///Instalar un pararrayos: sistemas y normativa

Instalar un pararrayos: sistemas y normativa

4 minutos | La instalación de un pararrayos es un proceso complejo que requiere de ciertos conocimientos. Te contamos en qué consiste, qué dice la normativa al respecto y otros detalles.

Un pararrayos es un terminal aéreo instalado en un edificio o estructura para captar los impactos directos de los rayos y canalizar de forma segura su descarga hacia el suelo para evitar que lo hagan en una zona no deseada o en las personas.

Para poder captar dicha descarga, una instalación de pararrayos está compuesta, básicamente, por tres elementos: un cuerpo metálico y una punta conectados mediante una red conductora a un sistema de toma de tierra de baja impedancia en donde se disipa la descarga del rayo.

A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber sobre la instalación de un pararrayos.

Tipos de pararrayos que se pueden instalar en España

En la actualidad existen cuatro sistemas de protección avalados por la normativa:

  • El pararrayos Franklin.
  • La Jaula de Faraday.
  • El pararrayos con dispositivo de cebado.
  • Los cables de guarda.

El sistema más utilizado actualmente es el pararrayos con dispositivo de cebado (PDC) por su mayor radio de protección y lo sencilla y económica que resulta su instalación comparada con la de los otros sistemas, ya que solo requiere un conductor de bajada para conducir la corriente del rayo y una puesta a tierra para disipar toda su energía.

¿Qué dice la normativa?

Cada país dispone de normativas propias sobre los pararrayos PDC, la española es UNE 21186:2011.

La normativa obliga su instalación en función del índice de riesgo de la instalación a proteger:

  • Cuando la frecuencia anual de rayos por kilómetro cuadrado (valor isoceráunico) sea elevada.
  • En edificios en los que se manipulen sustancias tóxicas, radioactivas, altamente inflamables o explosivas; así como en los que contengan equipos o documentos especialmente vulnerables o valiosos.
  • En edificios o zonas abiertas con concurrencia de público; edificaciones de gran altura y, en general, construcciones en terrenos elevados.

A excepción de los anteriores supuestos, la instalación de un pararrayos no es obligatoria. Sin embargo, es aconsejable para protegerse de sobretensiones. Con su instalación, se garantiza la seguridad de las personas y de los aparatos electrónicos de la vivienda.

Instalación de un pararrayos

Rayos cayendo sobre una zona urbanizada

https://bit.ly/2JzetDp

 

Antes de nada, se debe calcular cuál es el nivel de protección o factor de seguridad a aplicar en dicha estructura (I, II, III o IV) que vendrá determinado por la intensidad de descargas en la zona y las características de la tierra y del edificio.

En cualquier caso, es obligatorio seguir la normativa antes citada, cuyos principales puntos son:

  • El terminal aéreo (la punta del pararrayos) debe superar, como mínimo, en dos metros la máxima cota de la estructura a proteger, incluyendo antenas, torres de enfriamiento, techos y depósitos.
  • Los elementos metálicos de la cubierta del edificio se deben conectar directamente o mediante un protector vía de chispas con el sistema de protección externa contra el rayo, para evitar la creación de chispas o paso de tensiones peligrosas.
  • Las normas indican que cada PDC debe estar conectado al menos a dos conductores de bajada separados más de 2 metros.
  • La disposición de las bajantes a la tierra debe ser lo más vertical posible. Para una mayor seguridad de la instalación, los acodamientos de las bajantes no deben superar un radio de 20 centímetros.
  • Las bajantes deben instalarse, preferiblemente, por el exterior del edificio, evitando la proximidad de conducciones eléctricas o de gas. En caso necesario, pueden instalarse por el interior bajo ciertas condiciones.
  • La resistencia de la toma de tierra debe ser lo más baja posible (inferior a 10 ohmios).
  • Es aconsejable la unión equipotencial de la toma de tierra del pararrayos con el sistema general de tierras del edificio que se debe proteger.

Mantenimiento del pararrayos

Una vez instalado correctamente un pararrayos, es importante realizar periódicamente y de forma exhaustiva ciertas labores de mantenimiento. En el caso de haberse producido una descarga eléctrica, se deben realizar dichas labores tan pronto como se tenga conocimiento del hecho.

Finalmente, hay que tener presente que la instalación de un pararrayos es un proceso complejo que puede resultar muy peligroso por el riesgo de caídas, ya que deberá instalarse siempre por encima de la parte más elevada del edificio o estructura a proteger.

Lo aconsejable, por lo tanto, es acudir a una empresa instaladora cuyos técnicos están al corriente de la normativa y disponen de los conocimientos y experiencia necesarios para llevarla a cabo con total seguridad y garantías.

2020-12-04T13:17:53+02:0024 diciembre, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.