Diferencias entre crochet, punto de cruz y tejer

Inicio  /  Manualidades  /  Diferencias entre crochet, punto de cruz y tejer

Diferencias entre crochet, punto de cruz y tejer

Tejer, hacer punto de cruz o crochet son algunas de las labores que se enmarcan dentro de la corriente del Do It Yourself, tan popular en la actualidad. Estas son las características de cada una de estas técnicas y lo que necesitas saber si quieres iniciarte en alguna de ellas.

Cuando nuestras abuelas dedicaban su tiempo a tejer, el movimiento de las agujas para hilvanar la lana era un mantra que se repetía una y otra vez con un poder casi hipnótico. Hoy, hacer punto, crochet o punto de cruz se ha convertido en una tendencia actual del universo DIY, no solo porque es otra forma de crear todo tipo de productos siguiendo la filosofía handmade, sino porque se trata de una actividad relajante muy necesaria en los tiempos de prisas y estrés que nos ha tocado vivir.

Si tú también quieres sumarte a este tipo de labores, lo tienes fácil. En las redes sociales encontrarás una gran variedad de propuestas y de usuarios que explican el paso a paso de sus creaciones. Pero si eres neófito en este campo, antes de lanzarte a ello debes conocer algunos conceptos básicos.

Hacer punto, crochet o punto de cruz no es lo mismo. Mientras los primeros tienen que ver más con la acción de tejer, el último es una variedad de bordado. A continuación, explicamos las características y los materiales que se usan en cada caso, y lo que hace que sean técnicas diferentes.

¿Qué es el crochet?

Crochet hecho con lanas de colores

Fuente: Pxhere.com

El crochet o ganchillo es una forma de tejer lana o hilo que, en vez de usar las agujas largas y rectas, se usa una aguja corta y específica cuya terminación tiene forma de gancho (de ahí su nombre: ganchillo).

Los orígenes del crochet son desconocidos. La primera prueba escrita que habla de su existencia data de 1812, y los primeros patrones publicados aparecieron en una revista alemana en 1824. Algunos historiadores sostienen que las antiguas culturas ya hacían ganchillo, pero que, en lugar de usar agujas, utilizaban el dedo índice flexionado.

Sea como fuere, lo cierto es que en la actualidad es una de las labores con mayor popularidad, incluso cuenta con una amplia corriente de fans de una de las variedades del crochet: el amigurimi, una moda japonesa que consiste en tejer pequeños muñecos mediante técnicas de ganchillo.

Materiales para hacer crochet

Todo lo que necesitas para hacer crochet es aguja, hilo o lana. Pero no todo vale, existen diferentes fibras y pesos de hilo, o tamaños y materiales de aguja, cada uno de ellos con un fin diferente.

En cuanto a los hilos, aunque se puede hacer ganchillo con cualquiera, si eres nuevo en la materia lo mejor es que optes por uno de hilo, lana o acrílico, con un peso medio, y de color claro. También puedes usar trapillo, un material en pleno auge con el que se pueden hacer cestas, bolsos, objetos de decoración, alfombras…

Respecto a los ganchillos, los más usados son los de acero, que son perfectos para labores de hilo de algodón; los de aluminio son para hilos más gruesos, y los de plástico, para lana de grosor medio. También hay ganchillos artesanales de madera.

¿Cómo hacer crochet?

Existe una gran variedad de técnicas para hacer ganchillo. La clave está en aprender los puntos clásicos, practicar mucho y, a partir de ahí, crear la pieza sin poner límites a la imaginación.

Un buen punto de partida es sujetar el hilo con una mano y con la otra el ganchillo. Éste último ayuda a pasar el hilo por dentro de un primer nudo corredizo, y se va repitiendo hasta formar una cadeneta.

¿Qué es el punto de cruz?

Varios trabajos hechos con punto de cruz

Fuente: Pxhere.com

El punto de cruz es un tipo de bordado que consiste en dar puntadas diagonales (una encima de otra para formar una cruz) hasta hacer un dibujo. Para ello, hay que ir contando los hijos del tejido sobre el que se dan las puntadas.

Esta labor tiene una antigüedad de aproximadamente tres mil años. El primer continente en usar esta técnica fue Asia, de la que aprendió Europa y una décadas más tarde, África. En la actualidad, su uso está totalmente extendido.

Materiales para hacer punto de cruz

Para hacer punto de cruz, además del hilo y la aguja tradicional, es importante prestar atención a la tela sobre la que se va a bordar. Lo ideal es que sea un tejido de trama uniforme con el mismo número de hilos por centímetro, de manera que se formen cuadrículas fácilmente detectables.

La que más se suele usar es la tela Aída, ya que es la que mejor reúne los requisitos mencionados anteriormente. También se puede emplear lino, Panamá, Lugana y hasta hay trabajos preciosos con tela de yute.

Con estos materiales basta, pero para algunas personas es muy cómodo usar bastidor. En Inglaterra es una costumbre muy arraigada. Este artilugio permite tensar la tela de manera uniforme, lo que hace que el resultado del bordado sea más perfecto. También es buena opción dejar el bastidor puesto, una vez terminada la obra, y usarlo como marco del cuadro hecho por ti mismo y así para colgarlo en la pared de tu casa.

¿Cómo hacer punto de cruz?

El punto de cruz es una de las labores más sencillas de realizar para aquellos que nunca han tocado una aguja, aunque, como en todo, hay muchos niveles.

Existen básicamente dos movimientos: el de ida y vuelta, que da una mejor calidad y apariencia al revés; y el continuo, perfecto si lo que se quiere es bordar cenefas. Además hay muchos patrones y esquemas.

Tejer punto a dos aguas

Manos con agujas de tener tejiendo lana azul

Fuente: Pxhere.com

Tejer punto con dos agujas largas permite elaborar ropa a partir de hilo o lana, realizando puntos de tejido entrelazados uno dentro de otro. El punto activo se sostiene en una aguja, se entrelaza y pasa a la segunda aguja.

Materiales para tejer punto

    Los materiales que se usan para tejer deben ser los adecuados, pero sobre todo cómodos para que el trabajo no se vuelva algo pesado.

    Lo más importante son las agujas para tejer, que las hay de muchos materiales, formas y tamaños, y, como cabe esperar, cada una tiene su función.

    Las de metal son las que se deslizan mejor, lo que ayuda a agilizar la tarea. Las de plástico, más flexibles y manejables, son las más indicadas para los que se inician por primera vez en el punto. Y las de madera, más difíciles de conseguir, son suaves y no resbalan, lo que impide que se pierdan puntos sin querer.

    Pero no solo hay que fijarse en el material, sino también en la punta: ésta puede ser roma (para tejidos con poca tensión), puntiaguda (para tejidos más tensos); y en la forma: rectas, circulares, doble punta, etc.

    ¿Cómo se teje?

    Para comenzar, se coloca cada una de las agujas debajo de un brazo. Después, se anuda la lana en la aguja que está en el brazo izquierdo, se pasa la otra aguja por dentro de este primer nudo de forma que sobresalga un par de centímetros sobre él. A continuación se hace un lazo en torno a la aguja derecha, de abajo a arriba, se sujeta fuertemente la lana y se saca la aguja del primer punto.

    Este movimiento que parece complicado se convierte en un gesto mecánico con un poco de práctica. Y, una vez superado, se pueden ir incorporando otras clases de puntos, que ayudan a hacer dibujos o texturas sobre la prenda.

    2019-02-25T13:32:42+02:007 febrero, 2019|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.