///Cómo saber si una tortuga está enferma

Cómo saber si una tortuga está enferma

4 minutos | Mi tortuga no quiere comer y pasa mucho tiempo con los ojos cerrados, como si estuviese siempre cansada, ¿debo acudir al veterinario?

Son muchas las personas que deciden tener en sus casas una tortuga. Lo fácil es pensar que estos animales solo necesitan un acuario y un poco de comida de vez en cuando, pero que no les exigirán demasiados esfuerzos.

Este planteamiento es erróneo, ya que son animales que necesitan tanto cuidado como cualquier otro. El hecho de que sean tranquilos, no hagan ruido y apenas se comuniquen, hace que podamos tardar más en darnos cuenta que algo está pasando, por eso tenemos que estar más pendientes.

¿Qué debemos vigilar a diario?

  • Que nuestra tortuga coma bien, o igual que siempre, ni menos ni nada.
  • Defeque de manera normal, no estreñida ni liquida.
  • No encontrarla más tranquila de lo habitual, o que se mueva menos.
  • Debe respirar siempre con la boca cerrada.
  • Los ojos tienen que estar abiertos siempre y no inflamados.
  • Las uñas deben tener un crecimiento normal, no demasiado largas.
  • No deben presentar bultos ni en las extremidades ni en el caparazón.

Estas pautas son básicas siempre que tengamos una tortuga en casa. Cualquier modificación de alguna de estas conductas debería preocuparnos y lo más recomendable llegado el caso es consultarlo con el veterinario especialista para descartar cualquiera de las patologías que veremos más adelante.

¿Cuáles son las enfermedades típicas de las tortugas?

Partiremos de la base de que una alimentación sana en tortugas se basa en una dieta:

  • Rica en vegetales y fibra.
  • Verduras y frutas ricas en vitamina D.
  • Alimentos con poca grasa.

Existen en el mercado piensos formulados y equilibrados con los que conseguiremos estas pautas.

Hipovitaminosis A: es la falta de vitamina A

Es una enfermedad muy frecuente en las tortugas y que surge como consecuencia de ingerir una dieta pobre en vitamina A.

Se observa en tortugas que suelen comer solo gambas secas (gammarus) u otras dietas similares.

Esto provocará que la tortuga presente los párpados tan inflamados que apenas pueda abrir los ojos. También afecta a la conjuntiva, por lo que, si no lo tratamos a tiempo, dañará otros órganos y podrá provocar la muerte del animal.

Su tratamiento consiste en limpiar las secreciones oculares con un bastoncillo, aplicar pomadas oftálmicas, y en ocasiones, además de modificar la dieta (dietas comerciales con fuentes de vitamina A), deberemos acudir al veterinario para tratar a la tortuga con inyecciones de vitamina A.

Enfermedades respiratorias

Son extrapolables a un resfriado nuestro; provocadas por un virus o por una bacteria.

Pueden ocurrir por:

  • Cambios bruscos de temperatura, mal control del agua o incluso corrientes.
  • Mala higiene en el agua.
  • Hipovitaminosis A.

Los síntomas que podemos ver, entre otros, son:

  • Menos apetito del habitual.
  • Respiración con la boca abierta.
  • Secreciones oculares o nasales.

En este caso lo ideal sería subir la temperatura del agua; no obstante, antes de que empeore, debemos acudir al veterinario para que nos recomiende un tratamiento y evitar que la enfermedad vaya a peor.

Estreñimiento/diarreas

La base de este problema viene dada por la alimentación:

  • La causa de la diarrea puede ser o bien sobrealimentar a la tortuga, dietas que no son digestibles y provocan la diarrea o en ocasiones por problemas parasitarios o mala higiene del agua.
  • Cuando el terrario es muy pequeño puede provocar en el animal estreñimiento. Lo óptimo es que se alimente con dietas muy ricas en fibra.

Para solucionar este problema, podemos intentar aumentar la temperatura del agua y poner un espacio más grande a la tortuga si está en uno pequeño.

En el caso de que no haya mejoría, lo más recomendable es acudir a consulta para tratar el problema y buscar una solución. Recuerda que MAPFRE cuenta con un seguro para Animales Exóticos, que incluye servicio de orientación veterinaria y consulta sobre animales.

Hongos en el caparazón

Tortuga nadando en el mar

 

Surgen por una mala higiene en el agua o también por variaciones de la temperatura.

La manera de detectarlo es cuando se ve una especie de “pelusa” que recubre el caparazón. En ese momento, debemos intentar cepillarla suavemente y controlar la higiene.

Si el problema persiste, habrá que acudir al veterinario.

Caparazón blando

Volvemos a hablar de la dieta. En este caso, la causa suele ser por falta de calcio. Para solucionarlo, basta con ofrecer a la tortuga una dieta más equilibrada y comercial o un suplemento con piedras de calcio.

Como vemos, existen multitud de enfermedades en las tortugas que no imaginamos porque son animales muy tranquilos y que no muestran demasiados síntomas, pero como en todos los casos, cuanto antes los detectemos, mejor será el pronóstico de nuestra mascota.

 

Gema García Quintero

Veterinaria

2021-01-07T18:32:10+02:0013 diciembre, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.