Los mejores helados caseros son una respuesta perfecta al calor del verano cuando lo único que apetece es refugiarse junto a una máquina de aire acondicionado o ponerse a remojo en el agua de la piscina hasta que llegue el frío invierno y echemos de menos las temperaturas de esta época.

Hasta entonces, además, contamos con infinidad de remedios caseros para luchar contra los efectos de estas temperaturas arrolladoras. Desde hielos originales para refrescar las bebidas, hasta agua saborizada para hidratar nuestro cuerpo correctamente. Pero la receta estrella de la temporada, la que nos hará soportar este calor con un mejor talante, es la de un buen helado de frutas casero: sano y fácil de hacer.

prepareFrame(«recomendador_3», 18, document.location.href, sessionStorage.getItem(‘role’));

    Los mejores helados caseros

    Los que te proponemos son los mejores helados caseros del momento y, además, son una excelente excusa para compartir un rato de risas con los niños mientras preparamos juntos la receta; además de una excelente forma de incorporar la fruta y todas sus propiedades a sus dietas.

    Helado de sandía crocanti

    Monta 500 mililitros de nata y déjala reposar en la nevera. A continuación, corta una sandía en trozos pequeños quitándole las pepitas. Lícualo hasta conseguir un zumo suave y añade 70 gramos de azúcar glass. Con ayuda de una espátula de goma, mezcla la sandía con la nata y ponlo a congelar en un recipiente. Por último, decóralo con almendras crocanti y sirope de chocolate.

    Polos de piña y lima a la hierbabuena

    Vierte el zumo de una piña en los moldes para helado cubriendo solo la mitad de los mismos. Mételo en el congelador. Mientras tanto, exprime cinco limas y mezcla el jugo con varias cucharadas de azúcar glass. Añádelo a los moldes ya congelados. Reparte por encima unas hojas de hierbabuena troceadas y congélalo de nuevo.

    Helado de Oreo

    Bate 500 mililitros de nata para montar. Incorpora 100 mililitros de leche condensada y mézclalo a conciencia. Añade 250 gramos de galletas Oreo desmigadas, sirope de chocolate y caramelo y remuévelo con una cuchara de palo. Vierte la mezcla en un recipiente y espolvorea por encima con un poco más de galletas desmenuzadas y sirope. Déjalo cinco horas en el congelador, y listo.

    Helado de mango y yogurt

    Pela un mango, trocéalo y ponlo en el molde junto con dos yogures naturales cremosos y un poco de miel. Déjalo en el congelador unas cuatro horas. Pasado este tiempo, lícualo durante dos minutos y sírvelo con unas nueces de adorno por encima.

    Estas propuestas conseguirán refrescar tus postres o meriendas de una forma original y saludable y, además, son un punto de partida para que tú crees e inventes tus propias recetas. Da rienda suelta a tu creatividad en la cocina con la tranquilidad de saber que, ante cualquier incidente, cuentas con la protección del Seguro de Hogar MAPFRE.