Home > Mascotas > Gatos > Hipertensión en gatos, ¿cómo puede afectarles?
gato en el veterinario

Hipertensión en gatos, ¿cómo puede afectarles?

Gema García Quintero

  6 min 

5 Abr 2022
6 Min La hipertensión en los gatos es un problema muy difícil de detectar si no se lleva al minino al veterinario, pero que puede acarrear problemas y enfermedades importantes. Te contamos cómo medir la tensión arterial y cómo puede afectar. Lo mejor es la prevención.

La hipertensión es una de las patologías más difíciles de observar en un gato por un propietario debido a que es algo “silencioso”, a diferencia de unos vómitos o unas diarreas esta no la podemos ver.

La hipertensión como su nombre indica, es una elevación de la presión arterial, que, a pesar de su silencio, puede provocar daños en órganos diana en los gatos, como puede ser en los ojos, el riñón o el corazón. En otros casos será causa de una patología que no conocíamos en nuestro animal, más adelante conoceremos la diferencia entre qué causa la hipertensión y las consecuencias que puede tener.

¿Cómo medimos la tensión arterial?

En medicina humana es fácil hacer cualquier tipo de pruebas, con quedarse quieto y, en algunas, no hablar es suficiente, pero en veterinaria y sobre todo en los gatos, llega a ser bastante más complicado por cosas tan básicas como:

  • Al llegar pueden estar asustados, enfadados y obtener con ello valores más altos de lo habitual.
  • No estar quieto mientras se realizan las mediciones, por lo que pueden variar y no ser reales.
  • Imposibilidad de los propietarios de poder medirlo en casa.

gato en el veterinario midiéndole la tensión

La manera menos invasiva para medir la tensión arterial de un gato es mediante un Doppler, un manguito que puede ponerse o bien en las extremidades anteriores o a veces en la cola. Lo ideal es medirlo siempre despiertos, puesto que en una anestesia los valores pueden no ser reales debido a los fármacos.

El veterinario podrá realizar entre 4 y 6 mediciones y hacer una media de todas ellas para valorar si el gato es hipertenso o no.

La tensión normal en un gato es:

  • PAS, presión arterial sistólica: entre 120 y 180 mmHg
  • PAM, presión arterial media: entre 100 y 150 mmHg.
  • PAD, presión arterial diastólica: entre 60 y 100 mmHg.

Consideraremos un gato hipertenso cuando la PAS supere los 160 mmHg en varias mediciones y teniendo en cuenta el estado de ansiedad y nerviosismo de este.

Pero a veces podemos percatarnos de que nuestro gato tiene hipertensión en otras circunstancias, por ejemplo, después de una cirugía sencilla, ya que para monitorizar se hacen mediciones de tensión y puede hacer saltar la alarma.

¿De dónde viene la hipertensión?

Podemos encontrar dos clasificaciones:

1.-Hipertension primaria: Es menos frecuente que la secundaria y ocurre cuando no hay una causa concreta por la que el gato tenga hipertensión. Clasificaremos el gato en este tipo, siempre que, mediante pruebas complementarias, descartemos cualquier otra causa que la provoque.

  1. Hipertensión secundaria: La causa de que nuestro gato tenga la tensión alta se debe a una enfermedad como, por ejemplo: una insuficiencia renal, una diabetes, hipertiroidismo o enfermedad cardiaca.

Necesitaremos saber qué enfermedad causa la hipertensión para así tratarla y una vez esté controlada los niveles podrán volver a ser normales.

¿Qué puede causar la hipertensión en mi gato?

gato en el veterinario

El problema viene cuando nuestro gato tiene la tensión arterial elevada y no la controlamos, bien por desconocimiento o por cualquier otra causa. Existen ciertos órganos diana, que sufrirán de una manera severa esta tensión tan alta:

  1. Los ojos: lo que provocará serán hemorragias intraoculares y en casos severos desprendimientos de la retina, lo que dará lugar a cegueras irreversibles en muchos casos. Los ojos de los gatos son muy sensibles y pueden presentar otras enfermedades oculares.
  2. Los riñones: en casos en que ya haya un fallo renal crónico, el no controlar la tensión puede hacer que estos empeoren de una manera drástica. Por lo que, aunque ya tengamos un fallo renal que nos provoque hipertensión, si no lo controlamos, el resultado será peor.
  3. El corazón: cuando tenemos la tensión muy alta, es más difícil que el corazón pueda bombear de manera correcta. Esto puede dar lugar a un fallo cardiaco congestivo, secundario a la hipertensión. Podemos encontrar decaimiento y letargia en estos gatos.
  4. Sistema nervioso: al igual que en los ojos podemos encontrar hemorragias que dan lugar a comportamientos extraños, pero pueden también tener desenlaces como el coma y la muerte.

Por tanto, teniendo en cuenta que no podemos ver en casa una hipertensión, debemos actuar de manera preventiva, lo que quiere decir que no sirve pensar “no llevo a mi gato al veterinario porque no sale de casa”; en ocasiones una simple exploración general, una auscultación cardiaca nos puede dar información sobre este tipo de patologías.

Además, en gatos de más de 8 años, se recomienda un chequeo geriátrico en el que se debe medir la tensión como si de una analítica completa se tratase para obtener información. Recuerda que el Seguro para Mascotas MAPFRE cuenta con una amplia red de centros veterinarios para elegir el que mejor te convenga y siempre sabiendo que tu amigo estará en buenas manos. También te da la posibilidad de acceder a centros de libre elección con el correspondiente reembolso de los gastos, según los límites establecidos en la póliza.

Veterinaria Gema Garcia La Mota
Gema García Quintero
Veterinaria Cofundadora en

Licenciada en Veterinaria desde 2009 y especializada en pequeños animales, perros, gatos y roedores. Cuenta con su propia clínica veterinaria, donde dan servicio de consulta, pruebas de laboratorio y diagnóstico, hospitalización y cirugía.

También te puede interesar

¡Disfruta de tu hogar con tranquilidad!

Con el Seguro de Hogar MAPFRE puedes elegir las coberturas que más se adaptan a tus necesidades y a tu vivienda.

Comentarios (0)

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.