Home > Hogar > Limpieza y orden > ¿Cómo lavar un vestido de gasa paso a paso?

¿Cómo lavar un vestido de gasa paso a paso?

Mujer con vestido seda azul
4 Min de lectura
¿Sabes cómo lavar un vestido de gasa? Se trata de una tarea sencilla que deberás realizar siempre a mano para proteger este tejido tan delicado. Te contamos cómo hacerlo para que tus prendas luzcan como nuevas durante más tiempo.
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avala como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias sobre temas como bricolaje, limpieza del hogar y animales de compañía. | Web

El equipo de redacción de MAPFRE lleva más de diez años investigando y publicando artículos relacionados con el mundo del hogar, con temáticas como bricolaje, recetas de cocina y limpieza del hogar, entre otras. No te pierdas todos nuestros consejos y guías para hacer de tu casa el hogar con el que siempre has soñado.
Los años de experiencia de MAPFRE en el sector nos avalan como fuente de información veraz y práctica, ayudándote en tus tareas diarias.

Los vestidos de gasa son elegantes y vaporosos, lo que hace que sea uno de los tejidos más usados para grandes ocasiones. Además, es un material fresco que te permitirá disfrutar de tus prendas en los días de verano. Si quieres saber cómo lavar un vestido de gasa, te contamos cómo hacerlo de una forma sencilla.

Cómo lavar un vestido de gasa

La gasa es un tejido realizado a partir de lana, seda u algodón. Tiene un tacto delicado y ligero, por lo que deberás tratarlo con especial cuidado a la hora de limpiarlo. Las manchas pueden ser un gran reto en prendas de este tipo de tela, pero si sabes cómo tratarlas podrás acabar con ellas y seguir disfrutando de tus vestidos de gasa a la vez que los cuidas. Es importante que sepas que la mejor opción para lograr una buena limpieza sin daños para el tejido es hacerlo a mano y con un detergente apropiado para prendas delicadas.

  • En primer lugar, llena un barreño con agua templada o fría para evitar que el vestido de gasa pueda encoger durante el proceso de lavado. Nunca uses agua caliente.
  • A continuación, añade un poco de detergente dentro del recipiente y remueve hasta que quede mezclado con el agua. Deberás elegir un producto para prendas delicadas o para ropa de bebé con el fin de evitar que el vestido se estropee.
  • Tras ello sumerge el vestido de gasa en el agua con jabón a la vez que lo frotas suavemente con las manos. Insiste en las zonas en las que se acumula más suciedad, pero siempre de una manera delicada para no dañar el tejido.
  • Una vez eliminadas las manchas, escurre el vestido y elimina el agua que has utilizado para lavarlo. Llena de nuevo el barreño con agua templada o fría e introdúcelo en su interior para aclarar el jabón.
  • Elimina el exceso de agua utilizando una toalla y tiende el vestido al aire libre en una zona en la que no reciba la luz solar directa. Con estos sencillos pasos, tu vestido estará listo de nuevo para utilizarse.

¿Necesita planchado?

Mano sosteniendo una plancha

Algunos de los vestidos confeccionados con tela de gasa necesitan un planchado para volver a lucir impecables, pero como ya hemos señalado, es un tejido al que le sienta mal el calor. Para hacerlo, coloca la plancha en la temperatura más baja y usa un paño de algodón para evitar que entre en contado directo con el vestido. Si se trata de una prenda con pliegues, es mejor que realices el planchado siguiendo la forma del plisado y trabajando en secciones siempre pasando la plancha de arriba abajo.

Aunque la gasa es un tejido muy delicado, es posible mantenerla en buenas condiciones durante mucho tiempo si se siguen los cuidados adecuados y se usan productos específicos para su lavado. Estos sencillos pasos te ayudarán a conservar tus vestidos de gasa en perfecto estado para que puedas lucir impecable en cualquier situación.

Calcula tu seguro ahora

Elige otro seguro a calcular

Publicado por Blog Hogar MAPFRE
- 6 Oct, 2022

Comentarios (0)

Te puede interesar

Cómo arreglar la chimenea que echa humo para fuera

4 Min de lectura

Disfrutar de una chimenea en los meses más fríos del año puede ser muy placentero; sin embargo, puede convertirse en todo lo contrario si el humo hace presencia en la sala, ya que, además de ser molesto para las personas que se encuentren en ese momento, puede llegar incluso a ser peligroso.

Suscríbete a nuestro boletín

Consigue tu recetario

0