//Moisés, minicuna o cuna, ¿qué les hace diferentes?

Moisés, minicuna o cuna, ¿qué les hace diferentes?

8 minutos | ¿Minicuna, cuna o moisés? Esta es la pregunta del millón que se hacen muchos padres primerizos. Descubre aquí las diferencias de cada concepto, así como sus puntos fuertes y débiles, para que puedas acertar en tu elección.

Cuando uno va a ser padre o madre por primera vez, comienza una frenética carrera en busca de todo aquello que vaya a necesitar el bebé cuando nazca: ropita, biberones, productos de aseo y, sobre todo, su habitación. El pequeño refugio en el que va a dormir el recién nacido es una de las cosas que más gusta preparar a los futuros padres.

Pero, entonces, surge una de las primeras dudas: ¿comprar una minicuna o una cuna? ¿Y qué es eso del moisés? ¿Le hará falta? Tranquilo, porque si te preguntas lo mismo, aquí te traemos la guía definitiva para diferenciar cada uno de ellos y para que averigües qué es exactamente lo que vas a necesitar. Porque en esto, como en todo, depende del estilo de vida y las necesidades que tengáis.

Seguramente hayas pensado que tanto la minicuna, como la cuna o el moisés tienen la misma finalidad: servir de acomodo para que el bebé pueda dormir, por lo que da lo mismo lo que se compre. Y en realidad es así. Si no quieres complicaciones, con una cuna basta. Sin embargo, si lo que buscas es la comodidad del bebé y su seguridad, entonces debes plantearte la compra de otra manera.

El primer paso es comprender qué es cada cosa.

El moisés, para sus primeros meses

El moisés es un capazo, canastilla o cesta de mimbre, lona u otro material similar, con asas y, en algunos casos dosel, colocado sobre unas patas, lo que permite coger solo el cesto para transportarlo fácilmente.

Su forma recuerda mucho la canastilla en la que fue encontrado Moisés, al ser rescatado por la hija del faraón de las aguas del Nilo. De ahí su nombre.

Sus dimensiones son más reducidas que las de la minicuna o la cuna con el objetivo de que el bebé se encuentre recogido y no extrañe el vientre de la madre. Además, tiene la altura perfecta para colocarlo al lado de la cama de los padres y así coger y meter al niño sin necesidad de incorporarse, algo muy útil en los primeros meses de vida del bebé cuando realiza varias tomas nocturnas.

LO MEJOR

Es pequeño, acogedor, y, como la cesta es extraíble y con asas, se puede mover cómodamente por toda la casa.

LO PEOR

Es una buena opción cuando el niño no se mueve, pero en cuanto empieza a girarse por sí mismo o su peso supera los 9 kilos, es conveniente cambiarle a una cuna, ya que podría correr el riesgo de volcarse.

Minicuna, una cuna ligera, pero estable

La minicuna es muy similar a una cuna convencional, pero sus dimensiones son más reducidas, lo que hace que se pueda acoplar fácilmente en la habitación de los padres. Además, las minicunas colecho permiten prescindir de uno de los laterales para acercarla a la cama de los padres y facilitar las tomas nocturnas del bebé.

Se suele usar desde que el bebé nace hasta los tres, seis u ocho meses de edad (la prolongación de su utilización depende del tamaño de la minicuna y del crecimiento del bebé).

Algunas minicunas tienen ruedas, este hecho, unido a sus reducidas dimensiones, hacen que se pueda mover por la casa con facilidad, lo que resulta de gran ayuda en el proceso de adaptación tanto del recién nacido como de los padres primerizos.

LO MEJOR

Arropa perfectamente al bebé durante sus primeros meses de vida, siendo más estable que un moisés. Si tiene ruedas, se puede trasladar con comodidad por toda la casa.

LO PEOR

Dura algo más que un moisés, pero a los pocos meses la cuna se hace indispensable.

La cuna, la opción más estable y voluminosa

Una cuna es un tipo de cama para niños pequeños con forma rectangular flanqueada por barrotes con el objetivo de impedir que el niño se caiga al suelo mientras duerme. Sus dimensiones, peso y volumen son más grandes que en las opciones anteriores, lo que ofrece mayor seguridad y estabilidad, pero hace que su traslado por la casa sea prácticamente imposible.

Se pueden usar desde que el bebé nace. Sin embargo, al ser más grandes, hacen que el recién nacido se sienta desprotegido, lo que puede dar lugar a un sinfín de noches en vela porque al bebé le cuesta conciliar el sueño.

LO MEJOR

Dura hasta los dos años, o hasta que llegue el momento de pasar al niño a la cama.

LO PEOR

En los primeros meses de vida el niño se siente desprotegido, y no facilita el colecho.

Comparativa: Minicuna, cuna y moisés

Visto lo anterior, elegir uno u otro modelo depende, en gran medida, de los intereses y necesidades de los padres. Con este recuadro podrá verse más claro qué aporta cada opción:

MoisésMinicunaCuna
Tiempo de utilizaciónHasta los 4 meses (o hasta que el bebé pueda girarse por sí mismo)Hasta los 8 meses (o hasta que el bebé pueda girarse o sentarse por sí mismo)Desde los 6 hasta los 24 meses, aproximadamente
Medidas aproximadas80×40 cm / Altura del capazo: 25 cm50×80 cm / Altura desde el interior: 30 cm60×120 cm, 70×140 cm, ó 130×80 cm
VolumenEs ligero y ocupa poco espacioEs algo pesada y ocupa más espacio, pero se puede mover por las habitaciones fácilmenteEs la más pesada y ocupa espacio. No se puede mover de su sitio
EstabilidadNo aporta estabilidad a partir de determinada edad. Cierto riesgo de vuelcoEs estableEs estable
¿Facilita el colecho?Tiene la altura de la cama, lo que facilita el colechoHay que incorporarse de la cama para ver al bebéHay que incorporarse de la cama para ver al bebé
ProfundidadTiene poca profundidad, lo que permite poner al bebé más fácilmente en los primeros mesesTiene profundidad media, lo que permite usarla durante más tiempo sin riesgo para el bebéTiene suficiente profundidad como para que sea segura durante los dos primeros años
Comodidades extraLa cesta es extraíble para moverla con facilidadTiene ruedas, para moverla con facilidadEs fija y más estable
Dónde se usaMueble decorativo que queda bien en cualquier rincón de la casaSuele estar en el dormitorio de los padres y pasarse a la habitación del bebé más adelanteSe coloca en la habitación del bebé

Cosas a tener en cuenta antes de comprarla

¿Has decidido comprar una minicuna o una cuna? ¿Quieres también la opción de moisés? Sea como fuere, antes de lanzarte a la compra, debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Lee opiniones. Si te has decidido por un modelo concreto, busca las opiniones que hay sobre el mismo en Internet y, sobre todo, la experiencia que han tenido otros padres a la hora de montar la cuna, minicuna o moisés. Hay algunos modelos tan complicados de montar que requieren de una gran destreza y paciencia.
  • Busca comodidades: elige un modelo que te aporte un extra que vaya con tu forma de vida. Por ejemplo, minicunas colecho si quieres que las tomas nocturnas no te quiten el sueño; cunas con la opción se subir o bajar el colchón para adaptarlo al crecimiento de tu bebé; ruedas en las patas para facilitar su transporte por la casa…
  • Elige un modelo unisex, sobre todo si tenéis pensado seguir ampliando la familia.
  • Presta atención al sello de calidad: más allá de la estética, conviene fijar la atención en las especificaciones técnicas y en el sello de calidad a fin de reducir las posibilidades de accidente.

Los accesorios: colchón, edredón y almohada

No menos importante que el continente es el contenido. El colchón, las sabanitas, el edredón, etc., son también decisivos a la hora de buscar lo mejor para el bebé.

En el caso del colchón, busca uno que encaje perfectamente con el somier, a ser posible con una holgura de dos centímetros por cada lado. Si es más grande, puede ocurrir que el bebé se quede atascado en el espacio libre, y si es más pequeño, que el colchón se deforme. Además, debe ser rígido, para que no se hunda y no le cause problemas en la espalda, pero a la vez, cómodo.

Si quieres prolongar la vida del colchón, recomendamos que uses un protector porque, aunque el niño va a usar pañal, siempre hay alguna fuga. Además, mientras toma el biberón pueden caer restos, sin contar los fluidos que pueden emanar de su boca.

En cuanto al edredón, ten en cuenta que no se suele usar durante los primeros meses de vida. Según los expertos, la ropa de cama gruesa puede resultar peligrosa para bebés de menos de 12 meses por el riesgo de asfixia. En su lugar, es mejor optar por sacos de dormir, que se ponen por encima del pijamita.

Si tienes pensado poner chichoneras en la cuna del bebé, elige aquellas que no tengan lazos, abalorios, piezas duras o pequeñas que puedan desprenderse, etc., ya que podrían causar asfixia en el bebé. De todas maneras, has de saber que la mayoría de especialistas sostiene que las chichoneras realmente no son necesarias, al igual que los rodillos antivuelco. Los móviles y juguetes deben sacarse de la cuna mientras el bebé esté durmiendo.

¿Hace falta almohada?

No hace falta almohada, y no es aconsejable usarla, así que por el momento puedes olvidarte de comprarla. Los expertos aconsejan no usar una hasta que el niño tenga, al menos, dos años, para evitar el riesgo de asfixia. En tal caso, la almohada debe ser lo más plana posible y no muy blanda.

2020-08-26T10:47:41+02:0031 enero, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.