Inicio  /  Familia  /  Las extraescolares más recomendables para los niños

Las extraescolares más recomendables para los niños

¿Perdido en el inmenso mar de las extraescolares? Te contamos cuáles son las más recomendables y cómo guiarse a la hora de elegirlas.

Queremos que sean los mejores en todo y les apuntamos a todo tipo de actividades extraescolares que prometen hacer del niño un experto en la materia. Pero, ¿realmente son tan beneficiosas como nos las pintan? ¿Son recomendables sea cual sea la edad del niño? ¿Cómo les afecta el hecho de perder tiempo de juego libre para dedicarlo a actividades programadas?

Muchos padres inscriben a sus hijos en estas actividades motivados por los beneficios que aportan, tales como aprender a trabajar en equipo, estimular sus aptitudes, sociabilizarse mejor, desarrollar su creatividad, potenciar alguna materia dada en clase… Otros simplemente recurren a esta opción obligados por el ritmo de vida actual, en el que compatibilizar los horarios laborales y los escolares es casi una odisea a veces imposible. Sea cual sea el motivo, las extraescolares tienen sus pros y sus contras, y bien elegidas pueden ser más positivas que negativas.

Beneficios de las actividades extraescolares

Según las estadísticas, cerca del 70 por ciento de los niños españoles realiza algún tipo de actividad extraescolar. Los estudios al respecto demuestran que quienes las practican tienen a la larga un alto desarrollo psíquico y psiquiátrico y presentan una autoestima muy elevada, factores que hacen que el riesgo de padecer depresión sea menor.

    Además, es una forma de adquirir hobbies e, incluso, encauzar su vida para que tengan claro qué quieren ser de mayores. Otra gran ventaja es que con ellas aprender valores es más fácil. Por ejemplo, con disciplinas como la música o el deporte descubren el valor del esfuerzo para conseguir objetivos, la importancia del trabajo en equipo, la disciplina…

    Para los niños hiperactivos, con trastorno de déficit de atención o con baja autoestima, supone una herramienta muy importante para canalizar sus problemas, tenerlos bajo control o desarrollar aptitudes que les ayuden a mejorar.

    Pero, como en todo, la clave para conseguir esos beneficios es evitar el exceso. Un niño que tiene este tipo de obligaciones fuera del horario escolar de lunes a viernes no obtendrá los mismos bienes. Hay que buscar el término medio para conjugar juego libre y actividad programada de la mejor manera. Al fin y al cabo, el juego debería ser la única preocupación de los niños en los primeros años de vida. A través de él aprenden a canalizar y expresar sus sentimientos, descargan tensiones acumuladas durante el día, aprender a vivir en sociedad o desarrollar sus habilidades sociales. Se trata, por tanto, de ejercitar y fortalecer su inteligencia emocional, algo que les será imprescindible el día de mañana cuando se enfrenten a un trabajo, a una relación o a cualquier otro aspecto de la vida.

    ¿Debemos dejar que el niño elija?

    La teoría dicta que lo ideal es escoger las actividades más adecuadas para el niño y no usarlas como forma de alargar el horario escolar. Pero la realidad es bien distinta, y como decíamos al principio a veces es imposible conjugar horarios. Si este no es tu problema, lo mejor es elegir una actividad a la semana que se reparta en uno o dos días.

    Pero, ¿cómo elegir la más adecuada? La base del éxito está en escuchar las opiniones del niño o ver qué área le atrae más. Si tiene buenas dotes para el deporte, el baile, la música, los idiomas… debemos encaminar la elección final a esos gustos. Pero a veces conviene hacer lo contrario para ayudarle a mejorar ciertos aspectos de su vida. Si es un niño con un bajo nivel de psicomotricidad o que no sepa jugar en grupo, apuntarle a algún deporte en equipo sería perfecto. Si es muy tímido, el teatro es una gran oportunidad de liberarse de sus temores. También cuenta el nivel académico: si se le dan mal los idiomas, un refuerzo en esta materia sería lo más indicado.

    Eso sí, lo que hay que evitar siempre es apuntarle a actividades sin más motivo que porque nos gusten a nosotros o porque sea lo que siempre hemos anhelado hacer. Que seamos unos virtuosos con la guitarra no quiere decir que nuestro hijo lo vaya a ser también. Y a lo mejor ni le gusta. En tal caso, por mucho que nos empeñemos, no le gustará.

    Las actividades extraescolares más recomendadas

    • Ajedrez: Se trata de una disciplina en pleno auge y de la que cada día se descubren nuevos beneficios. De hecho, desde 2011 ya son muchos los colegios que lo han incluido como asignatura. A nivel cognitivo y psíquico, es una de las más completas: favorece la concentración, ayuda a buscar soluciones a los problemas, enseña que cada acción tomada tiene consecuencias, aumenta el nivel de frustración, incentiva el razonamiento lógico y estratégico… Además, a nivel académico mejora el rendimiento en materias como comprensión lectora y matemáticas.
    • Pintura: Mejora la capacidad de concentración y la comunicación, y aumenta su sensibilidad. Además, es una actividad que reduce los niveles de ansiedad.
    • Idiomas: Que ser bilingüe en, al menos, otro idioma, es una necesidad cada vez más importante es una realidad. Por eso, reforzar lo aprendido en el colegio contribuye, no solo a que los niños hablen en otra lengua, sino a hacerlo con soltura (lo que les da seguridad) y, al mismo tiempo, a conocer mejor su propio idioma.
    • Piano o guitarra: La música es una de las áreas que más beneficios aporta en el desarrollo del niño, así que si tu hijo muestra predilección por este campo, no lo dudes y apúntale. Les enseñará valores como el esfuerzo, la disciplina y la satisfacción del trabajo bien hecho, cuando comprueben que después de mucho practicar aquello suena bien. Estimula la creatividad, la destreza en las manos, la toma de decisiones pausada, y es un complemento perfecto para mejorar el rendimiento de otras áreas escolares, como las matemáticas.
    • Equitación: El vínculo que se crea entre el caballo y el niño le aporta seguridad y confianza. Además, es un deporte que ejercita la musculatura y mejora la coordinación.
    • Fútbol: La actividad extraescolar preferida por muchos niños es un deporte en equipo que favorece el compañerismo. Además, mejora la coordinación y el rendimiento físico, y es una buena forma de liberar las tensiones acumuladas durante el día.
    • Tenis: Transmite el valor de la disciplina como casi ningún otro deporte, pero además aumenta la capacidad aeróbica y física, la flexibilidad y la agilidad.
    • Kárate: Esta disciplina ayuda a que los niños se acostumbren a aceptar y cumplir normas de conducta básica, favoreciendo el respeto hacia los demás y eliminado la agresividad. Aporta flexibilidad y fuerza, y les ayuda a buscar la solución a los problemas elaborando su propia estrategia. Además, es una excelente herramienta para los niños con hiperactividad con la que pueden canalizar su energía.
    • Natación: Uno de los deportes más completos físicamente es éste, ya que se ejercitan todos los músculos. Es excelente para controlar el peso y aporta coordinación y agilidad. Además, el mero hecho de tener que practicarlo en bañador contribuye a que el niño aprenda a mostrarse tal cual es sin miedos y aceptando su físico.
    • Ballet: La danza clásica es una de las actividades físicas que más beneficios aporta a quien la práctica. La combinación de música y ritmo les ayuda a expresar emociones y a mejorar la coordinación. Es una actividad que requiere constancia, perfeccionamiento y motivación. Sin contar los beneficios físicos que conlleva.
    • Gimnasia rítmica: Una disciplina que está ganado popularidad por todo lo que puede aportar al niño: desde confianza en sí mismo, hasta otro tipo de beneficios como sentido del ritmo, corregir la postura corporal, aumentar la flexibilidad y la psicomotricidad o aumentar la velocidad de sus reflejos.

    Además de estas, hay otras muchas actividades que pueden resultar muy beneficiosas para el niño. Lo mejor es preguntar en el colegio, en los centros cercanos o en las academias dedicadas a tal fin, y con toda la información en la mano, elegir según los intereses del niño, pero sabiendo que la elección contribuirá a incentivar una de sus virtudes o a mejorar algo que deseemos cambiar. Eso sí: no hay que olvidar que este tipo de actividades se desarrollan dentro de su tiempo de ocio, por lo que deben disfrutar con ellas. Si no es así, quizá nuestra elección no haya sido la más acertada.

    Si te preocupa el crecimiento y desarrollo de tu hijo, te interesará saber que el Seguro de MAPFRE Salud vela por proporcionar la mejor calidad de vida a toda la familia empezando por lo más importante: la salud.

    2019-06-13T10:44:48+02:0012 diciembre, 2017|

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos:
    En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.