Home > Cocina > Artículos > Lasaña de espinacas y queso sin bechamel

Lasaña de espinacas y queso sin bechamel

Lasaña de espinacas y queso sin bechamel
3 Min de lectura
Aunque es cierto que la bechamel es la salsa estrella de un plato como la lasaña, también es cierto que no es imprescindible, como demuestra esta lasaña de espinacas y queso sin bechamel que resulta deliciosa y ligera.
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avala como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias sobre temas como bricolaje, limpieza del hogar y animales de compañía. | Web

El equipo de redacción de MAPFRE lleva más de diez años investigando y publicando artículos relacionados con el mundo del hogar, con temáticas como bricolaje, recetas de cocina y limpieza del hogar, entre otras. No te pierdas todos nuestros consejos y guías para hacer de tu casa el hogar con el que siempre has soñado.
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias.

La bechamel no le gusta a todo el mundo; además es una salsa especialmente laboriosa de preparar y que precisa de toque y experiencia para que quede en su punto perfecto. Por otra parte, es un ingrediente que aporta calorías y que hace que los platos resulten mucho más pesados y contundentes. Si toda esta serie de desventajas te parecen demasiadas, hazlas desaparecer preparando la lasaña de espinacas de espinacas y queso sin bechamel.

Los ingredientes básicos son:

-placas de pasta para lasaña,

-espinacas,

-queso curado y

-queso rallado para gratinar.

A partir de estos elementos esenciales puedes añadir o combinar al gusto y según tus necesidades o la disponibilidad de ingredientes que tengas. Por ejemplo, las espinacas pueden llevar también queso fresco de cabra u otras verduras como pimientos. También puedes darle más sabor y variedad con una capa extra de champiñones con jamón o de tomates naturales. El queso, que en esencia sustituye a la bechamel, también puede ser al gusto: gouda, elemental o curado, o una combinación de ellos.

Las placas para lasaña puedes cocerlas tu según las instrucciones del fabricante elegido o comprarlas ya para montar directamente sobre la lasaña. Las espinacas debes cocerlas unos 20 minutos, escurrirlas y mezclarlas en su caso con el ingrediente extra elegido, como el queso, pasas o piñones, por ejemplo.

Para montar la lasaña elige una fuente adecuada para horno alta y del tamaño que vayas a hacer la lasaña. En la base, pon un poco de queso rallado y la primera lámina de pasta; sobre ella, espinacas, loncha de queso elegido y placa de lasaña. Vuelve a repetir la operación para ir montando las capas sucesivas de la lasaña y cierra con una placa de pasta y queso rallado al horno y lista para hacerse y gratinar. En menos de media hora, la tendrás lista. Lo mejor es que vayas vigilando para evitar que el queso se queme, dejándolo dorarse solo.

Hacer lasaña de espinacas y queso sin bechamel es sencillo y muy rápido: el resultado es un plato único muy completo y saludable, más ligero y recomendable para todos los públicos al eliminar la bechamel.

Casi con total seguridad esta receta podrás incorporarla en tu menú; no obstante, para poder probar ésta y otras recetas, lo mejor es contar con la mayor tranquilidad que solo un Seguro de Hogar como los de MAPFRE te pueden dar.

 

Calcula tu seguro ahora

Elige otro seguro a calcular

Publicado por Blog Hogar MAPFRE
- 9 Ago, 2021

Comentarios (0)

Te puede interesar

Conservar una pata de jamón serrano

3 Min de lectura

Imagínate: una copa de vino acompañada de un plato de jamón, pan tostado y tomate. ¿Puede haber una delicia mayor que ésta? Para saborear esta comida, no sólo hay que saber partirlo, sino también cómo conservar una pata de jamón serrano.



Suscríbete a nuestro boletín

Consigue tu recetario

0