dos opciones. Emplatar de manera individual los filetes para cada comensal o servir el redondo en la mesa para filetear y servir. Es un plato perfecto también para una comida informal, tipo buffet. La carne cuando esté templada puedes filetearla en lonchas más o o menos finas al gusto, la salsa puede servirse sobre la carne a parte o en salsera para que cada uno de tus invitados se sirva como prefiera.
  12. Conservar en el frigorífico La carne y la salsa puedes cocinarla para comerla al día siguiente, sin problemas. No es recomendable mantenerla en el frigorífico más de 24 0 36 horas para que la carne no pierda sus mejores condiciones para comer. Guarda la carne por un lado y la salsa por otro, ambas en recipientes herméticos y cerrados hasta consumo.
  13. Congelación Si no vas a consumir el lomo de cerdo de forma inmediata o en menos de un día, lo mejor es congelarlo para preservar su mejor sabor y condiciones. Puedes hacerlo en filetes, en paquetes o raciones individuales para lo que es práctico usar plástico transparente de cocina.
  14. O es posible, congelar la pieza al completo en una bolsa para congelado. En cualquiera de los casos, la salsa siempre ponla en el congelador a parte de la carne, en un bote de cristal – no lo llenes al máximo - y descongela correctamente para disfrutar de carne tierna y jugosa.
Elaboración
  1. Preparar esta pieza de carne que puede ser el perfecto plato principal de cualquier comida o evento, no te va a llevar más de 45 minutos, incluido el tiempo de cocción. Es una preparación de las más sencillas puesto que no exige ni dotes de chef, no herramientas ni cacharos que no estén habitualmente en cualquier cocina.
  2. Prepara la pieza Limpia posibles restos de grasa de la pieza. Adereza completamente la pieza con sal y pimienta, sin dejarte las zonas laterales e insistiendo en los condimentos según el gusto personal. Aunque posteriormente se puede rectificar el punto de sal por lo que lo recomendable es mejor poner menos que más, si tienes dudas.
  3. Sella la carne En una olla de tamaño suficiente para albergar la pieza completa, pon aceite de oliva en el fondo, lo justo para llenar la superficie completa con una capa muy fina. Cuando este caliente, introduce con cuidado el lomo, dale vueltas y dora por completo para que toda la carne quede sellada y no deje escapar jugos durante la cocción posterior. Atención a los extremos del corte que a menudo se olvidan y es una de las razones por las que el asado puede quedar seco.
  4. Cocción en leche Incorpora la leche, junto con una pizca más de sal y pimienta, además de las hojas de laurel. La pieza debe quedar cubierta de leche. Tapa para ser más eficiente en la cocción y ahorrar energía.
  5. Mantén la potencia de la cocina a fuego moderado, evitando la máxima potencia para que la carne quede tierna. Suelen ser suficientes unos 40 minutos, pero se recomienda vigilar cada poco tiempo y dar la vuelta a la pieza, al menos, una vez en la mitad de la preparación. Si la leche se consume, antes de acabar de hacerse, añade, sin problemas, es importante que no quede seca la olla.
  6. Retirar en su punto Dado que el tiempo de cocina es estimado y depende de factores como el tipo de fuego que se emplee o la carne, lo mejor es comprobar que la carne está en su punto antes de retirarla. Lo más fácil es hacer un pequeño corte en el centro de la pieza, por la zona más gruesa y observar el interior. Si ha perdido su color rojo y suelta un líquido transparente, está listo para sacarse. Aparta la pieza en una fuente o bandeja y deja reposar.
  7. La salsa de leche Con la pieza de carne hecha y fuera de la olla, en el recipiente quedará la salsa de leche que es ideal para acompañar esta receta. Es suave y muy ligera por lo que resulta atractiva a la mayor parte de comensales.
  8. Pon la salsa en la misma olla a fuego intenso para que espese. Si es necesario, podrías añadir una cucharada pequeña de harina o maicena, pero no suele ser preciso y la salsa ganaría en densidad, pero también será más pesada en aporte calórico.
  9. En este momento prueba la salsa para añadir si es necesario más sal o pimienta, según las necesidades y el gusto. Después, cuela la salsa y reserva para emplatar o servir en la mesa.
  10. Presentación, conservación y congelación El lomo de cerdo en leche es una receta que va a ser asidua en tu cocina por lo recurrente que resulta. Hay 3 formas de degustar la deliciosa carne tal y como queda con leche.
  11. En el momento Si cocinas la carne para servirla en el momento, tienes dos opciones. Emplatar de manera individual los filetes para cada comensal o servir el redondo en la mesa para filetear y servir. Es un plato perfecto también para una comida informal, tipo buffet. La carne cuando esté templada puedes filetearla en lonchas más o o menos finas al gusto, la salsa puede servirse sobre la carne a parte o en salsera para que cada uno de tus invitados se sirva como prefiera.
  12. Conservar en el frigorífico La carne y la salsa puedes cocinarla para comerla al día siguiente, sin problemas. No es recomendable mantenerla en el frigorífico más de 24 0 36 horas para que la carne no pierda sus mejores condiciones para comer. Guarda la carne por un lado y la salsa por otro, ambas en recipientes herméticos y cerrados hasta consumo.
  13. Congelación Si no vas a consumir el lomo de cerdo de forma inmediata o en menos de un día, lo mejor es congelarlo para preservar su mejor sabor y condiciones. Puedes hacerlo en filetes, en paquetes o raciones individuales para lo que es práctico usar plástico transparente de cocina.
  14. O es posible, congelar la pieza al completo en una bolsa para congelado. En cualquiera de los casos, la salsa siempre ponla en el congelador a parte de la carne, en un bote de cristal – no lo llenes al máximo - y descongela correctamente para disfrutar de carne tierna y jugosa.
Ingredientes
  • 1 pieza Lomo de cerdo de unos 800 gramos
  • 1 litro Leche entera
  • sal
  • Pimienta
  • Laurel
  • aceite de oliva
Votos: 0
Valoración: 0
Tú:
¡Puntúa esta receta!
2019-06-12T08:58:15+02:0018 octubre, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.